FORO Asturias - Oblanca: “La transformación que supone en el empleo una gran revolución tecnológica obliga a adaptarnos  para los nuevos puestos de trabajo que se van a crear”

Publicada por Pressy el 20/09/2017 14:35:04

Oblanca: “La transformación que supone en el empleo una gran revolución tecnológica obliga a adaptarnos  para los nuevos puestos de trabajo que se van a crear”

“La Comisión de Empleo del Congreso ha aprobado la iniciativa de FORO que insta al Gobierno a impulsar medidas para incrementar las habilidades necesarias para acceder a puestos de trabajo relacionados con las nuevas tecnologías”

“Las habilidades tecnológicas de los españoles se sitúan por debajo de la media europea, y se calcula que en los próximos tres años habrá en la Unión Europea un total de 900.000 nuevos empleos relacionados con las nuevas tecnologías, la robótica y la inteligencia artificial”

El diputado nacional de FORO, Isidro Martínez Oblanca, ha defendido hoy en la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso una Proposición No de Ley para que el Gobierno “impulse medidas para incrementar las habilidades necesarias para acceder a puestos de trabajo relacionados con las nuevas tecnologías. La Comisión aprobó la iniciativa de FORO”, resaltó.

Oblanca advirtió de “la transformación digital que está viviendo la sociedad del siglo XXI y que en el caso del empleo cursa con una auténtica metamorfosis tecnológica que obliga a adaptarse a los cambios y a implicarse en el desarrollo de los nuevos y mejores puestos de trabajo que se van a crear”.

Según el último Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI 2017), que evalúa periódicamente el proceso de digitalización de Europa y el avance específico de cada uno de los estados miembros de la Unión Europea, España ha avanzado en conectividad, uso de Internet, integración de la tecnología digital en las empresas y también en servicios públicos digitales. “Pero tenemos dificultades en capital humano porque las habilidades tecnológicas de los españoles se sitúan por debajo de la media europea. Eso nos obliga a proporcionar impulsos, medios y recursos para que los españoles, sobre todo los jóvenes, tengan mejor acceso al empleo y puedan aprovechar las oportunidades laborales que ya se han abierto en el ámbito nacional y comunitario”.

“Se calcula –continuó Oblanca- que en los próximos tres años habrá en el ámbito de la Unión Europea un total de 900.000 nuevos empleos relacionados con las nuevas tecnologías, la robótica y la inteligencia artificial. En el año 2020, horizonte de esta Legislatura, hay un acusado déficit de expertos en tecnología en toda y, naturalmente, en España no somos excepción: hablamos en nuestro país de más de 135.000 personas”.

Intervención de Isidro Martínez Oblanca en la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso :

Muchas gracias, señor presidente.

Todos somos conscientes de la transformación digital que está viviendo la sociedad del siglo XXI y que en el caso del empleo cursa con una auténtica metamorfosis tecnológica que obliga a adaptarse a los cambios y a implicarse en el desarrollo de los nuevos y mejores puestos de trabajo que se van a crear.

Hace seis meses que la Comisión Europea publicó el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales, DESI 2017, que evalúa periódicamente el proceso de digitalización de Europa y el avance específico de cada uno de los estados miembros de la Unión Europea.

Conocido el DESI formulé esta iniciativa parlamentaria que he dirigido a la Comisión de Empleo y Seguridad Social porque este importante indicador oficial europeo pone de manifiesto que España ha avanzado en conectividad, uso de Internet, integración de la tecnología digital en las empresas y también en servicios públicos digitales. De hecho en el índice global hemos ascendido del puesto 16 al 14.

 Sin embargo -y de ahí la justificación de esta Proposición no de ley- tenemos dificultades en lo relativo al capital humano porque las habilidades tecnológicas de los españoles se sitúan por debajo de la media europea lo cual nos  exige y nos obliga a proporcionar impulsos, medios y recursos para que los españoles, sobre todo los jóvenes, tengan mejor acceso al empleo y puedan aprovechar las oportunidades laborales que ya se han abierto en el ámbito nacional y comunitario. Se calcula que en los próximos tres años habrá en el ámbito de la Unión Europea un total de 900.000 nuevos empleos relacionados con las nuevas tecnologías, la robótica y la inteligencia artificial. Si hablamos de la América Latina la demanda de empleo digital estimada para los próximos años en América Latina es de tres millones.

Pero sin salirnos de Europa, otro dato que cabe reseñar en la defensa de esta iniciativa es que en el año 2020, horizonte de esta Legislatura, hay un acusado déficit de expertos en tecnología en toda y, naturalmente, en España no somos excepción: hablamos en nuestro país de más de 135.000 personas.

La Proposición no de ley contiene seis puntos que, resumidamente, son una llamada al estímulo para que el Gobierno amplíe su esfuerzo y sus apoyos para que los españoles tengamos oportunidades de formación que deriven en acceso a puestos de trabajo o a mejoras profesionales, porque si tenemos en cuenta el DESI 2017, indicador oficial elaborado por la Comisión Europea, vemos que hay margen para la mejora, máxime si añadimos que las encuestas elaboradas al hilo del Foro Económico Mundial de Davos también reflejaron una gran inquietud de los españoles por sus propias carencias y sus limitaciones en habilidades digitales. Estamos nada menos que un 36% por encima de la media europea en la preocupación por no alcanzar una formación adecuada para trabajar o progresar en el puesto de trabajo.

Quiero subrayar, asimismo, que en el mercado laboral que se abre y crece como consecuencia de las nuevas tecnologías o de la creación y aumento de las empresas tecnológicas hay una tendencia muy creciente para captar trabajadores no en función de sus títulos sino en función de sus capacidades para resolver problemas y hacerlo, además, en buenos tiempos de reacción.

Finalmente quiero señalar que en España hay buenas iniciativas privadas que tienen colaboración del sector público y que en los últimos tres años han colaborado en la empleabilidad de miles de jóvenes y en las que participan también muchas universidades. No quisiera dejar de mencionar, por ejemplo, la labor de la Fundación Telefónica o la de Google España con su plataforma “Actívate”. Su labor acredita con datos que el camino es bueno y por lo tanto hay que reforzar los apoyos para que este reto público-privado siga avanzando y podamos corregir ese dato del DESI que sitúa a los españoles por debajo de la media europea en habilidades tecnológicas.

En definitiva solicito a esta Comisión de Empleo y Seguridad Social su respaldo para aprobar esta Proposición No de Ley.

Texto de la iniciativa de FORO aprobada por la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados :

El pasado 6 de marzo de 2017, la Comisión Europea publicó el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales, DESI  2017 (Digital Economy and Society Index, 2017), un índice combinado que resume anualmente los principales indicadores sobre el funcionamiento digital de Europa y que pormenoriza en la situación de cada uno de los estados miembros de la Unión Europea (UE).

En la valoración sobre el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales, (DESI 2017)  el Gobierno afirmó que “España se coloca por encima de la media de la Unión Europea en desarrollo digital al pasar de la posición 16 a la 14 en los resultados de esta edición del DESI, el informe que se elabora anualmente desde 2014 y que recoge cinco indicadores sobre la digitalización del país: conectividad, capital humano, uso de internet, integración de la tecnología digital en las empresas y servicios públicos digitales. España, en el puesto 14, se sitúa por delante de Francia e Italia y por detrás de Reino Unido y Alemania”.

En efecto, del análisis de los cinco componentes del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI), se refleja que España avanzó el pasado año en todos los aspectos excepto uno: el que se refiere a capital humano. En este aspecto, el DESI señala que pese a que cada vez más españoles están conectados y en línea, el nivel de nuestras competencias digitales continúa siendo inferior a la media de la Unión Europea.

El dato, por significativo, es importante e invita a un mayor esfuerzo para tratar de impulsar en España medidas que permitan incrementar las habilidades tecnológicas necesarias para poder acceder a diferentes puestos de trabajo que, cada vez en mayor número y cualificación, exigen el manejo de herramientas, instrumentos, programas y aplicaciones que son más y más imprescindibles para progresar en el propio trabajo. De no menor importancia es que la incorporación de las máquinas y robots ya está incidiendo sobre muchos nuevos empleos pero también en los próximos años sufriremos la desaparición de otros muchos.

Encuestas e informes coinciden en la incertidumbre de muchos españoles sobre su propia capacidad de adaptación en el manejo de nuevas tecnologías. Al hilo del Foro Económico Mundial de Davos se presentó una encuesta en la que se reflejaba que el 51% de los españoles reconoce estar preocupado por no tener las habilidades digitales necesarias para progresar en un futuro en su lugar de trabajo, cifra que nos coloca  un 36% por encima de la media registrada en los países de Europa. 

Por otra parte, la Unión Europea maneja previsiones para los próximos tres años de creación de nuevo empleo en torno a los 900.000 puestos de trabajo relacionados con la tecnología y con expectativas profesionales en torno a las nuevas tecnologías, la robótica y la inteligencia artificial.

Por lo expuesto, el diputado de FORO, Isidro Martínez Oblanca, presenta la siguiente Proposición no de Ley para su debate y votación en la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados.

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1.-Estimular la formación a lo largo de la vida laboral para lograr profesionales capaces de adaptarse a los cambios tecnológicos, progresar laboralmente y aportar mayor valor a sus empresas y organizaciones.

2.- Fomentar una Formación Profesional para el Empleo con criterios de calidad, eficacia y eficiencia, y con amplia participación de organizaciones empresariales y sindicatos para avanzar en la preparación de capital humano y conseguir mayor competitividad, crecimiento económico y creación de puestos de trabajo.

3.- Diseñar ofertas formativas que combinen la especialización en los campos profesionales con mayor demanda y proyección con el aprendizaje de competencias básicas transversales.

4.- Garantizar la estabilidad y permanencia en el tiempo de programas que refuercen el protagonismo empresarial en materia de formación profesional para el empleo con el objetivo de facilitar a las empresas el desarrollo de planes de formativos acordes a sus necesidades estratégicas.

5.- Incrementar las inversiones públicas en materia de formación que refuercen y complementen los fondos para afrontar programas de formacioìn que presten una especial atención tanto a personas desempleadas como a pequeñas y medianas empresas, autónomos y emprendedores.

6. Elaborar medidas que faciliten el aprendizaje y la adaptación a las habilidades tecnológicas necesarias para poder acceder a diferentes puestos de trabajo que, cada vez más, exigen el manejo de herramientas, instrumentos, programas y aplicaciones que son más y más imprescindibles para progresar en el propio trabajo.

7.- (Enmienda de adición de Ciudadanos) Promover que las Comunidades Autónomas implanten, a la mayor brevedad, un sistema de cheques de formación, accesible de manera inmediata para los empleados de larga duración, con el que las propias personas desempleadas puedan elegir directamente, con la asistencia en su caso de los servicios de orientación laboral, los curos de formación que más se adapten a su perfil de empleabilidad y a sus necesidades de colocación.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu