Apuntes sobre el Puerto y Villa de Lastres. Por Enrique Granda Olivar.

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias
Patrocinio Cogersa

Apuntes sobre el Puerto y Villa de Lastres. Por   Enrique Granda Olivar.

Publicada por Redacción Búscolu el 06/04/2014 23:54:00

 El hecho de que Lastres esté situado en la costa es una de las principales causas de que aquellas inteligencias un tanto privilegiadas pudieran desarrollarse mas y mejor y no así en los núcleos apartados, donde la comunicación les era más difícil.

A ser Lastres un puerto importante en la época, tanto en la pesca como en el cabotaje, daba lugar a esos intercambios que propiciaban la salida hacia otros mundos o lugares de estudios, de ahí el que haya habido un nutrido número de personas que han llegado muy alto en el mundo de las letras o del mando. He podido reunir unos cuantos nombres que detallo a continuación:


Francisco Lué gonzález. Este hombre fue el funddor de la Cátedra de Latinidad, la que hoy llamamos La Colegiata, en el año 1756.


Teresa Robledo Colunga, hermana, fue monja clarisa en león. Fue la fundadora de la Escuela de niños de Lastres, construyendo el loca (hoy casa vivienda privada) y también la torre actual de El Reloj, en el año de 1751.  Hemos de lamentar que el Ayuntamiento haya vendido no hace muchos años este edificio que fue la primera escuela de hubo en Lastres; pero así interpretan algunas personas toda una historia.
 Alonso del Rio, Almirante. No se conocen mas datos de este militar. Únicamente que es la persona más antigua de la que haya constancia por su relevancia. Nació en Lastres en el año 1561.
 Martín alonso de Lastres, Caballero de Alcántara, autor de varias obras, entre ellas “Memorial Genealógico de la Casa de Pinedo”, nacido en 1695.


 Fray Bernardo Foyo, benedictino, teólogo profundo y matemático en el último tercio del siglo XVIII.
 Lorenzo Antonio, gran benefactor de Lastres, en cuyo favor invirtió toda su gran fortuna en 1790.
 Bernardo Riega y Solares; Magistrado, Decano y Presidente del Consejo de Castilla, nacido en Lastres en 1870.


José Miguel Alea, excelente literato y humanista, mejor conocido por sus traducciones, ya que era un gran políglota, dominando a la perfección cinco idiomas. Llegó a ser traductor de la Corte.


Agustín Pedrayes y Foyo. Este ilustre hijo de Lastres, uno de los más relevantes empezó sus tareas docentes siendo destacado profesor del Seminario de Pajes en Madrid, se doctoró en Ciencias Físico Naturales, eminente matemático, que posteriormente fue comisionado por el gobierno de España, junto con el también sabio Ciscar a Paris, para estudiar junto con otros y establecer el universal sistema mético décima. Nació en Lastres el 28 de Agosto de 1744.


Juan Antonio Suárez Victorero y Robledo, Coronel del Ejército, Caballero de la Sociedad Económica de Asturias, autor de la “Descripción Geográfica e Histórica de Colunga y su Comarca”. Falleció en su casa de Lastres a los 101 años en 1837.


Benito Lue y Riega, Obispo d buenos Aires, donde murió después de la independencia de aquel país.
 Alejandro Cantillo y Jovellanos, Corone y más tarde General, llegando a ser ministro, autor de grandes obras de temas políticos y tratados de paz, habiendo sido utilizados en la época por los gobiernos de España en sus colonias de ultramar. Hermano de éste fue el religioso Fran Manuel Cantillo y Jovellanos, que destacó por ser el mayor políglota del siglo  XVI en toda España, pues dominaba ocho idiomas. Fue “sacado” de su propia Orden religiosa, un tanto a la fuerza, por el Gobierno de España siendo destinado como Embajador y Emisario Real a las distintas naciones de Europa y Asia, pues dominaba como queda dicho, ocho lenguas.
 Fray Felix Victorero y Victorero, sabio benedictino, Abad de Celanova, varón humilde y de ejemplares virtudes. Fue muy conocido por sus experimentos químicos. Murió en 1847.


Agustin Antonio Victorero, Canónigo en Santiago, obispo de Astorga y Salamanca. Renunciando a este último mandato para retirarse a Lastres donde moriría y siendo ya muy viejo y viviendo en el Penayu, llegaban carruajes ocupados por personalidades de la época a consultare. Era tal su saber que fue considera uno d elos más sabios de la época.


Alonso Victorero, religioso agustino, asistente General de Castilla. Al no “comulgar” con la forma de hacer política en el reinado de la época, fue desterrado y murió muy pobremente en su Lastres en el año de 1777.


José Robledo y Colunga: Coronel del Ejército en Lima, Director del Real Tribunal de Minería de el Perú. Este hombre era un gran enamorado de su pueblo. De ese personaje aún queda familia. Es la familia Ordóñez, los actuales ya son la séptima generación. Viven en Oviedo y Madrid. Este militar era el dueño de los terrenos del parque de la Iglesia, parte del campo e San roque y donde están las casa “Bloque del Cantillo”. El parque fue donado al pueblo y a sus expensas construyó la actual iglesia. Estas obras fueron diseñadas por el arquitecto famoso de entonces, Reguera y su amigo Joaquín Vigil. Los planos y dirección de la obra constó al Coronel 856 reales, y la obra de fábrica incluidos los retablos y campanas unos cuarenta mil duros. Las obras comenzaron el 1757 y aunque quedó concluida y apta para el culto en pocos años, no terminarían definitivamente las obras hasta 1794. A estar situado el templo en una pendiente, la cimentación fue muy laboriosa en su lado sur, habiendo tenido que iniciar los muros sobre grandes vigas de roble y que aún se hayan enterradas a mas de veinte metros de profundidad. Los retablos fueron obra de los tallistas, hermanos Agustín y Miguel López Acevedo, de Tapia de Casariego. En el campo de la iglesia hay una columna de piedra del siglo XV y que antes estaba en el crucero, más arriba de Astuera, es de una sola pieza.


Puerto de Lastres: Todos sabemos que el actual muelle de Lastres dio comienzo un 25 de Junio de 1948, invadiendo la mitad aproximadamente del muelle pequeño, rellenándolo para hacer la actual plaza del muelle, quedando absorbido por el actual, quedando oculto y enterrado aquel anterior muro de fuera, la rambla de la peña y un largo etc. (Yo me pregunto si no se habría podido hacer el nuevo conservando el viejo integro. Quizás los ingenieros lo vieron mejor asi, pero los pescadores aún siguen añorando el anterior. El muelle pequeño aunque es antiguo no lo es tanto como comentamos. Pasó un poco lo que nos está pasando ahora con el actual. El muelle pequeño que conocimos estaba hecho sobre otro que nadie de los vivos conoce ni hay fotografías. Únicamente se sabe por la historia local. Había otro aún más reducido y hecho más artesanalmente por los primeros pobladores y pescadores de Lastres a finales del siglo XIV, que al quedarse pequeño fue ampliado y ya con fondos de la administración y dio comienzo en 1773 ya que se consideraba Lastres además de una buena zona de pesca también era necesario como puerto de refugio, dado su emplazamiento y abrigo. Este puerto pequeño de lo que ya queda muy poco fue terminado en 1807 y antes de un lustro fue destruido en gran parte por fuerte maremoto, permaneciendo asi durante una larga década. En 1821 se hacen nuevas gestiones y se determina volver a reconstruirlo con fondos provenientes de un recargo sobre las bebidas y el tabaco, pero era exigua la recaudación que se tardó medio siglo en terminarlo. Fue entonces cuando a finales del siglo XIX cuando volvió a tomar fuerza en Lastres la pesca y el cabotaje. Fue entonces cuando las operaciones mercantiles con el resto de la península, con Francia e Inglaterra tomaron auge. En esta época Lastres era más rico, estaba más habitado y se conservaron las grandes casonas que ahora conocemos.


HISTORIA DEL FUERTE DEFENSIVO DE LASTRES, CONOCIDO COMO “EL CASTILLU”.

 

Este fuerte llamado comúnmente El Castillo, del que aun se conservan parte de sus muros, ocupando una superficie de ocho por cinco metros, tenía una altura de doce metros, distribuidos en tres plantas. Fue construido por la familia Robledo. Lo mismo que una generación mas tarde construirían a sus expensas la Iglesia Parroquial y la torre del Reloj. Algunos documentos de esta familia lo sitúan en 1690. Pero basándose en los hechos históricos, que dio origen a la Guerra de Sucesión, y por tanto se hizo necesaria esta construcción como defensa contra los ingleses debemos situar su construcción sobre el año de 1715.
 La historia que hizo necesaria esta construcción es la siguiente: El Rey Carlos II falleció sin descendencia el 19 de noviembre de 1700, con lo que terminó la dominación de la Casa de Austria.
 Ya antes de que muriera el Rey había tres candidatos a la Sucesión. El que tenía más derechos era el Príncipe José Fernando de Baviera, al que Carlos II había nombrado heredero, pero falleció antes que el Rey concretamente en el año de 1699. Los otros dos eran el Archiduque Carlos, hijo segundo del emperador Leopoldo I y el otro Felipe Duque de Anjou, nieto del Rey Luis XIV de Francia a quien Carlos II nombró heredero poco antes de su muerte.


El Archiduque Carlos no aceptó el nombramiento con lo que dio comienzo la Guerra de Sucesión.
 Al Archiduque la apoyaron: Austria, Inglaterra, Holanda y Portugal. Ya que les parecía excesivo el poder que podía reunir Francia y España juntas. En Espala fue reconocido como Rey por Cataluña, Valencia y Aragón y llegó a conquistar por do veces Madrid. Pero Felipe venció en las batallas de Almansa en 1707, en Briuega y Villaviciosa de Odón en 1710. Además el Archiduque Carlos heredó la Corona de Austria por la muerte de su hermano José I, Emperador de Austria, por lo que se dio por terminada la Guerra por el Tratado de Utrech en el 1713.


Por este tratado se reconoció como Rey a Felipe V, aunque hubo que ceder muchos territorios, tales como Gibraltar a Inglaterra y los Países Bajos y los dominios españoles en Italia, excepto Sicilia para el emperador de Austria. En España continuó la lucha en Cataluña y Mallorca, hasta el año de 1715.
 Con el tratado de Utrech, se termino la principal guerra, pero a Felipe V se seguían atacando principalmente los ingleses y toda la costa cantábrica sufrió la devastadora artillería inglesa, principalmente de Cabo Peñas a Bilbao, por tanto también Lastres y su comarca, saqueando después de reducido todo lo útil que había en ella.
 Fue entonces cuando Alonso Victorero Colunga, nacido en 1674 y fallecido en 1733 tomó parte a favor del Rey Felipe V y construyo a sus expensas este fuerte y lo dotó de seis potentes cañones, traídos por mar desde Liérganes (Santander). El Rey le agradeció su apoyo regalándole su retrato y el de su esposa María Luisa de Saboya, mas conocida como “La Saboyana” y nombrándolo Regidor Perpetuo del Concejo de Colunga y Alcalde ordinario por el Estado de los Caballeros nobles hijosdalgos en recompensa al apoyo prestado.

En el Castillo había tres plantas. En la superior estaba el puesto de mando y el vigía. En la planta central los dormitorios y en la baja estaban emplazados dos cañones y los otros cuatro en una plaza que había sobre el acantilado. Hoy esta plaza quedó muy reducida al ataluzar el acantilado cuando se hizo el puerto pesquero actual.


Una vez pacificadas las relaciones entre España e Inglaterra se suspendióo el uso del mismo quedando abandonado y a principios del siglo pasado las grandes piedras de sillería de la construcción fueron expoliadas y traídas a las calles de Lastres para hacer los peldaños de algunas escaleras actuales. La mayoría de estas escaleras fueron hechas en siglos pasados. Los cañones se utilizaron en la reconstrucción del puerto antiguo, colocándolos verticales en los muros para el amarre de las embarcaciones. Aun les seguimos llamando “morrones”. Dos de ellos con la ampliación del nuevo puerto fueron recuperados y desde hace poco tiempo se les adaptaron unos carros de madera. Tal y como los tuvieron en su origen y se exhiben en el propio puerto antiguo.


El Rey Felipe V antes de morir ya en sus postrimería nombró a José Robledo, sobrino de su benefactor Alonso Victorero Colunga, gobernador de la s Indias, enviándolo a Perú, desde donde enviaría los recursos necesarios para la construcción en 1750 de la Iglesia Parroquial y torre del Reloj. Este militar vivió hasta finales del siglo XVIII toda vez en que 1793 aun escribió a su hermano sacerdote, Párroco de Lastres y le pedía explicaciones de cómo se había terminado la iglesia y que le rindiera cuentas.
 Esto es un poco de la historia de el Castillo. Algunos d estos datos me fueron facilitados por Don Fernando Gil Diaz Ordoñez, descendiente en séptima generación de aquel Alonso Victorero Colunga.

 

DATOS SOBRE EL PALACIO DE LUCES (LASTRES).

 El Palacio de Luces (Lastres) fue construido en 1580 y terminado ocho años mas tarde, por el mayorazgo de Don Juan Victorero al emanciparse de su familia con palacio en Lastres. Actualmente este palacio del siglo XVIII es un hotel. (Hotel de los Vallados).


El árbol genealógico no indica la fecha de su nacimiento.  Éste hombre apodado “el viejo”, casado en primeras y segundas nupcias con María Valvidadres y al enviudar con María Valdés, tuvo 2 hijos con cada matrimonio.


Él falleció en el Palacio el 6 de Mayo de 1624 pasando a ser heredero y maroyargo su primer hijo Don Juan Victorero Valvidares apodado ¡el mozo”. Desde ahí se fueron sucediendo las generaciones hasta el siglo XIX cuando a finales del referido siglo, este dueño, soltero y muy dado a las juergas d etoda índole, lo vendió para pagar deudas. Fue entonces cuando sus familiares todos nobles con escudo heráldico habitan en distintos palacios en la provincia de Asturias y decidieron volver a comprarlo y entregárselo de nuevo al hijo pródigo.


Al fallecimiento de éste, sobre 1920, fue vendido por sus herederos al notario, qu entonces ejercía como tal en Villaviciosa, don Faustino  Álvarez del Manzano, donde vivió con su numerosa familia hasta 1933. Acudía diariamente a la notaría en un carro de caballos de su propiedad, los cuales quedaron a favor del nuevo comprador. El que fue Alcalde e Madrid, Alvarez del Manzano era nieto de este notario que fue dueño del Palacio de Luces.


Al ir creciendo sus hijos, que creo eran 10, se vio obligado a cambiarse a una ciudad para darles estudio y decidió irse a Madrid. Es en concreto en el año 1933 cuando vende el palacio y sus fincas de 20 hectáreas en pública subasta siendo adjudicado en 150.000 ptas a Don Adolfo Venta Martínez, natural de San Martín de Vallés. (Villaviciosa). Éste último había venido recientemente de las  Américas con algunos dineros.
 Don Adolfo se casó en Lué, población cercana a Lastres. Su mujer se llamaba Julia. De este matrimonio nacieron dos hijos, Marisa y Adolfo, quienes aún viven en Gijón. Este último dueño lo vendió en 1948.

Un palacio con fantasmas.

Comentaba Don Adolfo Venta (hijo), que al vender  su padre el palacio  se debía a que su hermana, diez años mayor que él, su madre Julia y su tía Remedios tenían miedo a extraños ruidos nocturnos de un tic tac de un reloj de pared que nunca existió en la casa.

 

EL PLEITO Y CAUSA CIVIL ENTRE VECINOS DE LUCES Y LASTRES CONTRA LA CONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA IGLESIA EN EL FONTANIN.

El Pleito y Causa civil antes nos, pendiente entre partes. De una don Lorenzo Antonio robledo, Presbítero y mas vecinos del lugar y puerto de Lastres y de la otra Don Juan Ramos Álvarez y mas vecinos de el lugar de Luces, comprendidos ambos en la Parroquia de Santa María de Sábada, concejo de Colunga, sobre la traslación y nueva fábrica de la iglesia parroquial al sitio nombrado de el “Fontanín”, Alonso Álvarez Lavarejos y Felipe Valdés Lavandera, procuradores en su nombre, concluso en definitiva, visto… etc.


Fallamos en méritos del proceso y por lo que de el resulta a que nos referimos que debemos de absolver, como absolvemos a dicho Don Lorenzo Antonio Robledo y mas vecinos de el referido puerto de Lastres de la demanda y pretensión introducida por los de el lugar de Luces y mandar y mandamos reconstruir y fabricar de nuevo la iglesia parroquial en el sitio nombrado de el Fontanin, destinado para ella mediante a resultar como resulta ser acto y a propósito en todas sus circunstancias para su construcción fábrica, la que mandamos se ejecute con la misma capacidad y extensión que tiene la iglesia antigua de Santa María de Sábada y aun mas si fuera necesario para reunir en si todo el vecindario de esta parroquia y de la figura y simetría de la de estos tiempos para lo que se haga planta y condiciones por maestro facultativo del arte de la cantería, los que con dicha planta se presenten ante nos pasaran aprobación y conseguida que sea esta  pase al remate de la citada obra para el que se convoque por cédulas que se fijen en esta ciudad y dicha villa de Lastres y mas inmediatas a ella con señalamiento de dia y hora de terminada haciéndose en el menor y mejor poster quien haya de afianzar a satisfacción cuatro señores comisarios que la mayor parte de la vecindad de la citada parroquia asignare para hacer de reconocer dichas fianzas y asistir ante nos y a nuestra presencia el mencionado remate de que dará fe el notario mayor de nuestro tribuna y asi rematada y afianzada concedemos licencia a el maestro y su persona en quien lo sea, para que sin incurrir en pena alguna pueda demoler y arrasar la citada iglesia antigua y aprovechar sus materiales en la nueva, quedando obligado a poner de hecho se ponga una cruz de piedra con su pedestal de cuatro baras a lo menos en toda la altitud en el mismo sitio y en medio del terreno que ocupaba dicha iglesia antigua, de la que ante todo se sacaran los huesos de los caberse que en ella había enterrados y lo mesmo en sus sepulcros, lo que se depositen por ahora en parte segura y que a este fin se haga y destine. Y para la mencionada construcción y costo de la nueva iglesia y mas prevenido, no llegando a los treinta mil reales donados por Doña Teresa Rita Robledo, ya difunta, hermana de dicho Don Lorenzo Robledo y mas limosnas que han ofrecido algunos de este puerto de Lastres prevenimos y mandamos igualmente se haga repartimiento en lo que restare o faltara entre los vecinos del referido puerto y lugar de Lastres como también entre los de Luces según como fuere de estilo y costumbre hacerse en esta parroquia en cualesquiera otras pagas concejiles, nombrándose también por dicha vecindad, para su recobro personal y donen de todo y finalizada que sea dicha obra en el expresado sitio de el Fontanin representante ante nos certificación de su fenecimiento y decencia para en sus vista conceder licencia para la translación del Santa Santorum e imágenes, pila baustismal y lo mesmo los referidos huesos asi depositados con las más alhajas que fueren del servicio de dicha iglesia, hecha que sea en ella la precisa bendición. Apercibiendo como apercibimos y amonestamos a Don Juan de Fonteciellla, don Toribio de la Torre Ruiz, Don Francisco Montoto a don Pedro de la Vallina y a Don Santiago Balbin, vecinos de la parroquia de Lue y Sales, en el referido concejo de Colunga y testigos presentados por los vecinos de Luces a que en adelante expongan con entero arreglo a la verdad con pena de que lo contrario tomaremos seria providencia contra los susodichos y por esta nuestra sentencia definitivamente juzgando y sin costos así lo pronunciamos mandamos y firmamos el letrado licenciado don Manuel Gerónimo Carro alonso, fallándose este pleito el quince de marzo de 1754.


Sobre la apelación haber otorgado a ambos efectos, se llevó por fuerza a la Real Audiencia en la Primera vista y se empató por lo señores Villegas Berileja Solaverrin. La segunda vista por dichos señores y el señor Gil de Jaz, Regente la tercera vez también se empató por todos los sobredichos señores y ele señor Santo y la cuarta se determino dicha fuerza por dichos señores y el Doctor Don Fernando Quirós Valdés a quien se cometió y se falló a favor de los vecinos de Lastres. Duró la determinación hasta septiembre incluido. Apelaron nuevamente los de Luces al “Nuncio” y se sigue en aquel tribunal hasta que vinieron letrados.

 

SOBRE TERRENOS DEL CONCEJO DE COLUNGA DESAMORTIZADOS.

 

 A la muerte del Rey Fernando VII heredaría el Trono su hija Isabel II, pero al ser aún muy niña, hizo su madre María Cristina  de Reina Regente.


Carlos, el hermano del Rey ya difunto, intentaba a toda costa hacerse con el reinado animado por algunos de sus seguidores reclutó un ejército y dio comienzo la llamada Guerra Carlista. Hubo varios frentes y duró la contienda muchos años. Quedaron exhaustas las arcas nacionales y se promulgó una Ley llamada de  la “Desamortización”, sacando a subasta pública bienes de la Iglesia y del Estado. Entre otros bienes salía a la venta el Puerto del Sueve y el monte o rasa de Luces.

Aún cuando las noticias no se conocían tan rápidamente como ahora,  no obstante el municipio de Colunga recurrió lo que afectaba a esta zona en cuanto a terrenos municipales. Hicieron un recurso argumentando la hambruna e la época y que este monte o rasa era imprescindible para los vecinos limítrofes como Lue, Sales, Lastres y Luces. El recurso fue bien acogido en Madrid y la Reina firmó una Real Orden por la que concedió a perpetuidad el uso y disfrute de estos terrenos de unas 800 hectáreas a favor de los cuatro pueblos reclamantes (Real Orden, firmado en Madrid, de fecha 1868.


Estos documentos están el el Ayuntamiento, según consta en certificación expedida por el Secretario Casimiro Cristobal Pis, el 27 de Abril de 1936.

 

Enrique Granda Olivar.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu