FORO Asturias - Cristina Coto: “Con las listas de espera desbocadas y el consiguiente deterioro de la calidad sanitaria de los asturianos, quien sobra es el gobierno de Asturias con su máximo responsable a la cabeza, Javier Fernández”

Publicada por Pressy el 22/07/2016 14:05:04

Cristina Coto: “Con las listas de espera desbocadas y el consiguiente deterioro de la calidad sanitaria de los asturianos, quien sobra es el gobierno de Asturias con su máximo responsable a la cabeza, Javier Fernández”

“Su discurso, consejero, ha sido triunfalista, por tanto irreal y con grandes dosis de resentimiento, y con cero autocrítica, lo que garantiza la continuidad de los errores”

“La falta de diálogo con los profesionales, la gestión politizada, una mala administración de los recursos y, especialmente, un gran déficit de plantilla, son las causas de las listas de espera”

“Acometan una auditoría, pero externa, independiente y transparente, no impulsen una caza de brujas entre los profesionales de la Sanidad”

“Es un escándalo que se venda un decreto de garantías de tiempos de espera en base a derivar a los hospitales de las alas, que están padeciendo importantes recortes de medios humanos y materiales”

“Tras años sin OPE se han generado interinidades eternas, lo que unido a los menores salarios de nuestros profesionales ha hecho de Asturias una región poco atractiva para los profesionales”

La presidenta de FORO, Cristina Coto, abrió hoy el Pleno extraordinario de la Junta General del Principado, solicitado por su formación política para analizar la situación en la que se encuentra la Sanidad asturiana. En su intervención señaló que “con las listas de espera desbocadas y el consiguiente deterioro de la calidad sanitaria de los asturianos, quien sobra es el gobierno de Asturias con su máximo responsable a la cabeza, Javier Fernández. Su discurso, consejero, -dijo, dirigiéndose a Francisco del Busto- ha sido triunfalista, por tanto irreal y con grandes dosis de resentimiento, y con cero autocrítica, lo que garantiza la continuidad de los errores”.

Cristina Coto apuntó que “la falta de diálogo con los profesionales, la gestión politizada, una mala administración de los recursos y, especialmente, un gran déficit de plantilla, son las causas de las listas de espera” y pidió que “acometan una auditoría, pero externa, independiente y transparente, no impulsen una caza de brujas entre los profesionales de la Sanidad”.

“Es un escándalo que se venda un decreto de garantías de tiempos de espera en base a derivar a los hospitales de las alas, que están padeciendo importantes recortes de medios humanos y materiales”, señaló la presidenta de FORO, quien también incidió en que “tras años sin OPE se han generado interinidades eternas, lo que unido a los menores salarios de nuestros profesionales ha hecho de Asturias una región poco atractiva para los profesionales”.

Intervención de la presidenta de FORO en el Pleno de la Junta :

Gracias Presidente, Señorías,

Señor consejero, su discurso ha sido triunfalista, por tanto irreal y con grandes dosis de resentimiento, y con cero autocrítica, lo que garantiza la continuidad de los errores. Eso es lo que genera la alarma social. Y por cierto, ¿usted a que ha venido aquí, a comparecer o a faltar -sobre todo a la verdad- a menospreciar y a confrontar? Porque por supuesto no faltó la mediocre excusa de responsabilizar al gobierno de FORO, que tenía que solucionar en diez meses los problemas generados por más de 30 años de socialismo. No obstante ya le digo que no me preocupan sus mentiras, la gestión de FORO ha sido aprobada con nota por los profesionales: les dejamos unas listas de espera en perfecto estado de revista, impulsamos la OPE de 2008 y en nuestro proyecto de Presupuestos se contemplaba un incremento para la sanidad de un 6’71%.

Y le hago un matiz: fue una comparecencia, la señora Pilar Fernández, su jefa de servicio de seguimiento asistencial y presupuestario, la que dijo que las listas de espera de diciembre de 2015 eran alarmantes; las de 2015, es decir,  las suyas, las que dejó el PSOE. Y también afirmó desconocer por qué dejaron de publicarse las listas un año entero, durante 2014, las dejaron de publicar ustedes, en la mayor operación de maquillaje perpetrada por el PSOE.

Mire, si hoy consultamos la web del SESPA nos encontramos con que:

-       Para primera consulta hay una lista de espera de 63.597 pacientes, con una demora media de 58’02 días.

-       Para una prueba diagnóstica esperan 31.312 personas, con 12.816 resonancias pendientes.

-       Y una lista de espera quirúrgica que alcanza a los 17.634 ciudadanos, con una demora media de 65 días, y 181 pacientes que llevan esperando más de 6 meses.

Pero dicho esto la cuestión que se nos plantea es: ¿esto es real, o está maquillado?

Porque lo cierto es que transcurría la Comisión de listas de espera con más pena que gloria hasta que un profesional, valiente, habló de técnicas de maquillaje y de engaño, de solicitudes de pruebas médicas que se guardan en carpetas, de falta de medios, por ejemplo, para realizar colonoscopias o del coste de las derivaciones.

Y otros profesionales, también valientes, comenzaron a apuntar otras causas de las desbocadas listas de espera de la sanidad asturiana; y subrayo desbocadas sin saber hasta qué punto, porque no conocemos el alcance del maquillaje, de esas hasta cuatro fórmulas para maquillarlas que se pusieron de manifiesto en la comisión parlamentaria y de las que la consejería de Sanidad no conoce nada: la no publicación de la lista no estructural, las reprogramaciones, el no cómputo de los pacientes que pasan a hemodinámica o el relleno de ‘hueco’ con pacientes nuevos.

Y si estas son las técnicas de maquillaje, vayamos a la causas de las listas: se ha apuntado que no se respeta la distribución de áreas o el exceso de derivaciones; otros profesionales citaron la necesidad de mejorar la coordinación con la atención primaria, y la huelga médica o el nuevo HUCA como causas específicas de Asturias, confirmando algo que venimos denunciado reiteradamente desde FORO y a lo que deseo referirme brevemente:

            • Primero: huelga médica, que fue consecuencia de la incapacidad para el dialogo de aquel incontrolado consejero que padecimos la pasada legislatura, y cuya responsabilidad última no es suya, sino del presidente del Gobierno, hoy ausente como siempre, puesto que para él estos temas son menores, como casi todos por otra parte salvo los vinculados a la labor propagandista del gobierno que dirige, el más minoritario de nuestra historia y el más necesitado por tanto de un esfuerzo de dialogo con el resto de las formaciones políticas, que no se da, no se da porque prevalece la soberbia, salvo con su socio, IU.

Aquel consejero, el Sr. Blanco, llamó hasta 4 veces sinvergüenza a un parlamentario de FORO, el Sr. Longo, por recordarle que en Asturias se estaban denegando determinados tratamientos contra el cáncer, asunto que fue ganado en los Tribunales por el Sr. Longo.

Pero no hago esta referencia por la injuria; al fin y al cabo el consejero se insultaba a sí mismo cada vez que hablaba, sino porque aquella izquierda, tan ilustrada en el insulto, y hablo del PSOE pero también de IU, que apoyaba aquella ley del silencio, no quería que en esta Cámara se hablara de determinadas cuestiones, alegando que se fomentaba la ‘alarma social’; era mejor, a su juicio, mantener a los asturianos bajo el cloroformo del ‘todo va bien’ y el ‘tenemos la mejor sanidad del mundo mundial’, falta de autocrítica que garantiza indiscutiblemente el mantenimiento de los errores. Y desde FORO les dijimos que NO, que no hay tema alguno que no pueda venir a este Parlamento para salvar las espaldas a un gobierno incompetente, y hoy reiteramos ese NO: aquí pueden y deben venir todos los problemas, y los vinculados al estado del bienestar los primeros.

¿Por qué  hacemos desde FORO esta introducción? Porque están ustedes repitiendo los mismos errores: desde la falta de diálogo con los profesionales, que son los únicos que tienen en sus manos la solución a este problema, hasta el veto al tratamiento de los asuntos, si bien en esta ocasión se han superado ustedes a sí mismos anunciando una caza de brujas en forma de investigación interna, un acto de represión en toda regla: No quieren transparencia para los ciudadanos pero sí para perseguir. Por eso desde FORO les decimos que adelante, pero que hagan una auditoría externa –externa- que no pongan a los profesionales de la Sanidad a vigilarse unos a otros unos a otros, que acometan una auditoría externa, independiente y transparente, para aclarar de una vez por todas cómo se elaboran las listas de espera. Porque, miren, la mayor operación de maquillaje ya la hicieron en 2014, cuando dejaron de publicar las listas de espera un año entero, y ahora, cínicamente, los promotores del maquillaje se muestran ojipláticos, casi como si se hubiera descubierto un Mediterráneo aquí en el Cantábrico.

Y me refiero, señorías, a la gestión política, que la habrá buena también, no lo dudo, pero la gestión ‘politizada’ es una amenaza para el sistema sanitario: gestores designados por su afinidad política o personal, favorecedores del gerencialismo y de la ausencia de participación, no solo ciudadana sino también profesional, trasladando la libre designación a los cargos intermedios. El resultado es obvio: desconfianza entre los profesionales y desmotivación.

Que, por cierto, pudor da o debiera darlo, que el concurso de gerente del HUCA haya quedado desierto. Eso sí, objetivo conseguido, ahora ya se va a recurrir a la libre designación tras una nota de prensa en la que Sanidad no explica los motivos de la decisión.

            • Segundo: sobre el HUCA, aquí se ha dicho ‘que su llegada fue un cataclismo, que fue precipitado, que fue un shock tremendo, que en una semana se pasó al nuevo hospital y todo cambió’, son algunas de las cosas que se han dicho. Yo comprendo, Señorías, que tras 5 inauguraciones de Areces era urgente para el PSOE hacer el traslado, pero estas palabras, compartidas por los profesionales, confirman algo a lo que me acabo de referir: no se puede politizar tanto la Sanidad, algo tan esencial no puede funcionar a golpe de gestos que obedecen a razones partidistas y no de interés general. Y el maquillaje de las listas obedece a esas mismas razones.

Este Pleno trae su causa en el baño de realidad que supuso que los propios profesionales confirmaran el maquillaje de las listas de espera; la segunda cuestión es que si se maquillan debe ser porque las reales son aun peores; y la gran cuestión es por qué Asturias tiene estas listas de espera. Porque lo de menos es que hoy se alegue como excusa mediocre que es un problema de todas las CC.AA., eso no tranquiliza a los ciudadanos pero a la vez deja en muy mal lugar a una izquierda que presume, por ejemplo, de uno de los mayores gastos sanitarios per cápita, porque no siendo esto malo, en absoluto, igual junto a otros tienen un problema de mala gestión.

Y en este sentido traigo a colación uno de los ejemplos que se puso en la Comisión: en Cabueñes falta una camilla radiotransparente que cuesta 6.000 euros y por tal motivo se derivan a Jove cada año 30 pacientes, a 2.000 euros cada uno; si esto es así y hay más casos de este tipo, que los hay, están ustedes tirando el dinero, por lo que existe el citado problema de mala gestión, de mala administración en términos de eficiencia. Y esto, en una región que crece por debajo de la media, que crea empleo por debajo de la media pero que cobra impuestos por encima de la media es muy grave, y contribuye a la insostenibilidad de nuestro sistema sanitario.

A partir de ahí desde FORO queremos hacer hincapié en algunos de los grandes problemas de la sanidad que, finalmente, repercuten en las listas de espera y por ende en la calidad de la misma.

Ya me he referido a la necesidad de dialogar con los profesionales, con todos; a la necesidad de una menor politización y a la imperiosa necesidad de una mejor administración de los recursos públicos. Es cierto que la gestión de Javier Fernández se caracteriza por el más absoluto continuismo, que ha devenido en inmovilismo; en definitiva, por un modelo de gestión puramente dogmático, donde no hay opción al cambio porque ustedes se creen en posesión de la verdad; una verdad que ya no lo es porque los años, con las experiencias y conocimientos que aportan ofrecen nuevas verdades, me refiero a nuevas maneras de gestionar.

Dicho esto la sanidad asturiana sufre un problema nuclear de personal: en el HUCA y en los hospitales comarcales: en el HUCA la suspensión de operaciones por falta de personal –anestesistas y otros profesionales- lo hemos dicho, y lo reitero, es una gravísima línea roja, al igual que es un ejemplo de imprevisión intolerable el cierre de quirófanos en verano, o de camas cuando hay miles de pacientes en espera, porque si las bajas se cubrieran y las vacaciones fueran sustituidas no habría que cerrar nada.

La consecuencia tras el verano será el repunte de las listas de espera, cuando se les está avisando permanentemente desde diferentes sindicatos, sin respuesta alguna por su parte. Pero claro, el HUCA está sin gerente, y la Junta de Personal no puede abordar reuniones con él para trasladarle cuestiones.

Falta personal en los hospitales asturianos, y mientras niegan esa realidad, nos venden un decreto de garantías sanitarias sobre la base de la derivación a los hospitales de las alas, ¿a dónde señorías?

-       ¿A Arriondas, donde no han buscado una solución para los laborales y con los interinos están aplicando un ERE encubierto? Por cierto, perdiendo muchas sentencias, con grave daño al erario público, que para ustedes será pólvora ajena pero para los asturianos es muy propia. Con traslados sin cubrir, falta de anestesistas, de 3 pediatras solo tienen 1, sin matronas, con un fuerte colapso en verano sin que se le refuerce servicio alguno. Ese hospital busca su reconocimiento como público en la práctica  no en la teoría, algo que, de momento, no tiene, sino más bien un proceso de desmantelamiento paulatino.

-       ¿O a Cangas? Que tras meter un cajón aquel Plan Director justamente por la reacción ciudadana, hoy padece carencia de anestesistas, que siguen esperando la tan prometida torre de laparoscopia que será compartida por cinco servicios, o el TAC, y tampoco se sustituyen las vacaciones y las bajas. Por cierto, ya sabemos que el Centro de Salud de Cangas no está entre sus prioridades.

De los centros de salud también habría mucho que decir.

-       ¿O a Jarrio? Con su plantilla esquilmada por su supuestamente modélico concurso de traslados y en plena época estival pudiendo existir riesgo para la calidad asistencial en las ya de por si desatendidas alas.

-       ¿O quizás a Cabueñes?  Con un déficit estructural de plantilla que provoca  una alta presión asistencial que se une al deterioro de los medios materiales; o las plantas y habitaciones sobresaturadas por la falta de espacio, a lo que se añaden las 60 camas cerradas en este periodo estival.

No vendan más maquillaje, ningún decreto por sí mismo y por potente que suene la palabra garantiza ningún plazo. Esto es mucho más complicado, y hasta ahora lo que han hecho es derivar a la privada.

No dispongo de tiempo para enumerar los déficit de cada hospital pero sí para decirles que su política de personal es nefasta: y lo es desde el momento en que la sanidad asturiana lleva sin oposiciones para todas la categorías 15 años, hasta ahora, previo anuncio en plena jornada de reflexión y aprovechando el verano, que es cuando la gente está de vacaciones, distendida y menos atenta. Una OPE con mucha letra pequeña:

Como que pese a llevar negociando con los sindicatos esta OPE al menos desde junio, no han movido ni un ápice de la oferta inicial, dejando fuera los fisioterapeutas, fundamentales en una región con nuestra tasa de envejecimiento, estomatólogos o las categorías de técnicos. Por supuesto la excusa es la presupuestaria, pero les recuerdo que hace años que no hay oposición y es este en el que están sin presupuestos por su incapacidad para el diálogo.

Por eso y entre otros me atrevo a decir que la causa de las listas de espera en Asturias se llama plantilla, plantilla, plantilla, un problema que han generado ustedes no convocando una OPE para todas las categorías desde 2001, cuando la obligación es hacerlo cada 2 años; así han generado interinidades eternas, una vergonzosa tasa del 60%, con profesionales de más de 60 años que siguen siendo interinos, y tampoco vale la excusa de la tasa de reposición nacional porque esa es ahora y ustedes lleva 3 lustros sin convocar oposiciones. Interinidad que es precariedad, como lo es el menor salario, por eso nuestra región no resulta atractiva para los profesionales.

Finalizo. Es necesaria, también, una OPE extraordinaria de consolidación de empleo, sólo con ella el contador se pondría a cero para que, a partir de ese momento, se inicien las OPES periódicas y los concursos traslados. Lo demás perseverará en la precariedad, el descontento y el desánimo de miles de interinos que cargan a sus espaldas con salarios en claro desagravio comparativo con sus homólogos en otras Comunidades y que, sin conocer su futuro a largo plazo, en una situación inédita en cualquier otra región y con unos medios insuficientes y deteriorados mantienen la sanidad asturiana y tratan de sostener la calidad asistencial.

Usted, Consejero, ha dedicado dos minutos escasos a lo que era el elemento nuclear de este Pleno, las listas de espera, pero se fue por los ‘Cerros de Úbeda’ y la culpabilización a los diez meses del gobierno de FORO o al gobierno de España; es habitual por parte de su gobierno. Pero vamos a una población cada día más envejecida. Un reciente informe pone de manifiesto que en el año 2029 el gasto hospitalario aumentará un 14% y un 7% en consultas médicas, ese es un reto que hay que tomarse con cierto tiempo para tratar de hacer frente al gasto sanitario.

Y finalizo con una reflexión: Cuando ustedes retiraron sus presupuestos no es que los rechazásemos, es que se fueron con ellos y por tanto fue imposible votar sí o no; pero usted, en un momento dado, dijo que la ausencia de presupuestos podría repercutir en la Sanidad asturiana y luego reculó, y yo se lo reitero hoy: Si la falta de presupuestos repercute en la calidad de la Sanidad asturiana es su gobierno, señor Consejero, y quien sobra en primer lugar es su soberbio presidente del gobierno.

Muchas gracias.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu