Colunga Mágica: Les Gafes de Xuaquinín

Publicada por Redacción Búscolu el 07/09/2006 00:00:00

Colunga Mágica: Les Gafes de Xuaquinín

RELATO Nº 4: “Les gafes de Xuaquinín”

Nos años cuarenta del sieglu pasau vivió nel Estanque de Lloroñi, nel conceyu Colunga, un rapacín al que los sos padres punxeron-ye el nome de Xuaco.

Aquel guaje, yera tan ruin, que con doce años yera entovía más esmirriau que los sos compañeros de nueve o diez años.

Si al probe rapacín nun y sobraba la grasa per ningún llau, tampocu y sobraba vista. Da fechu llevaba colgando nes oreyes unes gafes más gordes que’l culo una botella sidre. Nun yera capaz atopar un xatu enrriba una burra, así lu tuviere delante.

Y mira tú per onde, precisamente per haber nacíu tan caniju y miope, los otros rapacinos del Estanque nunca lu llamaben pa xugar. Y per más qu’él facía per metese per ellos, siempre lu echaben a pedraes. Y ye que ya se sabe que los guajes son a vegaes más malos que la madre que los parió a toos.

- “Tú nun sabes xugar a la pelota, Xuaquinín,”- ye solíen dicir los guajes, que lu llamaben siempre Xuaquinín, per lo piquiñucu que yera.

La verdá sea dicha, nun ye que Xuaquinín nun supiera da-y coces al balón. Sí sabía, sí. Lo que pasaba ye que nun tenía una miaja fuerza el rapaz y tan prontu lu puxaben, ya taba Xuaquinín rodando pel suelu el Estanque. Y ya taba Xuaquinín recoyendo les sos gafes, que salíen volando tres o cuatro metros más p’allá. Ende luego, nun debía de haber unos cristales más rayaos que los cristales les gafes de Xuaquinín. Pero los padres de Xuaquinín nun y compraben unes gafes nueves nin pa dios. ¡Qué va, ho! Y menos agora, que acababen de tener otru rapacín. Nun teníen ni el tiempu ni el dineru pa llevar al so fíu mayor a la Villa a que y cambiasen esos cristales que daba pena velos.

Asina que ellí diba Xuaquinín otra vegada más pa casa, solu, ensin poder xugar con naide. Pero nun vayas creer que diba cabizbaxu y berrando ¡¡No!! Xuaquinín taba fechu d’una pasta per-especial. Nun y minaba la moral ni Jesuscristo baxau de la cruz. Yera nesos momentos cuando el guaje diba pa la cuadra, descorchaba una botelluca de la sidre que había fechu el so güelu y poníase a da-y pataes al corchu como si fuere un balón.

Y nun y daba más que aluego viniere el so pa, Manolo, y alcontrara otra botella sidre más abierta a lo tontu. Y que lu escorriese col corrión dende la cuadra hasta’l ríu Espasa que taba a un tiru piedra de la casa. El guaje ya taba fartucu llevales encima’l llombu. Y nunca lu vieron berrar ni una sola llágrima. Nun tenía ni en onde llevales, pero nun decía ni mu cuando les llevaba. Home, también sabía que pal so padre nun yera un sacrificiu muy grande tener que ponese a beber una botellina sidre, aunque fuere ensin ganes. La sidre fecho en casa baxaba-y pel gorgoberu que daba gloria. A mí me lo vas contar.

El casu ye que huyendo del so padre, camín del ríu, encontrose con Matías el de la Quintana. El mayor borrachu de Lloroñi y d’enrededor. Taba casau Matías con Josefa la Peluda, que la llamaban asina porque tenía mucha pelusa pe los brazos y les pates y unos pelos pa la parte’l bigote que podíes segalos a guadañazos. Y guapa cosa fizo Josefa la Peluda el día que se casó con Matías el de la Quintana. Home, quítate p’allá. Si hasta el día la so boda lu tuvieren que llevar entre tres paisanos pa casa, porque, cómo sería la moña que había pañau de grande, que había caíu al bebederu los gochos de Damián, que vivía al llau de onde habíen cellebrau el convite los novios.

Pero hoy entovía yeren les doce la mañana y Matías el de la Quintana nun había probau un míseru papau de vino. Porque Matías yera desos paisanos más de vinu blancu que de sidre. Ya sabes como te digo.

Tenía un par de oveyes na más, que daba pena veles. Sucies, ruines, vieyes y malcurioses como elles soles; pero claro, ye que Matías el de la Quintana ya había llegau a tener hasta trece vaques y fueron morriendo-y casi toes de lo mal que les atendía. Y ye que nun pues llendar les vaques dende’l bar, apurando pinta tras pinta. Y agora lo máximu a lo que podía aspirar yera tener dos oveyes, que daben munchu menos que facer. Onde vas a parar.

Pues ellí taba Matías, apoyau sobre un callau contemplando les oveyes beber del ríu. Taben muertes de sede, les prubiquines. ¡Cuántu habría que nun llos daba beber aquel paisanón de Dios! Dábate algo ver aquellos animales bebiendo como cristianos, que paicía que llos quitaben el agua de la boca. Apeteciate diciyos: ¡bebe-y despaciu, cuexones! ¡Que equí hay agua pa mover mil ruedes de molín!

Asina taba Xuaquinín, contemplando tamién les oveyes beber. Ya se había olvidau que taba el so pa llendándolu a voces, con el corrión na mano. Pero yera munchu más llistu Xuaquinín. Sabía que curría más que’l padre. Sabía que’l so pa diba cansar antes que él. Y asina foi:el pa ya había dau la vuelta pa casa.

- “Guaje. ¿Qué faes equí solu, ho?”- preguntó-y Matías na más dase cuenta que taba acompañau por alguién más que per les oveyes. “¿Nun xuegues colos otros rapazos del Estanque, ho?”

Xuaquinín, ensin dexar de mirar pa les oveyes dixo-y:

- “¡Bah! A mí nun me gusta xugar al balón y les guajes nun saben otra cosa más que xugar a les cocinetes y eso a mí tampocu me gusta.” Y siguió embelesau contemplando aquellos animales, que diben dexar el ríu secu, como siguieren atropando agua desa manera.

-“Ya,”- dixo-y Matías. Ya había comprendíu que yeren los otros rapacinos los que nun lu queríen na maná. Paicía que no, pero Matías el de la Quintana yera un paisanu que nun tenía un pelu tontu cuando taba sobriu, que yera les menos de les vegaes. De guaje, acuerdome que lu mandaren internu con los cures pa que aprendiera algo, porque víase que’l guaje Matías nun yera fatu.

Pero, qué va, en cuantu cumplió los dieciséis, dexose enamorar pol dulce saborín del vinu blancu y… bueno, digamos que per ehí se ye acabó la carrera a Matías el de la Quintana, que tuvieron que traelu los sos tíos dende Uvieu, onde taba estudiando, hasta’l cruce’l Barrigón escorriendolu a boinazos. La carrera nun la fizo más que po los chigres.

Entós, arrimose un pocu más a Xuaquinín y dixo-y:

-“Oye, pin. ¿Tú nunca viste el cuélebre que hay nesti ríu, ho?” -“Sí, ho. Cullebres vi munches per equí, a la ribera’l ríu,” dixo Xuaquin

ín. -“Cullebres non, guaje. Cuélebre. El cuélebre. ¿Nun sabes lo que ye un cuélebre, ho?”- dixo Matías con media sonrisa na boca. Taba claro que taba riéndose del probe rapacín.

-“No, esí nun lu vi nunca. ¿Cómo ye, ho?”- dixo Xuaquinín que ya nun miraba pa les oveyes. Paez que’l tema de Matías había despertau-y la so curiosidá.

-“Pues home. Yo…nun ye que lu haya visto tampocu, eh. A mí lo que me contaren.”

- “¿Y que te contaren?”

-“Na. Que ye como un dragón, pero en piquiñín. Con escames y tou.”

- “Yo nunca vi un dragón, Matías,” dixo Xuaquinín, algo perplexu.

-“Ye como una llagartu, home. Verde con escames. Tú ten cuidao. Que gústate demasiau vinir al ríu a xugar tú solu y a lo meyor n’una destes, tando agachau igual te muerde’l culo.”dixo-y Matías, casi ensin poder aguantar una carcaxá.

Pero Xuaquinín nun se reía, no. Taba el guaje ya intrigau con aquél ser mitolóxicu. Claro que Xuaquinín nun sabía que yera mitolóxicu. Seguro que nunca había oíu semexante pallabru.

-“¿Y cuándo lu puedo ver, Matías?”

Matías nun sabía cómo salir de aquella entamada, así que y dixo lo primeru que y vino a la cabeza.

- “A la alborada. Hay que acercarse al ríu al amanecer y escondese per entre los matos que nun te vea.”

-“¡Ah!”- exclamó Xuaquinín, invadíu ya pe la curiosidá.

Fue entós cuando Xuaquinín pensó que tenía ya suficiente información y tornó media vuelta y puso rumbo a la so casa. Pero después d’algunes zancaes, paró, dio media vuelta otra vegada y soltó-y a Matías:

-“Oye Matías. El amanecer ye cuando se acaba el día y lluego ponse de nuechi ¿non?”

-“No home, no. Xuacu del alma. Eso ye’l atardecer. El amanecer ye cuando naz el día, después de la nuechi.”

-“Ah, vale. Eso me paicía a mí,”- y siguió camín de casa el guaje, ensin oír les últimes pallabres de Matías de no sé yo qué cueyones llos aprenden na escuela a los guajes de hoy en día. Pero Xuaquinín ya diba ensimismau nos sos pensamientos sobre’l cuélebre.

Al llegar a casa ya yera la hora comer y ya tenía puestu’l platu enriba la mesa. Patates cocíes. ¡Otra vegada más, patates cocíes! ¡Dios, qué ascu llos tenía ya el probe Xuaquinín a les dichoses patates! Nun había casi otra cosa pa comer. La posguerra taba siendo muy dura, bobín. Yera raru el día que se podía atopar un chorizu pa echalu nel cocíu y da-y un pocu más de sabor y color a aquello.

Y por si fuere pocu tou, el hermanín de Xuaco, Toñín que nun tenía más de cinco meses nun dexaba de berrar en tou’l día.

-“¡Ramona! ¡Fai callar esi chiquillu de una puta vegada, ho.! ¡Que tienme apolmonau!- ye decía Manolo a la so muyer.

-“Calla, Manolo. Que anda el guaje algo revueltu últimamente,” decía-y Ramona al so home en un tono más apaciguador.

-“Pues méte-y un trapu en focicu.¡Verás como ansina calla, rediós!”

-“¡Ay! ¡Qué home más burru me tocó, Virxina de Cuadonga!” quexábase Ramona. Xuaquinín observaba la escena calláu, en silenciu. Yera lo meyor. Sabía que si habría la boca, diba alcordase el so pa de lo del corchu de anantes y diba calza-y un fostión en medio’l focicu. Además Xuaquinín sabía porqué berraba el hermanín: yera porque tampocu a él y gustaba el fedor a patates cocíes. ¡Qué otra cosa diba ser si non!

Pe la tardi, Xuaquinín baxó al ríu otra vegada y volvió topase con Matías, que ya se y notaba que había estau nel bar de Aurelia, repostando combustible. Sí, home. Yera muy simpáticu, porque notábase-y en los papos, que los traía un pocu coloraos. Pero entovía nun taba mamáu. La tarde yera xoven entovía.

-“Hola, Matías,”dixo-y Xuaquinín. “¿Tas per equí otra vegada?”

Matías tornó la cabezona que tenía y vió que yera el fíu de Ramona y Manolo otra vegada más.

-“¿Qué quies agora, neñu?”

-“Na. Venía ver si atopo unos renacuajos del ríu.”

-“Nun los hay, fíu. Ya lo tuve mirando yo. Hay pocos sapos n’aquesta época del añu”.

-“¡Mentira! Que ayer vi yo unos cuantos n’aquesta charca del ríu. Lo que pasa ye que les tos oveyes debieren de tragalos toos, les muy cabrones.”

-“¡Oye, rapacín!”- alzó la voz Matías. “Un respetu pa les mis probes oveyes, eh. ¿Acasu ye que nun sabes tú que les oveyes son seres hervíboros?”

-“Nun sé que será eso, pero en seguru que les tuyes nun lo son.”

- “Hervíboros quier dicir que na más comen hierbes. Nun comen animales. ¿Entendiste?”

- “Sí, ho,” contestó-y Xuaquinín. “Con la fame que tienen les tuyes, seguru que comen hasta les piedres del ríu.”

A Matías ya y taba tocando el forru los cueyones aquel rapacín respondón y diba llevantase y ponese seriu; pero pensolo meyor y aforró fuerces pal bar de Aurelia.

-“Oye, Matías ¿Y to les persones puen ver el cuélebre cuando quieran?” dixo Xuaquinín, cambiando de terciu. Entovía taba’l guaje dando-y vueltes al asuntu’l cuélebre.

A Matías llevó-y unos segundos pensar la salida pa tal ocurrencia.

-“No. ¡Cómo van poder velu to los humanos! ¡Tas llocu!”

-“Entós,¿Quién lu pue ver,ho?”

-“Pues…pues…¡na más que los que sufran de imsomnio!” dixo Matías, queriéndose quitar el tema ya de en medio.

-“¿Qué ye el “pisonio”, Matías?” preguntó-y el guaje.

-“¡Im-som-nio! Imsomnio ye cuando nun pués dormir pela nuechi per más que quieras. Eso ye’l imsomnio.”

-“Ah, ya” y al segundu cayó na cuenta Xuaquinín. “¡Coño! ¡Pues eso pásame a mí a menudu,eh!”.

-“Vaya, home. Tamién ye coincidencia,” pensó pa los sos adientros Matías, pero nun dixo na.

-“Pues sí. Ye verdá, Matías. Na mio casa hay munchu ensoño desi.”

-“¿Y pue sabese a qué se debe?”- intrugó-y Matías sin ganes de saber la respuesta.

-“¡Joder, a qué va ser! ¡Al mio hermanín! ¡Que nun para de berrar nin de nuechi nin de día!”

-“Acabáramos,”dixo Matías, faciéndose el sorprendíu.

-“Voy fixame aquesta nuechi, a ver si me cuesta atopar el sueñu, como casi siempre. Y mañana, a lo meyor veo el culebrín esí, que tú dices.”

-“Cuélebre:Ye cuélebre,”dixo pa sí Matías, sin molestase en correxir al rapazón de Dios. Además ya taba pensando más na pinta vinu blancu que diba pedí-y a Aurelia qu’en aquella conversación con un mocosu.

“¡Ay, que ricu taba’l vinu blancu de Aurelia! ¡Gloria pura!” pensaba Matías.

Y asina acabó’l segundu alcuentru nel ríu entre Xuaquinín el de Ramona y Matías el de la Quintana; porque esti últimu ya nun podía aguantar más ensin moyar la lluenga con aquel vinu peleón, que yera la perdición de aquel home, y por suma, de la so muyer, ensin olvidanos tamién de les dos oveyes, que padecíen en silenciu la desatención del so amu.

Cuando llegó la hora de dise pa la cama, y como nun podía ser d’otra manera, ya se oyía per tola casa el berrar del hermanín. ¡Y qué chillíos! ¡Y qué pulmones tenía aquel jodido! Non, ya te digo yo que aquel neñu diba pa tenor, si siguía per aquel camín. El chaval apuntaba maneres, ya te digo.

N’aquella casa nun podía dormir ni la puerte, hasta que aquel benditu nun caía rendíu de puru nervíu y dexaba de berrar per unes hores. Pero a vegaes, Manolo, Ramona y Xuaquinín teníen aquel llantu taladrándoyos la cabeza hasta después de haber callao. Y daben vueltes na cama ensin poder cerrar el güeyu. Y vuelta p’acá. Y vuelta p’allá. Y ya casi amanez. Y ya empiecen los gallos del Estanque a tocar los cueyones, bien tocaos.

Y ya va siendo hora dir catar les vaques. ¿Y quién se levanta después de una nuechi en danza? ¡Eso gustaríame sabelo a mí!

Como empecipiaren los gallos a cantar, nun tardaben en despertar al piquiñín de la casa. Y eso ya marcaba’l fin del descansu pa toos los de la casa.

Conociendo el percal, Xuaquinín sabía que yera hora llevantase. Quitose´l camisón de nuechi; mangose la camisa, los pantalones; atolos a la so cintura con un fardel y pusose el chalecu.

Mas, sin embargu, pa cuando Xuaquinín baxó del so cuartu hasta la cocina, ya taben toos ellí almorzando.

Xuaquinín foi de frente pa la puerte la cai, garrando les sos madreñes y la chaqueta.

-“¿Onde pienses que vas, disgraciau?” dixo-y la so ma. “¿Qué ye que nun pienses probar bocau pe la mañana? Ya tienes el almuerzu enriba la mesa.”

-“Nun tengo pizca fame, ma,” respondió-y Xuaquinín.

-“Anda, cueye un pocu boroña que sobró del otru día.” Pero Ramona taba falando pa les pareés, porque’l so fíu ya había entamao a correr pal ríu, ensín haber almorzao.

-“¡Que ascu de rapacín, Virxina!” llamentábase Ramona.

Cuando Xuaquinín arribó al ríu, arrebalgose per entre la sebie que había a la vera del ríu y ellí tuvo un tiempu, ensin movese, pa ver si yera capaz de sorprender al “Culiébru” esi que dicía Matías.

El rapaz taba seguru que cumplía to les condiciones pa avistar al cuélebre: Yera la alborada, y había padecíu otra nuechi más de imsomnio, per culpa de aquel hermanín del diablu.

Pero per más que’l guaje se afanaba en mirar per enriba y per embaxu, ellí nun apaicía naide. Por tar, nun taben nin les libélules, que siempre alcontrabes vixilando’l ríu d’un llau pa otru. Yera per-temprano entovía. Taben toes boca abaxo colgaes de les fuelles.

Entós, a Xuaquinín ocurrióse-y que quizá nun podía ver el cuélebre per culpa les sos gafes, que taben tan rayaes.

Llevántoles un momentín per encima los sos güeyos y esforzóse por ver daqué curiosu, mas nun había manera. Sin con gafes veía pocu, ensin elles veía menos.

Volvió colocar les gafes delante de los güeyucos, apertándoles contra la ñariz pa que nun y resbalaren y decidió acercase un puquiñín más. De un saltu arreblagó y púsose n’una isleta que facía’l ríu ellí en medio cuando baxaba con poco agua. Aquella isleta taba llena de maleza, yerbes y cotolles y escondiose n’un estremu d’aquel peazu tierra, escucando a ver qué pasaba.

Taba en cuclilles tan cerca’l agua qu’en una destes resbaló-y la madreña mandrecha y… ¡PLAS!... allá cayó Xuaquinín de culo al agua. ¡Ay, Dios! ¡La que y diba armar la so ma en cuanto lu viere con la ropa toa pingando!

Pero Xuaquinín nun pensaba en eso agora. Taba más preocupau en topar les sos gafes, que habíen caíu al agua tamién.

Tuvo que facer aquesta maniobra casi a palpu, mas al fin apaicieron-y les gafes. Apresurose a poneles, aunque tuvieren toes moyaes y fue entós cuando pudo ver aquello con total claridá.

Aquello debía de ser un milagru. Enxamás había vistu Xuaquinín con tal nitidez. Los cristales les sos gafes taben empapaos y, no ostante, foi capaz de ver tola escena con claridá meridiana.

Nun podía creer los sos güeyos. De repente, había apaicíu delante d’él un ser maravilloso. Nunca tal cosa vió Xuaco. Aquella muyerina yera una xana. Había aparecíu de golpe y porrazu n’aquella isleta en medio’l ríu Espasa.

Yera una fermosa muyer de llarga cabellera morena. Nun yera muy alta, pero tenía unos preciosos güeyos azules y grandes pestañes.

-“Pero…pero…¿Per onde saliste, ho, que nun te vi?” dixo-y Xuaquinín medio embobau.

-“Yo siempre tuve equí. Ye equí onde vivo,” respondió-y la xana con la voz más melosa que oyera nunca un ser humanu.

-“¡Ca! Tas engañándome. Yo vivo al llau del ríu y vengo muy a menudu y nun te vi enxamás.

-“Pos llevo equí to la vida de Dios, ya ves.”

Aquel ser estraordinariu yera la cosa más maravillosa que viera Xuaquinín na so corta vida. Paicía qu’enrededor d’ella estendíérase un halu de luz clara, que emanaba d’ella.

Y nun yera mayor de mediu metru, pero de figura estilizá y totalmente proporcioná en medides. Yera como una muñequina grande. Caíate la baba al ver semexante visión. Per esa mesma razón, Xuaquinín taba con la boca abierta contemplándola. Per un istante la visión nublose y paició que diba desapaicer. Entós al guaje ocurrióse-y coyer les gafes y moyales otra vegada n’el agua’l ríu. Al llenase-y los cristales con pingarates d’agua otra vegada, volvió ver con nitidez a la xana delanti d’él.

-“Milagru pa ti,” entonó Xuaquinín, “que quies falar comigo, porque los otros guajes nun quieren xuntase comigo.¡Como soy tan piquiñín pa la mio edá!”

La xana el ríu echó una tierna carcaxá al oyir les pallabres del rapaz.

-“Bueno, fíu,” comenzó a dicí-y. “Si te fixes bien, yo tamién so piquiñína. Da fechu so demasiau piquiñuca pa la mio edá”

-“¿Cuántos años ties, ho?,” espetó-y el guaje sin ser cosciente de que semexante intruga nun se-y podía facer a una myer, per muy ruina que fuere.

-“Trescientos veintisiete años. ¿Qué te paez?” dixo ella nin corta nin perezosa.

-“¡Trescientos veintisiete!” exclamó Xuaquinín, entre sorprendíu y desconfiau.

“Eso ye imposible.¡Cómo vas ser tú más vieya que mió güelu!”

-“Pues asina como lo oyes. Llevo nesti ríu observando a unes cuantes xeneraciones la to familia. Y mírame. Equí sigo.”

Xuaquinín nun apartaba la vista de la moziquina. Taba empecipiando a tomála en seriu.

-“Y entós, ¿Cómo ye que lleves tantu tiempu equí? ¿Nun canses de tanta xelá nel ríu?”

-“No, nun ye eso. Ye que taba esperando que apaiciera un home, un humanu especial que me pudiese ver.”

-“¿Y yo so el primeru que te ve?,” sonrió Xuaquinín.

-“Eso paez. ¿Qué me dices?”

-“Bueno…” a Xuaquinín dioý un respingu y taba poniéndose daqué colorau.

“Ye que… yo so muy xoven pa tener novia…¡Pero si quiés, pués ser la mio novia ya!”

La xana sonrió-y y dixo-y con voz tranquilizadora:

-“Ya veremos, Xuaquinín. Ya veremos.”

-“¡Ca! ¡Pero si hasta sabes el mio nome!” esclamó un sorprendiu Xuaquinín.

- “Claro, ho. ¿Nun te acaba de dicir que llevo observándovos dende fai xeneraciones?”

Taben con aquesta conversación el guaje y la xana, cuando arribó a la vera’l ríu Ramona, la madre de Xuaquinín, que había baxau pa ver onde se había metíu el trastu’l so fíu. Nun diba dexalu ensin almorzar. Un guaje nun gana a la so ma a cabezona. Eso nun se vio en ninguna familia. Dígotelo yo. Y Ramona nun diba ser la exceción.

Había saliu de casa con un cachu boroña na mano pa da-yla al so fíu, que sabía que había tirau pel camín del ríu, como casi siempre.

Y foi entós, cuando lu vio, pingando dende les madreñes hasta la boina, arreblagau en medio la isleta del ríu Espasa, falando con sí mesmu, como los llocos. Porque ellí nun había nadie más que Xuaquinín.

Entós, pegó-y un berríu:

-“¡Xuaaaacooo! ¡Xuaaaacooo! ¿Qué faes ehí en medio con la ropa too moyá?¿Caíste en ríu, disgraciau?”

La conversación entre la xana y el guaje viose entós interrumpía pe los berríos de Ramona. ¡Ya taba so ma estropiándolo too!

-“¿Qué querrá agora esti demoniu de muyer?” intrugose Xuaquinín a sí mesmu. “¿Nun verá que toy falando con una mociquina perguapa?”

La madre nun veía más qu’al so fíu pingando en mitá del ríu, con la xelá que había caíu, y ensin almorzar. ¡Vamos, pa da-y dos ñalguetaes en culo y ponelu a vivir!

-“¡O sales del ríu agora mesmu, o escórrote a palos hasta’l día del xuiciu final! ¡Sal y ponte camín de casa, que ties que mudate de ropa y comer un bocau boroña aunque sea! ¡Bandido!”

-“Perdona la mió ma,” dixo-y Xuaquinín a la xana. “Creo que será meyor que me vaya o va ser pior.”

-“Esperote mañana a la alborada equí, Xuaquinín. Nun te olvides ¿eh?” dixo-y la xana.

Les últimes pingarates de les gafes de Xuaquinín esgolaron pe los sos papos p’abaxo, y volvió tener la visión borrosa de los cristales rayaos. La xana había desaparecíu.

Arreblagó per encima les piedres grandes del ríu y arribó a la orilla. Nun fizo más que poner pie na orilla y ya taba Ramona garrándolu pe la oreya.

-“¡Anda. Tírame pa casa ya, ¡eh! ¡Que nun te veo delanti!”

-“¡Pero ma…! ¿Nun ves que taba falando con una mocequina?”

-“¿Qué mocequina, nin mocequina? Pero si tabes falando solu, como los fatos.”

-“Non, ma. ¿Cómo vo tar falando solu, ho? ¿Nun viste la muyerina que…”

-“¡Cállame la boca, eh! ¡Y nun digas más fataes! Que pa tochu, ya tá tu pa en casa.

Con uno per casa ya vamos de sobra. Anda, tira pa casa a mudate y hinca-y el diente al cachu boroña que te traxi.”

Xuaquinín baxó la cabeza. Convencíu de que nun tenía na que facer con so ma. Nun lu diba entender.

Tornando pa casa, empecipió a morder aquel trozu boroña, que taba más duru que una piedra y, tornando la vista atrás al ríu, echó una sonrisa pa los sos adientros.

Acababa de comprender porqué la madre ni ningún otru ser humanu podía ver la xana aquella. ¡Eran les sos gafes! Sólo Xuaquinín podía ver la xana a través de les sos gafes. Pero nun pensaba dicir esi secretu a naide del mundu. Xuaquinín ya tenía una collacia con la que falar y xugar. Y los demás nun se diben enterar nunca.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu

PODEMOS Asturias - Podemos Asturies impulsa una declaración institucional para instar al Gobierno a solucionar el conflicto de los trabajadores de Babcock
15/06/2019 08:35:01
“Nos están alertando de la precarización de un servicio esencial. Cuando trabajan no sólo rescatan vidas sino que también ellos se la juegan, es una profesión de alto riesgo”, subrayó la diputada Nuria Rodríguez. “Si esto no se soluciona en un tiempo razonable lo que se va a conseguir es una precarización, que haya menos profesionalización y que el servicio, por tanto, empeore. Los ciudadanos y las ciudadanas, y la gente que está en el mar, no van a recibir el servicio que debieran cuando haya algún tipo de emergencia”, manifestó. La parlamentaria recordó que “aunque ahora mismo no tenemos una actividad normalizada en este Parlamento, la gente sigue sufriendo conflictos” y anunció que “una de las primeras medidas que vamos a tomar cuando podamos empezar a trabajar formalmente, es impulsar una declaración institucional a la que esperamos se sumen todos los partidos políticos que tienen representación en la Cámara. Vamos a solicitar que el Gobierno asturiano inste y exija al Ejecutivo central que solucione el conflicto de la manera más rápida y que los trabajadores y las trabajadoras de todo el sector -pilotos, rescatadores, personal médico y administrativo- reciban la compensación económica que les corresponde. No podemos tolerar que las empresas privadas estén gestionando servicios esenciales a precio de coste mientras los trabajadores ven reducido su salario. Es absolutamente inaceptable”.