Hacia la responsabilidad Medioambiental.

Publicada por Redacción Búscolu el 23/04/2007 00:00:00

La vida en la tierra está interconectada. De esta forma, el medioambiente puede entenderse como un macrosistema formado por varios subsistemas que interaccionan entre sí. Por ejemplo: el daño ocasionado a la atmósfera por la destrucción de los árboles en los trópicos podría tener serios efectos en todo el mundo.

A partir de este enunciado, se definió definitivamente el medioambiente. Se produjo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre dicha materia. Se celebró en Estocolmo en 1972 y su redacción quedó de esta forma: el medioambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos y sociales capaces de causar efectos directos o indirectos, en un plazo corto o largo, sobre los seres vivos y las actividades humanas.

Ahora bien, para el mantenimiento de la vida es necesario que el hombre gestione un gran número de recursos proveniente de la naturaleza. Se pueden dividir en recursos renovables y recursos no renovables. Entre los primeros se halla el suelo, las plantas, los animales, el agua y el aire. Su característica esencial es que una vez utilizados, vuelven a la naturaleza, donde pueden ser reutilizados. Concerniente a los segundos pueden señalarse principalmente los combustibles y los minerales. Su peculiaridad se refiere a su condición de finitos. Por lo tanto, se deduce que existe una cantidad limitada de ellos y, una vez consumidos, no pueden recuperarse.

El enfoque del texto se orienta hacia la responsabilidad en la protección del medioambiente y los recursos naturales cuyo fin indicará en la salud y el bienestar del hombre puesto que el individuo es tanto el agente causante como su víctima principal de la continua degradación del medio. El desarrollo de la sociedad se sustenta en la protección de todos estos recursos pero la actuación del hombre ha puesto en peligro los recursos renovables, y ha ocasionado que comiencen a agotarse los no renovables.

Es decir, la especie humana ha interaccionado con el medio y lo ha modificado desde que irrumpió en el planeta. Sin embargo, en la actualidad se produce una aceleración de esas modificaciones, su carácter masivo y la universalidad de sus consecuencias que forja una preocupación especial  ya que los problemas ambientales ya no aparecen como independientes unos de otros sino que se relacionan entre sí configurando una realidad por la que el riesgo de la crisis se manifiesta en su carácter global.

Por consiguiente, la raíz de este conflicto climático está en los valores que sustentan las decisiones humanas por lo cual debemos recurrir a la educación ambiental para cambiar nuestra perspectiva del orbe y, al mismo tiempo, precisar el enfoque del desarrollo sostenible. Primeramente, en este proceso educativo le  incumbe a la escuela y a la familia ejercer un papel fundamental como consecuencia de que el hombre forma parte del sistema ecológico y las primeras ideas sobre la conservación se adquieran desde pequeño. Por lo tanto,  definimos la Educación Ambiental como aquella que nos enseña cómo continuar el desarrollo, al mismo tiempo que protegemos, preservamos y conservamos los sistemas de soporte vital del planeta.

En este sentido, el mundo se compone de ecosistemas y un ecosistema es un conjunto los factores bióticos (seres vivos y aquellos que alguna vez lo fueron como son las plantas, animales, insectos, bacterias, hongos y todo ser vivo que forme parte del ecosistema) y factores abióticos (todos los elementos no vivos dentro de un ecosistema encontramos el aire, el agua, las rocas, la tierra, la nieve, la lluvia, el sol y  la temperatura) que existen en un lugar determinado y las relaciones que se establecen entre ellos. La decisión de gestionar o alterar un ecosistema involucra una serie de consecuencias negativas como son disminuir la biodiversidad, interrumpir los ciclos naturales de reproducción de los peces u ocasionar daños en los hábitats… De tal manera que la gente modifica o gestiona los ecosistemas para optimizar la producción de uno o más bienes por lo que es necesario determinar el umbral entre la sostenibilidad y el colapso para saber cuanta cantidad de perturbaciones se pueden soportar.

En segundo lugar,  en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Medioambiente y Desarrollo del 1992 se definió el desarrollo sostenible como el nivel de bienestar que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para llevar a cabo las suyas. Pues bien, se basa en una relación armónica entre la economía, la política, la ecología y la sociedad. En relación a los aspectos económicos de la sostenibilidad comprenden, entre otros, el rendimiento financiero, la remuneración de los trabajadores y las contribuciones a la comunidad. Respecto a los políticos y sociales vislumbran las políticas de beneficio público, las normas de equidad laboral y el trato justo a los trabajadores. Referente a los ambientales o ecológicos se incluyen los efectos en el aire, agua, tierra, recursos naturales y salud de los humanos. Finalmente, los aspectos políticos y sociales de la sostenibilidad advierten las políticas de beneficio público, las normas de equidad laboral y el trato justo a los trabajadores.

Asimismo, las grandes inquietudes ambientales de principios del siglo XXI será la explosión demográfica, el Calentamiento Global, la eliminación de los residuos, "lluvia ácida", el agujero de la capa de ozono o la deforestación. En cuanto al crecimiento poblacional se prevé que en el año 2025 la tierra estará poblada por más de 8.039 millones de habitantes por lo que debemos revisar el modelo productivista y consumista en que vivimos lo que conlleva a una actitud depredadora la cual  influye sobre los recursos del mundo occidental pero también sobre los países en vías de desarrollo, convertidos en espacios de abastecimiento de materias primas, en fuente de mano de obra y en vertedero de residuos tóxicos lo que, a la vez, la pobreza de los países en vías de desarrollo contribuye a un crecimiento demográfico explosivo y a una gran presión sobre sus recursos. Lo que implica caminar hacia un nuevo modelo el cual se basa en no sobrepasar las posibilidades de renovación de los recursos y debe ser solidario con las generaciones presentes y con las futuras. Así pues, en la conferencia de El Cairo se consiguió un acuerdo internacional entre 180 países para universalizar estas políticas adecuadas de regulación demográfica a la educación antes del año 2015, a fin de estabilizar la población mundial en 8.000 millones de personas en el 2025. Para ello,  se debe aplicar  políticas de salud e información reproductiva y del acceso de la mujer a la educación.

Respecto al fenómeno climático se entiende que el aumento de estos gases de efecto invernadero ha producido un aumento en la temperatura de la superficie terrestre y se pronostica que hacia mediados del próximo siglo habrá un incremento de 3 ó 4 grados en la temperatura media mundial. Actualmente, el calentamiento atmosférico se origina a través de la combustión de carbón, fuelóleo y otros tipos de combustible fósil en centrales térmicas de generación energética, así como en hornos y calefacciones, la combustión de gasolina y gasóleo con destino a los transportes, la evaporación de determinados disolventes que contienen cloro, el insuficiente grado de ahorro energético en los procesos productivos, transportes, viviendas y oficinas, el mal mantenimiento de maquinaria, vehículos, etc., lo que puede representar una elevación de la demanda energética y, consecuentemente, una creciente necesidad de quema de combustibles de origen fósil.

El tercer punto se ciñe a la eliminación de los residuos en las ciudades provocada por una elevada densidad demográfica y la hiperactividad económica. Se resuelve con la construcción de vertederos o la incineración de los residuos pero el procedimiento más apropiado al problema de la acumulación de los residuos se encauza por la vía de la concienciación ciudadana y consiste en llevar a cabo estas tres máximas: reducir, reutilizar y reciclar.

En relación a la  "lluvia ácida" decir que es mucho más ácida que el agua de lluvia normal,  se produce cuando las emisiones industriales se combinan con la humedad atmosférica, sus principales efectos son dañar el suelo, afectar directamente a los árboles, la muerte de crustáceos, insectos acuáticos, moluscos y la desaparición del fitoplancton, en los animales se ha observado pérdida de pelo y desgaste prematuro de mandíbulas, entre otras afecciones, en el ser humano determina un incremento muy importante de las afecciones respiratorias ( asma, bronquitis, etcétera ) y un aumento de los casos de cáncer.

A cerca de la destrucción de la capa de ozono conocer que es la única sustancia en la atmósfera que puede absorber la dañina radiación ultravioleta (UV-B) proveniente del sol. También saber que desde 1974, los científicos nos han advertido esta catástrofe originada esencialmente por la liberación en la atmósfera de sustancias químicas hechas por el hombre, de las cuales las más conocidas son los clorofluorocarbonos (CFCs). Y el agujero de la capa de ozono no para de aumentar año tras año pero no es constante, es decir,  se hace mayor a fines del invierno y comienzos de primavera, cuando el aire polar está más frío y cuando sube la temperatura del aire el proceso de deterioro de la capa de ozono disminuye, reduciendo el tamaño del agujero. Se habla de agujero Antártico aunque también se encuentra en Canadá, Siberia y el norte de Europa. Los efectos de la destrucción del ozono de la troposfera son cáncer de piel, deterioro del sistema inmunológico humano, pérdida del fitoplancton (es la base de la cadena alimentaría marina) o efectos adversos en las plantas.

.La sexta preocupación es la deforestación. Se entiende que es  la destrucción a gran escala del bosque por la acción humana distinto a la degradación forestal que consiste en una reducción de la calidad del bosque pero ambos procesos están vinculados y producen diversos problemas, entre los que destacan: la aceleran la erosión del suelo y la desestabilización de las capas freáticas, reducen la biodiversidad o los bosques que son la principal fuente de oxígeno del planeta  y también contribuyen a aumentar la fertilidad del suelo

Finalmente, señalar que estos problemas medioambientales los aborda el ecologista leonés Ramiro Pinto Cañón en su novela El Rey Cigüeña, marzo 2007 donde el autor narra situaciones tensas donde afloran emociones en sustitución de la razón.

 

Jesús Ángel Pardo Álvarez

http://jesusangelpardoalvarez.artelista.com/

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu