El Origen del nuestro solar

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias
Patrocinio Cogersa

Publicada por Redacción Búscolu el 14/10/2005 00:00:00

El Origen del nuestro nombre

Comparto con Braulio Vigón la opinión de que si estudiamos el origen del nombre de nuestro Concejo y sustrayéndonos a todo apasionamiento buscamos la verdad, el más concienzudo trabajo no nos dará ni un solo hecho de carácter indubitable o auténtico. Ni los esfuerzos de la inteligencia ni las disquisiciones históricas de los eruditos hubieran obtenido mejores resultados ante el silencio que guardan los historiadores y geógrafos antiguos y la falta de documentos que llenen este vacío.

No han faltado sin embargo autores que han elaborado diferentes hipótesis, algunas descabelladas por cierto, otras como veremos con mucho más fundamento sin duda.

El Coronel Suárez Victorero en su “Descripción geográfico – histórica del Concejo de Colunga ...” , siguiendo el parecer del erudito director de la Real Academia de la Historia, D. Francisco Matínez Marina, originario de Luces, insinúa que nuestro municipio llevó en lo antiguo el nombre de “Buerres” a pesar de lo cual no se ha podido comprobar esta cita.

Este nombre, evolucionado a Huerres (Güerres en lengua vernácula) lo conserva aún una parroquia de San Juan de Duz, pero ningún argumento firme puede sustentar tal aserto y según el propio Vigón es una tesis a todas luces infundada.

Otro famoso autor asturiano (Escandón), piensa si “Curunda”, donde tuvo lugar el pacto de hospitalidad (durante el consulado de M. Licinio Craso y Lucio Calpurnio Pisón, 27 d.C.) de la gens “zoelarum” entre la familia de desoncos y tridiavos, será Colunga.

No vamos a tratar aquí de lo complejo de la organización gentilicia, no obstante según Plinio, los zoelas estaban cerca del Océano y de Galicia, según los estudios más recientes ocuparían la parte sur-oeste del Conventus Asturicense, y la población de Curunda no debe buscarse fuera del territorio de aquellos, por lo cual además de otras consideraciones de tipo lingüístico en la que los especialistas tendrían la palabra, esta hipótesis resultaría descabellada e insostenible, además teniendo en cuenta que durante el consulado de Glabión y Hómullo (152 d.C.) la misma gentilidad de los desoncos y la gentilidad de los tridiavos recibieron en la misma clientela y en los mismos pactos en Astúrica (Astorga), por lo cual Curunda habría que situarla cerca de Astorga, bien lejos pues de nuestro territorio.

Otro hecho que no ayuda a mantener esas tesis es que el citado autor hacía conjeturas un tanto aventuradas, situando por ejemplo a la ciudad cántabra de Octaviolca en la Isla. Ptolomeo la coloca en 12 grados y 213 de longitud y 114 grados de latitud y aunque se tenga en cuenta que la graduación de este cosmógrafo discrepa de la que usan los modernos no puede sostenerse ni por asomo que estuviese en nuestro territorio.

Otras hipótesis mantienen también el propio Escandón sobre el río Astuera, el nombre Asturias, etc.... y Constantino Cabal también sobre Colunga, La Griega, el río Salia, etc.... que se escapan un poco a nuestro cometido concreto pero que tienen relación con él , así como la del propio Suárez Victorero, que sin duda no tienen muy firme cimiento, sobre todo la de este último que trata de investigar con el auxilio de una ejecutoria de hidalguía la etimología y el origen del nombre de Colunga, sin hacerse cargo que las disertaciones heráldicas de los cronistas y reyes plagadas de errores y ficciones no pueden admitirse como testimonio en apoyo de ningún hecho histórico, sin abrir paso a las invenciones menos ingeniosas y aún menos ciertas que nos transmite la erudición decimonónica , a su libro antes citado les remito.

Aparte de algunas leyendas de carácter etimológico cuyo valor es exclusivamente folklórico, restan aún algunas hipótesis no se si más fiables, como la de que el nombre de Colunga, naciera como cánaba forzosa entre las guarniciones de la Legio IV Macedónica, (guarniciones de la Espasa, La Isla y la Griega), para evolucionar , llamarse “Colonica”, luego “Colonga” y más tarde “Colunga”.

No debiera olvidarse que junto a la variante más conocida “Colunga”, hay otra de extensión reducidísima “Collunga”, posiblemente útil a la hora de explicarse. Según ello no sería descaminado pensar en una relación con “collum”. Es posible que se trate de un cruce entre un derivado del tipo cosuga o colluga, “cuerda para atar la boca o cuello del odre”, y “gosón “ o “gollón”, pequeño valle también derivado de “collum” con la “c” sonorizada.

Dos son las propuesta etimológicas que intentan explicar aunque no satisfactoriamente el nombre de Colunga.

Una partiría de un derivado de colonum, esto es como habíamos dicho “Colonica”, con el sentido de casa del labrador, pequeña villa. La otra de un colectivo de columna “Columnicam”. Pero en cualquiera de los dos casos se puede hacer la misma objeción fonética: queda sin explicar debidamente el significado resultante de la “u” acentuada, dado que en ambos casos debería seguirse un resultado con “o” Colonga tal vez.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu