Emigración Colunguesa (II):Don Luis Busta Pis (1894-1986)de Lastres a Chile

Emigración Colunguesa (II):Don Luis Busta Pis (1894-1986)de Lastres a Chile

Publicada por Redacción Búscolu el 13/04/2020 18:20:03

En esta sección vamos a publicar o recuperar una serie de artículos referentes a la emigración de las gentes del concejo de Colunga a otros países del mundo, desde hace varios siglos hasta un pasado cercano. Si conocéis alguna historia más de las que iremos publicando o podéis aportar algo más a lo publicado o fotos, no dudéis en enviárnoslo a buscolu@gmail.com

De Lastres a Santiago de Chile

Luís Busta Pis nació en Lastres, Asturias, el 10 de Enero de 1894. Hijo de don Manuel Busta Arrechandieta, natural de Lastres y de doña Primitiva Pis Roza, natural de Colunga. Era el cuarto hijo de siete, de este matrimonio. (Avelino; Luciana; Paula; Luis; Emilio; José; y Maruja). Manuel Busta Arrechandieta era pescador y fabricaba toneles para la sidra y Primitiva Pis (La Tiva) tenía el Restaurante Miramar, en la bajada del puerto (hoy Hotel Miramar), donde trabajaba toda la familia. Estudió en la pequeña escuela de Lastres, al costado de la Torre del Reloj y luego en Colunga. En 1910, a los 16 años, habiendo sacado los primeros lugares en la Escuela de Colunga, es elegido para emigrar a Santiago de Chile, para trabajar en un comercio de telas en la calle San Diego, de propiedad de un paisano asturiano. No tenía familiares en Chile y viajó solo allí. Llevaba lo puesto y un pequeño baúl que le pasaron para llevar sus pertenencias. Como le quedaba demasiado espacio, lo llenó con avellanas que recolectó una semana antes, nos contaba él, y con dos pequeñas piedras del escanu que siempre mantuvo y atesoró en un lugar de privilegio en su hogar.

En 1920, deja su trabajo y se independiza, instalando un negocio de telas en la misma calle San Diego. El 2 de febrero de 1930, a los 36 años contrae nupcias con Amelia García Mata, nacida en Buenos Aires en 1911. Primera hija de don Ramón García Arenas, natural de Guadix, Granada y de doña Gloria Mata Cardona, natural de Valencia, ambos habían emigrado a Buenos Aires en 1911 y posteriormente a Valparaíso, en Chile, radicándose posteriormente en Santiago de Chile, donde su padre Don Ramón, tenía también un comercio de telas. Luis y Amelia tuvieron 12 hijos, de los cuales dos fallecieron a los pocos días de nacer, Luis y Francisco Javier, llegando a la edad adulta sus otros diez hijos, Luís, Amelia, Enrique, Lucia, Avelino, Manuel, Carlos, María Isabel, José Ramón, y Francisco Javier). En la actualidad (2005) viven siete hijos en Chile y uno (Avelino) en California, USA. Enrique y Manuel fallecieron hace pocos años, dejando Manuel a su esposa Nerina y tres hijas; Claudia, Verónica y María José Busta Villa, que residen en la ciudad de Concepción en Chile. Enrique se mantuvo soltero y falleció sin dejar descendencia.

Posteriormente dos hermanos de Luís; primero Emilio y luego José, emigraron también a Chile en la década del 20, integrándose por algunos años al negocio de Luís para luego seguir otros rumbos en Chile. El hermano mayor de Luis, Avelino, había emigrado a Cuba antes de 1910, trabajando allí y en USA y retornando a Lastres en la década de 1930, falleciendo en 1949 sin dejar descendencia, pero si un cariñoso recuerdo de los marineros de Lastres. Sus hermanos Emilio y José se casaron en Chile. Emilio no tuvo hijos y José tuvo uno, Mario Busta González, que actualmente vive con su familia en Santiago de Chile. Ambos, Emilio y José, fallecieron en Chile entre los años 65 y 72.

Luís Busta Pis, con mucho trabajo, perseverancia y rectitud prosperó, amplió su negocio y crió a sus diez hijos, con la invaluable ayuda y compañía de su amada esposa Amelia. Ligado a la Colectividad Asturiana de Chile, a la Santina y con gran cariño y nostalgia por su Lastres querido, transmitió su amor por España y su Patria Chica a su descendencia. Cinco de sus hijos trabajaron en el negocio del padre y luego siguieron sus propios rumbos. Tuvo 23 nietos y hasta ahora 15 bisnietos. En 1972, a los 78 años retorna en un viaje de 2 meses a España, con su esposa Amelia, visitando su querido pueblo de Lastres, reuniéndose con sus hermanas Luciana y Eufemia, ambas solteras y Maruja, viuda, y conoce la descendencia de sus hermanas casadas, Paula (Ana María, Luís, José Manuel, Ramón, Gloria y Ubaldo Rodríguez Busta) y Maruja (María Moraima y María Antonia Fernández Busta. Su otro hijo Emilio, había emigrado a Chile en la década del 50.). Sus padres, Manuel y Primitiva y hermanos Avelino, y Paula ya habían fallecido. Se trajo de ese viaje, como preciado tesoro, otras dos piedras de su escanu, que reunió con las que trajera 62 años antes, cuando emigró de Asturias.

El 1º de Abril de 1976, a los 64 años de edad, fallece Amelia, su querida esposa y compañera, con quien había estado casado 46 años.

                Luis Busta Pis en sus últimos años en Chile

Un año antes. en 1975, por su edad, 81 años, y habiendo sus hijos emprendido otros rumbos, cierra el negocio, viviendo de las rentas en la tranquilidad de su hogar, hasta su fallecimiento el 12 de Noviembre de 1986, a los 92 años de edad, acompañado y al cuidado de su hijo Enrique y rodeado del cariño de sus otros hijos y de sus nietos, agradecido de su Patria de adopción, Chile, y con la añoranza de su pueblín de Lastres; del mirador de San Roque; del escanu; de la torre del reloj; del puertu; de las fábricas de conservas; de la plaza en que vendía el pan que hacía la Tiva en casa; de la pila en que iba a buscar el agua; de Petolo con su larga barba y su huerta de melones; de las barcas que lo mareaban cuando pequeño; de los calamares, anchoas y sardines que pescaban y que la Tiva preparaba para los clientes del Miramar; de la Capilla de la Virgen del Buen Suceso; del Colegio de Colunga y de la Iglesia de Santa María de Sábada, donde fue bautizado; de las ruinas del fuerte y sus cañones; de los machuclinos que venían en gira al pueblo a dar funciones de títeres; y de las cerezas que recolectaba de huertos ajenos, con manines que siempre recordaba y que nunca volviera a ver.

En Chile y USA viven hoy los hijos, nietos y bisnietos de Luís Busta Pis y de Amelia García Mata. Algunos de ellos han tenido la oportunidad de recorrer el pueblín de Lastres y reconocer como lugares vividos los rincones que Luís con tanto detalle, amor y nostalgia les describiera.


Este trabajo de investigación lo realizamos en 2005, por lo cual alguna de las personas que se nombran a continuación ya no están vivas y las nombramos a modo de referencia familiar. En Lastres, viven o vivían , junto a la Torre del Reloj, donde Luís había aprendido las primeras letras, sus sobrinas, hijas de su hermana Paula; Ana y Gloria Rodríguez Busta, el esposo de Gloria, Amando Conlledo Llera  y la hija de ambos, Begoña Conlledo Rodríguez. También residen o resiidían en Lastres su sobrino Ubaldo Rodríguez Busta con sus hijos y nietos; y Julia González Roza, viuda de su sobrino Ramón Rodríguez Busta, con sus hijas Ana María y Julia. En Chile, Nueva de Llanes y Orense, residen respectivamente con sus familias, sus sobrinos Emilio, Morita y María Antonia Fernández Busta, hijos de Maruja Busta Pis. En Oviedo, su sobrino José Manuel Rodríguez Busta con su familia. En Gijón, Herminia Victorero Granda, viuda de su sobrino Luís Rodríguez Busta, con sus hijos y nietos; todos ellos gentes de bien, de mucho esfuerzo y trabajo en la mar y el comercio.

Dichoso aquel que no ha visto más cielo que el de su propia tierra y duerme anciano a la sombra en que pequeñuelo jugaba.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu

Preocupación sobre los chiringuitos ilegales en el sell
11/07/2020 20:35:04
Los Alcaldes de Cangas de Onís y de Parres hemos mandado esta tarde una nota de prensa conjunta mostrando una vez más nuestra preocupación por la proliferación de chiringuitos ilegales en el Sella, mucho más en este contexto de crisis sanitaria. Os dejo el contenido íntegro de la misma: ¿Esta mañana de domingo, los Alcaldes de Cangas de Onís y Parres se reunían para analizar y valorar la situación generada por la instalación de chiringuitos ilegales en el entorno del Río Sella. Los dos regidores mostraron su preocupación por la práctica de esta actividad ilegal, más grave aún en los actuales momentos de crisis sanitaria. Por ello, acordaron sumar recursos e intensificar su colaboración, para luchar juntos y de forma más eficaz contra esta práctica que lastra la imagen turística que ambos concejos quieren promocionar y que en la actual coyuntura supone además un riesgo para la salud pública. A lo largo de esta jornada, fuerzas del Seprona inspeccionaron la Ribera del Sella, al tiempo que efectivos de la Policía Local de Cangas de Onís, procedían a desmantelar alguna de estas instalaciones. José Manuel G. Castro y Emilio G. Longo reforzarán todos los instrumentos de colaboración a su alcance para erradicar una actividad clandestina e irregular a la vez que solicitan la colaboración de todas las administraciones competentes, para trabajar de forma resolutiva, en este objetivo. Esta misma semana tendrán lugar los primeros contactos con otras administraciones para abordar de forma trasversal esta problemática que preocupa seriamente a ambos alcaldes.¿