El intervencionismo de la administración está arrasando con el turismo en el oriente asturiano

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Ofertas descenso del sella en oriente de Asturias

Publicada por Redacción Búscolu el 15/10/2013 00:00:00

Ya lo comentamos en más ocasiones, y el tiempo da la razón a quien la tiene. Hablábamos hace unos años del mal funcionamiento del funicular a Bulnes y los perjuicios que les originaba a los vecinos y empresarios. También hablamos de lo nefasto del Plan de transporte a los Lagos...Hoy ya hay cifras: el turismo se va

Nunca se escucha a los empresarios de la zona que crean riqueza y trabajo. Siempre argumentos proteccionistas sobre zonas totalmente humanizadas que podrían ser, como ya lo fueron, nichos de riqueza y empleo, pero tras los cuales solo hay negocietes del poder y sus amiguetes, grandes empresarios asturianos que sacan lo poco que tenemos y realizan sus grandes inversiones en otras comunidades o países.

El titular hoy en la prensa es:  Los Lagos entran en pérdidas, a lo que nosotros añadiríamos: La gallina de los huevos de oro se nos muere

Las visitas a Enol y La Ercina en autobús caen un 18% y se quedan en 76.491, frente a las 109.989 registradas hace dos años.

Dicen que los turistas rechazan la subida del precio del billete a ocho euros, que los empresarios locales consideran la causa del desplome, pero la realidad es que los turistas reniegan de todo el mamoneo del Plan de transporte a los Lagos, que les hace la vista cara y poco atractiva

Las restricciones a la subida libre en los vehículos a cualquier hora han ahuyentado a muchos visitantes del oriente asturiano desde la implantación del plan de transporte a los Lagos. La gente quiere subir y bajar a su aire y dejarse de tanto  falso proteccionismo tras el cual solo se esconde el negocio de algunos pocos.

Los empresarios del turismo activo del oriente también se sienten proscritos por la administración, a pesar del gran número de empleo directo e indirecto que generan, pero a los gobernantes les da igual.

Los lobos acaban con la cabaña ganadera, pero vale más un lobo que la subsistencia de una familia ganadera asturiana. 

La crisis va a acabarse pronto, pero como en el refrán: "Muerto el perro se acabó la rabia".


 

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu