La unidad de Diabetes Pediátrica del HUCA logra un certificado de calidad por el programa para pacientes con bomba de insulina

La Unidad de Diabetes Pediátrica del HUCA ha recibido la certificación de calidad de la agencia DNV por su programa educativo para pacientes pediátricos con bomba de insulina. Implementado en 2016, este programa ayuda a menores y sus familias a manejar eficazmente el tratamiento, mejorando su calidad de vida. Actualmente, casi el 50% de los pacientes pediátricos con diabetes tipo 1 en el HUCA utilizan este tratamiento.

La Unidad de Diabetes Pediátrica del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha obtenido la certificación de la agencia acreditadora independiente DNV por el programa educativo para pacientes pediátricos que inician una terapia con bomba de insulina. Este reconocimiento identifica al HUCA como centro excelente en las mejores prácticas clínicas y ofrece a la población en edad pediátrica con esta patología y sus familias un programa educativo completo y supervisado por personal experto en la materia.

El programa se puso en marcha en 2016 para ayudar a pacientes y profesionales a conseguir un uso eficaz de este tratamiento, que aumenta la calidad de vida de la población con esta patología y favorece mejores resultados clínicos. Desde su implantación, se ha tratado a 59 pacientes con diabetes tipo 1, todos ellos menores de 14 años. Actualmente, casi la mitad de los usuarios de la unidad reciben este tratamiento.

Además, este proyecto ha permitido sistematizar los criterios de selección de pacientes, así como pautar los tiempos y procesos educativos, que se concretan en seis sesiones y talleres grupales que capacitan a padres y madres en el manejo de las bombas de insulina. Tras estos años de funcionamiento, el próximo objetivo pasa por mejorar resultados y ofrecer a las personas participantes las terapias más adecuadas para la gestión de la enfermedad, con la ayuda de las innovaciones tecnológicas.

También se han establecido varios indicadores que permiten evaluar el proceso. Este seguimiento refleja unos resultados positivos en el control metabólico, lo que conlleva menos descompensaciones agudas de la diabetes y reduce las complicaciones futuras. De este modo, el programa mejora la calidad de vida de niños y niñas participantes, al tiempo que les aporta mayor flexibilidad en las rutinas cotidianas.

La Unidad de Diabetes Pediátrica está integrada por cuatro pediatras especialistas en Endocrinología y Diabetes, dos educadoras, una nutricionista, una psicóloga y una trabajadora social. La certificación DNV es el resultado del esfuerzo de toda la plantilla, que cuenta con el apoyo del Área de Gestión Clínica de la Infancia y la Adolescencia del HUCA. El equipo, que aspira a seguir avanzando en la práctica clínica, es el responsable de un programa educativo bien estructurado y muy completo.