La Costera del Bonito de 2017 por José Enrique Suárez Busta

La Costera del Bonito de 2017 por José Enrique Suárez Busta

Publicada por Redacción Búscolu el 20/08/2017 13:47:19

En el año 2014, una serie de compañeros interesados en el sector pesquero, comentábamos e informábamos de las repercusiones que en fechas muy próximas afectarían a la costera del bonito del norte por la dejadez de nuestra Administración pesquera, como también por parte de nuestros pescadores en no afrontar el grave problema que la flota irlandesa y francesa dedicada a la modalidad de arrastre pelágico en el caladeros del Cantábrico Noroeste y del Atlántico, estaban produciendo en dichos caladeros por la esquilmación que a los mismos y por medio de los artes con los que faenaban llegarían a producirse.

Casi sangre se llegó a producir en aquella costera, desde que aquel 16 de Julio de 1994 se produjera aquel acontecimiento que marcó un punto de inflexión en lo que ha pasado a la historia como la guerra de las volantas o la guerra del bonito.

Fue ese verano epicentro de lo que ahora evocarán nuestros pescadores como una lucha por la pesca sostenible.

Pocos años después de aquella pelea entre pesca artesanal e industrial, la Unión Europea hizo suyas las protestas de nuestros pescadores y acabó definitivamente con las volantas de superficie, conocidas como redes de enmalle a la deriva o cortinas de la muerte, por sus devastadores efectos sobre el medio marino.

El triunfo de armadores y tripulantes de nuestro Cantábrico, hartos de que franceses, irlandeses y británicos vulnerasen las norma de las volantas, como también de ver como esas flotas industriales limitaban la pesca de bonito del norte que ellos practicaban con anzuelos hacía décadas.

Con uno de los pilares de su economía en juego, nuestra flota bonitera compuesta alrededor de 300 boniteros de todo el Cantábrico pasaron de las palabras a los hechos el 16 de julio de 1994.

A más de 300 millas de Galicia, otra confrontación en alta mar acabó con un volantero abandonado por su tripulación francesa, siendo remolcado al puerto de Burela, por toda la flota bonitera, desatándose un conflicto internacional, sucediéndose manifestaciones y protestas, siendo el barco devuelto a Francia, comprobándose antes, que a bordo llevaba más del doble de volantas de las permitidas por la Legislación pesquera.

Han pasado 22 años y nos encontramos en peor situación que la que se protagonizó en aquellas fechas, ya no somos 300 barcos, somos unos 150 caceros y unos 55 de “cebo vivo”.

De unos años para acá nos encontramos con que Francia e Irlanda han comenzado a faenar a la costera del bonito del norte con la modalidad de arrastre pelágico, y una flota con una tecnología impresionante y con unos pesqueros de unas esloras que alcanzan hasta los 65/75 metros, y aunque el pescado , parece ser mayormente comercializado en España, (casi todos lo desconocemos) ya que la llegada masiva de este pescado en camiones frigoríficos desde Francia e Irlanda para nuestras conserveras, se descarga en Fuenterrabia, Guetaria y Ondarroa, y es desde donde se distribuye entre otros a grandes superficies y a fábricas de conservas vascas ,y todo esto con la ayuda y el apoyo del Gobierno Vasco, pero, es que en la actual costera, asistamos perplejos ya a desembarcos de bonitos del norte de la flota arrastrera pelágica de Irlanda en los puertos de Ondarroa y de La Coruña.

Pero es que decíamos antes, se está vendiendo en grandes superficies, tanto al corte como en piezas, las que en mejores condiciones se encuentran, a un precio casi igual o inferior al de nuestros pescadores que es infinitamente superior y mejor conservado y preparado que el de esos pesqueros, pero lo que desconoce también el consumidor, es que este bonito, lo adquieren a muy bajo precio. Ya no es suficiente que importemos atún de Sudáfrica, De Corea, de México, de EEUU y de Italia pescados al palangre, y a saber de cuantas más partes del mundo que nos está llegando a través de buques frigoríficos y en contenedores frigorizados con el consiguiente coste que su precio repercute entre los que se pescan por nuestra flota de “cacea” y de “cebo vivo”,

En la madrugada del día 25 de Agosto en el puerto pesquero del Musel en Gijón se vendieron unos 18.000 kilos de bonito del norte de dos boniteros de la modalidad de “cebo vivo” de Fuenterrabía, y el precio medio en primera venta fue de 5,60 Euros, casi todo el pescado que se rula en nuestras lonjas asturianas (Avilés y Gijón) se está comercializando para fresco, en nuestras pescaderías y también en las grandes superficiales comerciales, con lo cual, tenemos un mercado excepcional de su consumo, al igual que en el País Vasco y Cantabria. Desconozco las cantidades que se están destinando para las fábricas de conservas, pero aquí en Asturias, se consume muchísimo para el fresco.

Sabemos que en Santa Eugenia de Riveira, la Pobla del Caramiñal, etc. hay una entrada continúa de atún (no de bonito del norte) pescado por la flota de Atuneros “Purse Seiner”para las conserveras de la zona por medio de frigorícos y Atuneros cerqueros congeladores que se desplazan desde dichos caladeros a realizar su mantenimiento y reparaciones generales en los talleres especializados del Norte de España, y entonces aprovechan para efectuar sus descargas.

No obstante, con la entrada y descarga en el puerto de La Coruña de estos otros dos pelágicos de arrastre irlandeses, sea el comienzo de que por parte de las conserveras de Galicia, comience la compra del pescado a la flota de pelágicos de arrastre de Irlanda, con lo cual, mal asunto para nuestro sector pesquero.

Hace años las conserveras de pescados y salazones (alguna conocí en mi pueblo con más de 100 mujeres fijas discontinuas) trabajaban el producto que pescaban nuestros barcos en la costera de anchoa y la costera de bonito. Los tiempos cambiaron, y con la maquinaria actual, se tiene que importar para mantener una producción sostenible, pero, antes no se necesitaba importarlo ni de Irlanda, ni de Francia, teníamos nuestra producción.

Si para mantener la producción de las conserveras y de la comercialización en fresco en grandes y medianas superficies vamos a importarlo a través de la flota pelágica de Francia y de Irlanda a unos precios mucho más bajos que los nuestros y de la calidad, ya ni lo mencionamos, llegaremos a una sobreexplotación que será muy perjudicial para nuestros pescadores.

Y tomen nota nuestros consumidores y amas de casa en lo que como muy bien dice nuestro amigo Javier Escudero que las industrias conserveras hace muchos años que se buscan "la vida" para suministrarse de materia prima.

Hubo cierre de pesquería de la anchoa y no hubo descenso en el número de industrias. es más la anchoa de Argentina llegó a España en los setenta y poco a poco se buscó en todo el mundo.

Existe un problema muy complicado de subsanar pues deberían de estar todos las sectores ( extractor-transformador y Administración) implicados y eso , no lo verán nuestros ojos pues hay muchos intereses por medio. En el mismo sector transformador existen discrepancias a la hora de buscar una IGP (indicación Geográfica Protegida) para la anchoa... y eso que hace años que andan detrás de una.

El problema es que mucha producción es de otros mares, y tanto los grandes como muchos pequeños,¡ojo!, no les interesa que en sus latas se indique procedencia o zona de la pesca... Ya no se si estamos a tiempo de arreglar este problema. La flota de Irlanda y de estos países del Norte de Europa es espectacular, generalmente está diseñada para grandes pesquerías.

Barcos espectaculares, tecnología máxima. Es la lucha de David contra Goliat, (pero sin el resultado final de la misma), llevamos todas las de perder, la Unión Europea ha dictado hace tiempo su sentencia y no tenemos ningún peso en la misma para parar el desastre que se nos avecina,

¿Cómo podríamos concienzar a la gente de que el consumo que actualmente efectuamos a esta flota redunda en el perjuicio hacia nuestros pescadores? ¿ La Administración está dispuesta a ayudarnos con las correspondientes campañas de prensa, o por el contrario, nos dejará caer, como así parece?.

Hoy martes día 15 de Agosto de 2017, a través del AIS (Sistema de Identificación Autimática), podemos comprobar, que a unas 30 millas de la costa de Galicia después de haber arrasado durante cerca de otros 30 días la costa de Asturias, la siguiente: FLOTA PELÁGICA DE FRANCIA. Ksora. Adeline Stephen. Cintharth. Marilude 2. Bara Anty. Bara Pemdez II. Ablette. Zephyr. Bougainville. La Perouse. Black Pearl. Les Barges. Morgane. Les Vikings 2 Neptune III. Samana. Mary Christo 2. Thomas Nicolas 2. Magellan. Ludivine Allison. El Amanecer. Mailys Charlie. Sailfort. Le Dolmen. Les Menhirs. Saint-Jean PPN. Tangaroa. Carla Eglantine. Magayant. Le Baron. Vivaldi. FLOTA PELÁGICA IRLANDESA. Star of Hope. Atlantic Quest. Brendelen. Elian Croine. Sparkling Star. Dillon Owen Rachel Jay S448 Father Mckee. Carmona. Lovon. Esta flota, ya realiza sus descargas en puertos de España, concrétamente en el de Ondarroa (Vizcaya).

Todo lo que se presagiaba se ha quedado corto, nos toca otra vez a los pescadores perder otro de nuestros grandes recursos, y ya se encargarán nuestras conserveras de continuar en sus latas de bonito del norte, con el señuelo de “bonito pescado en nuestro Cantábrico uno a uno al anzuelo”. José Enrique Suárez Busta

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate
Autor: Alberto - Fecha: 10/09/2017 21:03:30

Por fin encuentro un artículo que explica muy bien la situación que estamos viviendo la flota del Cantábrico noroeste.gracias por dar a conocer la triste realidad de una pesca tradicional.

También en El Búscolu