Fiestes y romeríes, por Vicente Díaz

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias
Patrocinio Cogersa

Fiestes y romeríes, por Vicente Díaz

Publicada por Redacción Búscolu el 24/01/2015 21:20:04

Hace unos años, hablando con Vicente Díaz, me contaba su experiencia vital con les Fiestes y Romeríes. Hoy nada ha cambiado y sigue igual, como podéis comprobar.

Cuandu llega el buen tiempu,  con él lleguen les fiestes de prau en Asturies  Otra vez vamos  tratar de disfrutar de la nueche con unes botellines de sidra y escuchando una orquesta, aunque por desgracia en la mayoría de los casos sean de afuera, cares y males

Pocu a pocu van acabando con les tradiciones, pues cada día hay menos xente en prau de la fiesta. Onde ta el fallu?. En que planeen les fiestes a “lo moderno” y la juventú pa eso van a la discoteca, con lo cual espanten a la xente de romería, al tiempu que la juventú pasa del tema o, simplemente, van al prau a facer el botellón. Hay que recuperar la tradición, y en esa recuperación entren los artistas asturianos que, curiosamente, llenen les barraques de les fiestas.

Les fiestas y romeríes asturianes non son de agora. Ya desde siglos pasaos tiense constancia de los rituales que se celebraben en les fiestes asturianes. Los historiadores Bellmunt y Canella, hablen de que ya en el añu en 1522, que ya llovió, en les fiestes patronales de los pueblos  no podíen faltar la comida, la misa cantada, la procesión, los bailes y les dances y los palos entre los mozos más gallasperos. Toes estes tradiciones perduren col pasu del tiempu en su mayoría, faciendo que los festexos seen amenos y divertios.


La mí experiencia personal faime recordar cómo entamaren les fiestes y como fueren evolucionando añu tres añu. 

Recuerdo aquelles fiestes con nostalgia, sobretó les de los pueblos pequeños, onde siempre se conservaron les tradiciones ancestrales. La xente según diva acercándose  la fecha de les fiestes diba poniéndose nerviosa y al mesmu tiempu muy contenta porque la fiesta solamente yera una vez al añu y la Comisión quería que saliese to per bien. 


El primer dí llera  el pregón, con el pregonero casi siempre per conociu y popular

El segundu dí , el grande, día del Santu correspondiente. Per la mañana les moces con el ramu pa subastalu antes de entamar la misa. A mediu día comida a lo grande con pitu caleya, a poder ser, que meses antes cuidaren pa que tuviera gordu y per buenu . Arroz con llechi o casadielles y la sidrina de casa que non faltare, que yo sé que pa la parte esta de la Villa,  bebenla hasta “ a morro ”. Per la tarde tamién canción asturiana. A mí tocome cantar en munches romerías. Tamién  yeren per importantes los xuegos autóctonos que tovia dalgún pueblu siguelos conservando. Per la tarde gran Romería hasta les diez que había que dir a cenar pa dempués poder acometer la verbena hasta per la mañana. Nesta cena taben to los músicos de les orquestes repartius per toles cases del pueblu. Lamentablemente eso ya no se estila. Per la madrugá pa casa un pocu mayau de tanta folixa y pel camín xunto algún requexu el mozu yascabai dalgún besucu a la neña galana. Tos un poco valdaos de dai a la pata porque antes bailabase oh. Nun ye como ahora que ta ella equí y el neno a dos metros.


El tercer dí la fiesta los vieyos que-y llamaben. Partiu de fútbol entre solteros y casaos que non faltare. Claro siempre ganaben los casaos perque los solteros andaben de murga toa la nueche. 


Agora los vieyos malapenes lleguen al prau. Vanse enseguidina porque el ruiu- que ye lo que facen la mayorái- ye tremendu y les oreyes non soporten tantos decibelios. En esti dí ca  pueblu tien unes tradiciones. 


-BOLOS.

-CORTA DE TRONCOS.

-CINTAS A CABALLO.

-TIRA DE LA CUERDA

-CAZA’L GOCHU.

-TONÁ que en los últimos tiempos brilla por su ausencia.


Treinta años ya pasaron. Recuerdo que teníamos que dir a cantar a tres sitios en el mismu día. ¡Como cambien los tiempos!. Y les avellaneres? Qué fuere de aquelles muyeres que se ponien a la entrá la fiesta con una paxa a vender avellanes crues o tostaes. Bueno, lo primero agora abría que dir coyeles, anden toes per el suelu y naidem mira pa elles. Pero buenu, non hay mal que por bien non venga perque forrense los glayos y les esguiles.


Y los barquilleros? Aquellos paisanos que diben con una lecherona grande y roxa al llombu que llueu posaben nel mediu el prau y empezaben a dai vueltes a aquel chisme pa atrayer a la xente. Agora tendrían que poner vente mil Wattios para que lu oyeren.


¡Ay dios! ¡Como se acaba tou!. Aquelles paisanines que vendien los caramelos del tamañu y forma de los martillos y de los moletes de caramelu que los guaxes taben tres dís chupando per ello. Güey vas comprar un chupa chups y non te dura ni un menuto y al cambiu ya son 20 pesetes.


Aquelles orquestines que nun metien tantu ruiu y tocaben instrumentos de verdá y non traíen la música enlatá como agora y la xente non paraba de bailar hasta per la mañana. Guajes, mozos y vieyos… home! Daquella non había botellón. Taben los cubas mas baratos y en la barra de la fiesta nun cogía otro basu de esos de tubu. Y claru con tantu cacharru, los mozos del pueblu d’allau casi siempre por una mozuca la entamaben. ( Cantar la mariñana ).


La verdad ye que con el tiempo les coses cambien, unes pa bien y otres pa mal. Hoy dí les fiestes tan perdiéndose porque facer una fiesta ya no ye tan fácil como antes. Con cuatro duros facies una fiesta y la barraca se movía. Yo recuerdo que en alguna fiesta de pueblu, ejemplo JOMENZANA en la Pola de Lena, decíante los de la comisión a las dos de la mañana… Vicente ya tenemos mediu kilo metiu en el caxón… así era, y eso prestaba te, la cosa funcionaba. Y sin dir más lexós, en Santa Mera, yo canté varias veces pero la primera vez recuerdo que taban Manolín y Javier en la comisión y a las 11 la nuechi no había nadie en prau. Decíai Manolín a Javier: - ¿Con qué vamos pagar a Vicente y a les orquestes? Vamos dir presus como nun venga xente! Pero como casi siempre ocurre la xente viene pa las actuaciones y todus contentus.


Tamién hay una cosa, la xente d’antes collaboraban más, trabajaba tou el pueblu. Hoy la xente xoven nun ta muxo per la llabor. Hay d’alguna excepción per supuesto. Esto tien que cambiar. Si queremos recuperar nuestres fiestes, y la nuesa cultura en xeneral hay que meter un pocu mas el llombu y dexar que la xuventud venga con caxas de sidra en vez de facer un botellón escondios.


En definitiva………¡VIVA LA FIESTA Y LA ROMERÍA! ¡VIVA LA VILLA!


¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu