Los Pablos (II): Prudencio Pérez de Velaso

Publicada por Redacción Búscolu el 21/01/2012 00:00:00

En la recuperación de artículos publicados en búscolu, recientemente editábamos la historia de Los Pablos. Quedaba pendiente Prudencio, al que hoy dedicamos este artículo en homenaje al que fue un gran colungués.

PRUDENCIO PEREZ de VELASCO

Nace en Colunga el 25 de abril de 1854. Fue el mayor de los tres hermanos conocidos en el ámbito del Principado como “los Pablos”.
Fué Juez municipal de este municipio durante varios bienios y su Alcalde durante muchos años, hasta su fallecimiento en Madrid en 1913. En política, que ejerció activamente, figuró siempre al lado de D. Alejandro Pidal, gran amigo de toda su familia. A la política debió grandes preocupaciones y disgustos.

Foto de prensa del entierro de Prudencio. A la derecha la actual Casa de Cultura

Con sus hermanos Bonifacio y Cayetano se dedicó a toda suerte de negocios. Hombre muy activo y emprendedor y trabajador infatigable, como ellos, no conoció ni conocieron el fracaso. Todo el concejo de Colunga actual se debe a sus desvelos y, con ellos, empieza a sonar en Asturias con fuerza. Abastecimiento de aguas, alumbrado público eléctrico (es una de las primeras poblaciones en implantarlo en Asturias, cuando apenas existía en las capitales de provincia), carreteras, caminos rurales, edificios públicos. Su obsesión por la enseñanza y la cultura le hace crear e impulsar escuelas, aumentar el sueldo de los maestros, arreglar y construir locales.

Casa de Don Prudencio junto a la Iglesia de Colunga (archivo marginadosocial)

Durante muchos años está como gerente, en Madrid, al frente del Diario de las Sesiones,  (el equivalente a nuestro actual B.P.E.). Funda más tarde, también en Madrid,  la imprenta de su propiedad Gráficas Campomanes  que seguirá editando el Diario de Sesiones. Por su iniciativa, se crea la Unión de Impresores del Reino –buscando adhesiones que sólo su prestigio consigue- , en la que desempeñó con celo y acierto el cargo de Tesorero de la Junta Directiva y de la que fue más tarde Secretario Perpetuo. Impulsó también la Unión Patronal de las Artes del Libro.

   Foto delante de la casa de D Prudencio (archivo marginadosocial)

Con sus hermanos, consigue la adjudicación del tendido de la vía férrea de Madrid-Andalucía.

Construye, ya al frente de los negocios su hermano menor Cayetano, el Palacio de la Diputación de Asturias (actual edificio de la Junta Genreal del Principado), que tanto transformaría la configuración del Oviedo de la época. Acomete, asimismo, la ejecución de las carreteras del concejo colungués, el puerto de Llanes, el famoso puente de Ribadesella y gran parte de obras públicas en Cantabria y Vascongadas.

Casa de D. Prudencio (Archivo marginadosocial)

En Madrid, se adjudican las dos contratas más importantes y representativas de la época: la reforma  y configuración para su adaptación para Palacio de Justicia del Reino (Las Salesas), luego Tribunal Supremo y  actualmente sede de la Audiencia Nacional y el emblemático Palacio de Comunicaciones, el famoso edificio de Correos, actual sede de la Alcaldía de Madrid. En ellos trabajan muchos colungueses de Lastres, Libardón, Carrandi, Gobiendes, la Riera, Colunga, etc. Toda su gente de confianza, en cualquier cometido, fué siempre del concejo, en cualquier negocio y en cualquier lugar.

Sidra El Horreo

En la época de la creación de las bancas en la que desembocaron los grandes bancos actuales, fundan la banca Hijos de Pablo Pérez, de gran actividad en Colunga y pronto extendida al ámbito provincial.
Con sus hermanos, se embarca en la aventura empresarial de fabricar sidra achampanada, creando la Sidra Champagne El Hórreo.

 

Para la Exposición Regional de Gijón deciden reproducir un hórreo construido exclusivamente con botellas y contratan a Ramón García Tuero para acudir con ellos a Gijón como atracción folklórica a tocar y cantar las excelencias de “El Hórreo”:: con ellos se convierte en el Gaitero de Libardón.

La fábrica y él, y él y El Hórreo, comienzan a hacer historia. Vendrá luego la Medalla de Oro en la Exposición Universal de París de 1900. Y las de Burdeos, Marsella, Niza, Bruselas, Zaragoza, Buenos Aires, Amberes, Rotterdam, Santiago de Chile, etc. Ganan todas las medallas en las exposiciones a que concurren y son “Proveedores de la Real Casa”. En unos años, la etiqueta “Hijos de Pablo Pérez”, Colunga, Asturias, es conocida en España y América, donde abren un gran mercado. No hay, en el último tercio del XIX ni en el primero del siglo  XX , marca de sidra champagne más prestigiosa que “El Hórreo”, ni pueblo que más suene entre los fabricantes que Colunga.

A estos actividades unió otras, como las explotaciones mineras, la construcción en todas sus facetas y el prácticamente desconocido entonces negocio de las antigüedades.

Los Pablos y Los Grande juntos (falta Cayetano que saca la foto)

Prudencio Pérez de Velasco muere en Madrid en 1913 siendo alcalde de Colunga. Los periódicos asturianos publican números extraordinarios dedicados a su memoria. En  ellos, además de enumerar las personalidades políticas, financieras, industriales y sociales nacionales y asturianas que asisten a su entierro, se recogen extensas necrológicas de toda la prensa madrileña y asturiana, sin excepción.
Poseedor de numerosas distinciones y recocimientos a su labor, el título del que más se enorgulleción fue el de Hijo Predilecto de Colunga.
Rasgo distintivo tanto de Prudencio como de sus hermanos, fue el de contratar siempre en todas sus empresas y para todos los puestos a vecinos del concejo de Colunga.

Bajo su dirección se formaron varias generaciones de colungueses orgullosos de serlo.

Prudencio Pérez de Velasco fue el alcalde que sacó a Colunga del anonimato colocándola, entonces, en un puesto privilegiado entre los concejos asturianos.

Cuando sus quehaceres se lo permitáin, vivió siempre en lo que hoy es el parque de Colunga (parque que hoy lleva el nombre de su sobrino, el alcalde Hernán Pérez Cubillas) que era su casa, destruída y saqueada durante nuestra última Guerra Civil.

Ni una calle, ni una placa, nada, honran la memoria de un hombre que vivió para Colunga  y que fue, no ya un gran alcalde, sino un gran personaje de este concejo.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu