Al muslo de pato le va la mandarina, por José Antonio Fidalgo - Noticias de Asturias

Al muslo de pato le va la mandarina, por José Antonio Fidalgo

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias

Publicada por Redacción Búscolu el 04/06/2014 21:52:29

Me van a permitir que empiece, en plan ladrón, robando un texto a una escritora asturiana , gran escritora asturiana, a la que admiro por su coherencia de pensamiento-acción y por su compromiso con la sociedad y con lo social. Hablo de Susana Pérez-Alonso

Dice así -espigando párrafos- en su libro "De la ternura, la impostura y el sexo" (De Bolsillo. Mondadori S.A. Barcelona 2004) : "Las mandarinas son redondas. Como él.... Comer mandarinas es puro placer para los sentidos Tacto, oído, gusto, olfato, vista... Separar un gajo de otro con los dedos o con la lengua le recuerda algo; no sabe qué,pero siente un terrible placer...".

Leyendo ayer ese libro en la consulta de "control de Sintrom" (¡ fíjense que situación tan poco erótica !), y mientras esperaba el resultado del INR, me dije: "¡ Esto de la mandarina , sus gajos carnosos, su agujero central, su zumo... encaja perfectamente con un muslo (¿por qué lo llamarán "confit"?) de pato. 

Hay que intentar esa simbiosis !. Veamos.- La mandarina es, dentro de los frutos cítricos, el más parecido a la naranja. Asia es su cuna y, llegada a Europa ya bien entrado el siglo XIX, se le dio ese nombre porque su color recordaba el de las túnicas y mantos que usaban los antiguos mandatarios chinos o MANDARINES.

Las preparaciones de PATO A LA NARANJA son tradicionales en la cocina internacional y, en consecuencia, en la española; por tanto, sustituyamos naranjas por mandarinas, el pato entero por sus muslos (por el aquel de los gajos y el agujero) , y el "encaje" será perfecto.

Pueden seguir este procedimiento: Ya sazonados los muslos doran en aceite junto con unas lonchas de tocino entreverado (que se retiran); se llevan a una fuente de horno con el aceite de fritura, un buen chorro de brandy y zumo de mandarina. A medio asado se suma un sofrito de cebolla, champiñones y trocitos pequeños de piel de mandarina y, si lo precisa, un poco de caldo de ave. Termina el asado y se ofrece, en fuente de servicio, complementando con "patatas paja" y un adorno de tomatitos cherry ("avellana") y gajos de mandarina.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu