Nos oponemos a una planta de residuos de acería en el Peral en Ribadedeva

Nos oponemos a una planta de residuos de acería en el Peral en Ribadedeva

Publicada por Redacción Búscolu el 24/07/2017 23:44:48

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies va presentar alegaciones al disparatado proyecto de de Gestión de Residuos en la localidad de la Peral en el concejo de Ribadeva que pretende la mercantil Hierros y Metales Gutram Sl

Ya resulta sorprende que se pretenda poner una planta de tratamiento de residuos peligrosos y no peligrosos en Asturias, de los residuos del País Vasco, tal como se pretende hacer en medio del nucleo del Peral a 20 metros de las viviendas y hoteles de la zona con el consiguiente impacto en una zona urbana una planta para tratar 113.000 toneladas de residuos varios, sin conocimiento de los vecinos que nada saben de esta peligrosa actividad al lado de sus viviendas.

Se pretende el tratamiento de residuos metálicos de acería y de fundición que ahora mismo tratan en la planta que tienen en Vizcaya, completándolo con otras instalaciones menores, centro de valorización de residuos de la construcción y demolición, centro de descontaminación de automóviles fuera de uso, un centro de trasferencia de residuos eléctricos y electrónicos, centro de trasferencia de residuos peligrosos.

Encima se justifica la ubicación diciendo que en el Oriente asturiano no hay plantas de tratamiento de residuos, cuando estamos hablando de importar residuos de otros lugares, residuos en su mayoría que provenientes de acería de terceros porque no sabíamos de acerías y fundiciones en el Oriente asturiano.

Se atreven a decir en el proyecto que no va ver contaminación del aire, cuando es justo lo contrario el tratamiento de los residuos metalicos de acerías y fundiciones generan numerosas partículas al aire contaminantes y numeroso ruido en el proceso, con el consiguiente impacto en una zona urbana con varios establecimientos hosteleros que generan numerosos puestos de trabajo, que se verán muy afectados por estos peligrosos vecinos, por el impacto de la actividad que gran parte se va realizar en una superficie de 10.000 m2 de los que cubiertos solo están 2.167 metros.

Es evidente que es necesario plantas de tratamiento de residuos, pero no es de recibo que se coloquen en entornos urbanos consolidados por el severo impacto ambiental que generan, de la misma manera que no parece de recibo que sigamos importando residuos industriales de otras comunidades por el riesgo que nos supone, los subproductos y los restos de estos procesos de valoración y reciclaje de los residuos de estos procesos.

Ya nos resulta extraño que el Ayuntamiento de Ribadedeva este colaborando con esta contaminante actividad en medio del pueblo, sin tener en cuenta el impacto que puede suponer para los colindantes a ella, que se verán afectados de forma notable por el polvo, ruido y las continuas molestias generadas en los procesos industriales.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu