El Principado amenaza el bosque de Peloño

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Asturias Recicla
Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias

El Principado amenaza el bosque de Peloño

Publicada por Redacción Búscolu el 14/07/2018 21:17:53

Hemos presentado al sorprendente proyecto de ordenación forestal que pretende el Principado para Reserva Natural Parcial de Peloño en Ponga.

Estamos hablando que toda la zona está dentro Incluido en la Zona Especial de Conservación Ponga-Amieva (ES1200009) y en la Zona de Especial Protección para las Aves Ponga-Amieva (ES1200009). Incluido en el Parque Natural de Ponga.

Estamos hablando de uno de los mejores hayedos españoles, que el Principado quiere ayudar a que se lo carguen, aumentando la zonas de talas, el aumento de los pastos, incluso usando el fuego controlado como opción.

Parece que el único objetivo real es la mejora de la actividad ganadera en la zona, lo que sorprende en una constante reducción de esta en toda Asturias.

Nos preocupa que se reconozca que en un contexto de disminución de población, Ponga paso de 655 habitantes en 2015 a 643 en 2016, en 2017 ya bajo a 623, una tendencia que no parece que vaya cambiar de reducción de los habitantes, aumente la demanda de leñas por los vecinos, que dice ha sufrido un repunte desde el año 2016. No sabemos si eso tiene más que ver un uso comercial de esas leñas, que el uso habitual, por supuesto no compartimos que como aumente la demanda se permita cortas más madera para satisfacer esta sorprendente aumento de la demanda.

Se plantean clareos en el monte “Peloño” que dicen tener como finalidad la regeneración y conservación de las masas forestales existentes, mejora del hábitat de las especies protegidas sin detallar cuales van a ser. No pueden justificarse como mejoras de hábitat para las especies forestales ni para las amenazadas en especial. No hay ningún argumento científico que así lo respalde, todo lo contrario, la ciencia ha evidenciado que la alteración y modificación de los hábitats naturales, entendiendo por naturales sin intervención humana, supone una fragmentación del hábitat, una degradación del mismo y un desplazamiento de las especies menos tolerantes.

Nos preocupan los tratamientos selvícolas con maquinaria en el monte bajo, que pretende quitar (piornales, brezos, etc.), que es la vegetación que ahora misma protege al suelo frente a la erosión y la desertificación.

Roza el absurdo cuando se dice “También se propone un Plan de Mejoras Silvícolas, consistente en la realización de clareos, con la finalidad de favorecer el desarrollo de un sotobosque de interés para el urogallo (Vaccinium myrtillus), respetando las especies poco representativas, como serbales (Sorbus aucuparia), mostajos (Sorbus aria), acebos (Ilex aquifolium), etc. Actuando en pequeñas superficies, evitando la contigüidad de las zonas de actuación y respetando las restricciones legales y temporales; así como ayudas a la regeneración y mantenimiento de repoblaciones fundamentalmente”

Cuando la experiencia a demostrado que eso no es eficaz, todo lo contrario para proteger el urogallo si lo hubiera que desgraciadamente ya no queda constancia.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu