Respuesta a los comentarios del Presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, en contra del libre uso de las diversas lenguas de España en el Senado

Publicada por Redacción Búscolu el 18/03/2016 18:32:05

Dende l’asociación El Teixu, Rede pal Estudiu y Defensa de la Llingua Asturllionesa, cumodefensora de los derechos llingüísticos de los falantes de llionés, vémonos na obrigación deresponder a los comentarios feitos el miércoles pasáu pol presidente de la Deputación de Llión,Juan Martínez Majo.

Al que los ciudadanos usen las distintas llinguas d’España pa expresase en y conas instituciones que los representan ye un exerciciu de llibertá básicu que namás puede ser cuestionáu por una persona qu'inda nun entendíu los principios más básicos de la democracia. Por ello, las cualificaciones de «lamentable», «bochornoso» y «vergonzoso» que dedicóu’l presidente de la Deputación de Llión, Juan Martínez Majo, al usu de distintas llinguas nel Senáu tienen que ser respondidas por toos aquellos qu’aspiren a apagar definitivamente los ecos qu'inda nun fuenon aplacaos de los tiempos predemocráticos. N’efecto, las manifestaciones públicas ou privadas nas diferentes llinguas d’España nun han de producir reacciones de repilu visceral tan torpes cumo la manifestada pol señor Martínez Majo. Nun taba de más recorda-y que ye la propia Constitución Española la que cualifica la diversidá llingüística d’España cumo «un padremuñu cultural que va ser obxectu de respectu especial y protección». Y cómo, si nun ye fomentando’l sou usu con dignidá plena, pensará'l presidente de la Deputación de Llión que se protexen las llinguas de España y se manifiesta'l respectu especial por ellas que garante’l textu constitucional.

Parez estraño –pero ta a la vista– que depués de más de 37 años de vixencia de la Constitución de 1978, dellos de los sous defensores sedicentes nun asumieran, tovía, dellos de los sous principios básicos. Lo que fai sospechar, cuando menos, que la súa defensa de los valores constitucionales queda nuna declaración de intenciones tan balera cumo postiza y engañosa. Por ello, recomendamos al señor Martínez Majo qu’aproveche la oportunidá que-y da’l sou pasu pol Senáu pa curar los prexuicios malsanos que carez y procure, d'eiquí p'alantre, nun faltar al respectu de los ciudadanos a los que representa con afirmaciones anacrónicas y más propias de tiempos preconstitucionales. Y aguardamos qu’entienda que mucho más grave que las molestias que-y pueda causar el fechu de que «cada uno use la lengua que le da la gana» ye la negación continuada de los derechos llingüísticos más básicos de los ciudadanos de Llión.

Na provincia de Llión fálanse –xunto al castellanu– las llinguas gallega (ou gallegoportuguesa) y llionesa (ou asturllionesa). Si bien son minoritarias en númaru de falantes respecto al castellanu, las áreas onde inda se mantienen cumo llinguas patrimoniales de parte de los sous habitantes abarcan más del 50% de la superficie provincial. Apesar d'ello las alministraciones

provincial y autonómica decidienon siguir fieles a los malos usos heredaos de los tiempos predemocráticos y, chegaos al añu 2016, inda nun dienon nengún pasu na dignificación d’entrambas llinguas. Ye elocuente que l’artículu 5.2 del Estatutu de Autonomía («El llionés va ser obxectu de protección específica por parte de las instituciones pol sou valor particular dientro del padremuñu llingüísticu de la Comunidá. La súa protección, usu y promoción van ser obxectu de regulación») y el 5.3 («Gozará de respectu y protección la llingua gallega nos 

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu