El discurso navideño de Felipe VI

El discurso navideño de Felipe VI

Publicada por Carlos Ortiz de Zárate el 26/12/2014 16:56:54

No esperaba un discurso de jefe de Estado o siquiera de “rey constitucional” de los españoles. Tampoco hubiera previsto un mensaje tan alejado de lo que, republicanos o “súbditos” hubiéramos podido esperar.

La situación jurídica de la hermana del rey, en efecto, requería una reflexión. En el discurso hay alusiones a la corrupción, pero ésta afecta  a los servidores públicos: “y las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto”. ¿Son o eran, Cristina e Iñaki “servidores públicos”? Es posible que en la mente de SM lo eran cuando eran   miembros de la familia real. Claro que también Cristina seguiría siéndolo por sus derechos sucesorios a la jefatura del Estado.

SM ha iniciado un debate interesante, sobre todo si tenemos en cuenta que el juez Castro argumenta en su acusación que “Hacienda somos todos”,  y por tanto, quien roba a Hacienda está recortando Derechos ciudadanos, y que Roca, el abogado de la infanta, encasilla estas “palabras” en la socorrida demagogia.

La idea que tiene el rey del impacto o de los autores de la corrupción está, sin lugar a dudas, muy lejos de las inquietudes que causa esta lacra en los españoles, como no paran de señalar las encuestas de opinión.

Lo peor es que el escenario de la actualidad tampoco ayuda al monarca: el hasta ahora Fiscal general, Hacienda y la Abogacía del Estado también discrepan con el juez. Si a este hecho añadimos otros como el cese de Torres Dulce, la salida a concurso de la plaza del juez Rutz y la inviolabilidad de la corrupción, también suena irónica esta frase: “Es cierto que los responsables de esas conductas irregulares están respondiendo de ellas; eso es una prueba del funcionamiento de nuestro Estado de Derecho”

Finalmente y solamente por ser breve, la frase: “. Y tengo que deciros también que he visto ilusión en muchos de vosotros, en vuestras miradas, en vuestras palabras, ante el inicio de una nueva época en nuestra historia” es, de alguna manera acertada; las encuestas tienden a mostrar que Felipe VI ha aumentado sus simpatizantes y que los españoles queremos un cambio, pero en este discurso se ha olvidado que la última querencia es la más fuerte.

Ver más artículos en mi blog

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu