Oblanca: A grave problema del coronavirus se suma el fundamentalismo verde

Oblanca: A grave problema del coronavirus se suma el fundamentalismo verde

Publicada por Redacción Búscolu el 30/04/2020 15:35:02

FORO Asturias - Oblanca: “Las consecuencias del gravísimo problema del coronavirus se suman a las del fundamentalismo verde que ya campaba en La Moncloa, con resultado fácil de vaticinar: en vez de desescalada, Sánchez nos conduce al descalabro industrial y del empleo en Asturias y en España”

“Con las competencias del Ministerio de Industria en la mano, además de la salud, hoy lo prioritario es preservar el empleo industrial, clave en la economía de la región”

“Mientras decenas de miles de enfermos del COVID-19 mueren en España y cientos de miles de enfermos están angustiados, los socialistas se colocan y recolocan a placer en los consejos de administración. Menudo episodio tan constructivo”

“Lamentablemente, las decisiones del Gobierno para avanzar en el plan de desescalada son muy lesivas para todo el sector turístico porque promueve restricciones de funcionamiento inasumibles, que supondrán la puntilla para hoteles, restaurantes y bares, abocados al cierre”

“Señora ministra de Industria, Turismo y también Comercio, me parece lamentable que los empresarios innovadores y altruistas hayan sido sometidos a unas inexplicables pruebas burocráticas –casi siempre imposible de superar- para acometer homologaciones y para centralizar compras de equipos para salvar vidas”

“El Gobierno no solo no ha sido capaz de utilizar los canales comerciales para conseguir suministros básicos, sino que no ha ayudado a quienes querían avanzar en el autoabastecimiento. De ahí que cincuenta días después de la alarma, en España carezcamos de test para realizar pruebas diagnósticas masivas que permitan delimitar la pandemia y nos arrastre a una especie de ruleta para evitar un rebrote del contagio”

El diputado de FORO, Isidro Martínez Oblanca, intervino hoy en la comisión de Industria, Comercio y Turismo celebrada en el Congreso de los Diputados, con la presencia de la ministra María Reyes Maroto.

Durante su intervención, el parlamentario asturiano exigió conocer "la política y las prioridades a desarrollar desde el ministerio para evitar la destrucción de empresas y puestos de trabajo como consecuencia del COVID-19, y las medidas de cobertura y apoyo económico y financiero que se llevarán a cabo para los diferentes sectores industriales, comerciales, turísticos, etc. relacionados con las competencias del Ministerio, teniendo en cuenta que sobre ellos gira una parte muy importante del Producto Interior Bruto de España", dejando patentes sus temores dado que “las consecuencias del gravísimo problema del coronavirus se suman a las del fundamentalismo verde que ya campaba en La Moncloa, con resultado fácil de vaticinar: en vez de desescalada, Sanchez nos conduce al descalabro industrial y del empleo en Asturias y en España”".

Oblanca reflexionó sobre "el 'cierre sin alternativa socioeconómica' de las cuentas mineras, de las centrales térmicas, y la tarifa eléctrica para nuestras electrointensivas a precios incompatibles con la competitividad de la producción", preguntándose: "¿en qué lugar queda para la ministra el objetivo de mantener los puestos de trabajo?".

El diputado de FORO planteó varias de sus preocupaciones, que definió como "claves para la economía de la región".

Comenzó por el caso de Arcelor, "donde se anuncian despidos, un ERTE que afectará a toda la plantilla y la paralización de inversiones", y continuó entonces indicando las claves en torno a la situación de Duro Felguera, de la que indicó "El socialista Jordi Sevilla ha encontrado rápidamente acomodo en su Consejo de Administración tras irse de Red Eléctrica Española, después de enterarse de que Teresa Ribera quería colocar a la hija de un amigo", y sentenció "Mientras decenas de miles de enfermos del Covid-19 mueren en España y cientos de miles de enfermos están angustiados, los socialistas se colocan y recolocan a placer en los consejos de administración. Menudo episodio tan constructivo".

Prosiguió con la preocupante situación de la 'antigua Alcoa', de la que el Gobierno "ha silenciado la reventa en la clandestinidad de las fábricas de ALCOA a otra empresa en un trueque engañoso que comenzó a gestarse a poco de venderse a Parter el pasado verano. Vd. auspició aquella venta, señora ministra. ¿Qué puede decirnos ahora sobre tan oscuro asunto? ¿Qué esperanzas le puede dar a los trabajadores de sus plantas?", pidiendo finalmente "Con las competencias del ministerio de Industria en la mano, lo prioritario es preservar el empleo industrial, clave en la economía de la región".

Oblanca criticó entonces "las decisiones del Gobierno para avanzar en el plan de desescalada, que son muy lesivas para todo el sector turístico porque promueven restricciones de funcionamiento inasumibles, que supondrán la puntilla para bares, restaurantes y hoteles", ya que todo apunta a "nueve meses de parálisis que obligará al cierre de más de 43.000 negocios de hostelería y un porcentaje no inferior al 15% de los hoteles", en un sector que "se mostró indignado inmediatamente, caso de la Confederación Nacional de Hostelería que ha reaccionado contundentemente sobre la reducción de terrazas del orden del 60%, se ha quejado de la inconcreción de los ERTEs y, como remate, las dificultades de acceso a microcréditos para dar liquidez a los autónomos y pymes que abran sus negocios".

Oblanca se refirió entonces a que "no se ha consultado con las Comunidades Autónomas ni con los interesados, no sabemos de acuerdo alguno con los agentes económicos y sociales; ni con la oposición".

Terminó entonces el diputado de FORO señalando que “el Gobierno no solo no ha sido capaz de utilizar los canales comerciales para conseguir suministros básicos, sino que no ha ayudado a quienes querían avanzar en el autoabastecimiento. De ahí que cincuenta días después de la alarma, en España carezcamos de test para realizar pruebas diagnósticas masivas que permitan delimitar la pandemia y nos arrastre a una especie de ruleta para evitar un rebrote del contagio”.

Intervención íntegra de Isidro Martínez Oblanca durante la comisión de Industria, Comercio y Turismo celebrada en el Congreso de los Diputados el día 30 de abril de 2020

  

"Muchas gracias, señor presidente:

Buenos días, señora ministra de Industria, Comercio y Turismo:

La emergencia sanitaria que nos asola y que -estado de alarma mediante- mantiene confinados a los españoles en estas últimas siete semanas, ha tenido y tendrá graves consecuencias para las materias de las que es Vd. responsable en el Gobierno de Pedro Sánchez.

En el increíblemente lejanísimo miércoles 19 de febrero, compareció Vd. ante esta misma Comisión para darnos a conocer durante una sesión que duró cuatro horas la política que pretendía desarrollar durante esta XIV Legislatura. Ni que decir tiene que el terrible efecto de la pandemia del coronavirus ha reconvertido en filfa el contenido de aquel Diario de Sesiones.

Señora Maroto: No me quedó claro, ¿Cuál es ahora la gran prioridad de su departamento? Más allá de la obligación principalísima de preservar la salud de los españoles yo quiero suponer que el Gobierno, y Vd. especialmente, se volcará en evitar la destrucción de puestos de trabajo. Sin embargo, cabe esperar lo peor porque el Gobierno de Sánchez a “Las consecuencias del gravísimo problema del coronavirus se suman a las del fundamentalismo verde que ya campaba en La Moncloa, con resultado fácil de vaticinar: en vez de desescalada, Sánchez nos conduce al descalabro industrial y del empleo en Asturias y en España”

De la desescalada al descalabro. Con los campeones mundiales del ecologismo radical cerrando “sin alternativa socioeconómica” las cuencas mineras, las centrales térmicas, y colocando la tarifa eléctrica para nuestras electrointensivas a precios incompatibles con la competitividad de la producción, ¿en qué lugar queda para la ministra de Industria, Comercio y Turismo el objetivo de mantener los puestos de trabajo?

A nosotros en Asturias nos parece que con las competencias del Ministerio en la mano, además de la salud, hoy lo prioritario es preservar el empleo industrial, clave en la economía de la región.

• La supongo al corriente de lo que está pasando hoy en ArcelorMittal, donde se anuncian despidos, un ERTE que afectará a toda la plantilla y la paralización de importantísimas inversiones. De llevarse a término sería letal para la economía de Asturias porque en torno a Arcelor trabajan muchísimas empresas auxiliares y gira una parte importantísima del PIB regional y de la economía de grandes comarcas de población.

Pero no olvidemos que las advertencias sobre la situación de ARCELORMITTAL vienen de atrás, de antes del coronavirus, porque ya en diciembre, en plena carrera de Sánchez y Teresa Ribera para ser campeones de Europa de “política verde” la empresa paralizó inversiones, cerró líneas de acabado y apagó un horno alto: la industria de Asturias en 2019 perdió 5.000 puestos de trabajo.

Si ARCELOR en esta crisis de caída pedidos de acero, en vez de recibir ayuda del Gobierno le mete otra “estocada verde” se irá y entonces, señora Ministra de Industria... apaga y vámonos.

Señorías, como aspiro a no enturbiar la cordial atmósfera de esta reunión, voy a dejar para otra ocasión las maniobras que –en plena tragedia para los españoles, con decenas de miles muriéndose por el COVID-19- tienen como escenario las colocaciones y recolocaciones con distinguidos miembros del partido socialista de por medio. Solo citaré que el señor Jordi Sevilla ha encontrado rápidamente acomodo en el mundo industrial después de pegar el portazo en Red Eléctrica Española tras enterarse de que Teresa Ribera quería colocar a la hija de un amigo en una enésima injerencia de la Vicepresidenta cuarta. Vaya episodio tan constructivo: en mitad del drama sanitario hay quien encuentra espacio para lo que se ha dado en llamar puertas giratorias. Qué edificante.

 

• Señora Maroto, ¿y de lo que ha pasado con la antigua Alcoa, que nos puede decir el Gobierno? La crisis del coronavirus no justifica que Vds. hayan silenciado la reventa en la clandestinidad de las fábricas de ALCOA a otra empresa en un trueque engañoso que comenzó a gestarse a poco de venderse a Parter el pasado verano. Vd. auspició aquella venta, señora ministra. ¿Qué puede decirnos ahora sobre tan oscuro asunto? ¿Qué esperanzas le puede dar a los trabajadores de sus plantas? ¿Qué papel juega Cibeles Group, y el invento del Grupo Industrial Riesgo, surgido de una antigua empresa familiar asaltada por fondos de inversión de pura y dura especulación?

Anteayer, martes, la reunión para aclarar los pormenores de la venta de las plantas de Alcoa de la Coruña y Avilés a Parter quedó en nada, profundizando en la opacidad que ha rodeado un asunto en el que su Ministerio permanece en silencio como si no fuera la cosa con él. Y mientras tanto, se multiplica la angustia entre trabajadores y en las poblaciones donde están asentadas las plantas.

De los aspectos industriales paso al Turismo. Desde el 14 de marzo está cerrada la hostelería y desde el 26 los hoteles. Parece que las previsiones apuntan desgraciadamente a un importantísimo recorte de la actividad del sector turístico hasta final de año, es decir nueve meses de parálisis que obligará al cierre de más de 43.000 negocios de hostelería y un porcentaje no inferior al 15% de los hoteles. En definitiva, previsiones catastróficas para el empleo porque lamentablemente, las decisiones del Gobierno para avanzar en el plan de desescalada son muy lesivas para todo el sector turístico ya que promueve restricciones de funcionamiento inasumibles, que supondrán la puntilla para hoteles, restaurantes y bares, todos abocados al cierre.  Decisiones que, tras hacerse públicas, indignaron automáticamente a los afectados, caso de la Confederación Nacional de Hostelería que ha reaccionado contundentemente sobre la reducción de terrazas del orden del 60%, y se ha quejado de la inconcreción de los ERTEs y, como remate, ha denunciado las grandes dificultades de acceso a microcréditos para dar liquidez a los autónomos y pymes que abran sus negocios.

Una vez más a lo largo de esta crisis, el Gobierno no ha consultado con las Comunidades Autónomas y con los interesados las medidas para la recuperación del turismo nacional. No sabemos de acuerdo alguno con los agentes económicos y sociales. Tampoco con la oposición, pese a lo que ha dicho Vd., en fin, tal vez pueda aportar algo nuevo y que a la oposición se la consulte, aunque solamente sea a título de curiosidad.

Finalmente, no puedo dejar de referirme a algunos aspectos que también afectan a su ministerio en materia comercial y que está ligado a la absoluta  falta de agilidad para abordar las carencias de materiales básicos en esta pandemia. Me entusiasmó que la industria del automóvil, caso de la Seat de Martorell, se pusiera manos a la obra para innovar y resolver la gran escasez de aparatos de ventilación mecánicas para las UCIs. Expreso mi admiración y mi gratitud por esta reconversión industrial en tiempo record y por el increíble y gran trabajo, a pesar del Gobierno, para transformar el motor de un limpiaparabrisas en pieza clave de los nuevos respiradores para tratar de salvar vidas.

Con las mismas, señora ministra de Industria, Turismo y también Comercio, me parece lamentable que los empresarios innovadores y altruistas hayan sido sometidos a unas inexplicables pruebas burocráticas –casi siempre imposible de superar- para acometer homologaciones y para centralizar compras de equipos para salvar vidas. El desastre logístico de su gobierno es lo que nos ha llevado a sucesivas prórrogas del estado de alarma por las carencias de materiales para proteger la salud de los españoles. Además, no han ayudado Vds. a quienes querían avanzar en el autoabastecimiento. De ahí que cincuenta días después de la alarma, en España, hoy, carezcamos de test para realizar pruebas diagnósticas masivas que permitan delimitar la pandemia y nos estamos aboque a una especie de ruleta para evitar un rebrote del contagio. De ahí que hoy en España carezcamos de test para realizar masivamente pruebas diagnósticas que permitan precisar la dimensión de la pandemia entre la población lo que nos arrastrará a una especie de ruleta para evitar un rebrote del contagio.

Señora Ministra, concluyo. Discrepo del autocomplaciente análisis realizado por Vd., creo que el papel del Ministerio en las medidas de autoabastecimiento de material sanitario del que España no disponía, pues no es precisamente un modelo de agilidad.

Citaba Vd. el caso de la empresa de Móstoles, ¿considera Vd. que se puede considerar una respuesta ágil poner en marcha la producción de respiradores tres semanas después de declarado el estado de alarma? ¿de verdad? En plena pandemia, y con la gente muriéndose, ¿tres semanas para poner en marcha la producción de respiradores en una empresa ya constituida?

Y puesto que también citó el caso de SEAT, ¿por qué no nos detalla el tortuoso camino que la empresa tuvo que enfrentar para superar la burocracia?, incluida la homologación del equipo y la centralización de compras que añadió quince días de retraso, justo en el periodo de mayor necesidad hospitalaria de equipos de ventilación mecánica.

Hablo de mascarillas, supongo que no ignora Vd. la lluvia de demandas del personal sanitario y de sus colegios profesionales y sindicatos tanto por la desprotección que hay llevado a España a ser el país del mundo con más sanitarios contagiados como por el fiasco de algunos productos que resultaron ser gato por liebre, inaceptable cuando hablamos en términos de salud.

De los tests ya lo dije antes, seguimos sin pruebas de diagnóstico. Señora Maroto, su ministerio ha rayado a la misma altura que el conjunto del Gobierno de Pedro Sánchez. Antes de declararse oficialmente la pandemia, durante su desarrollo letal, y me temo que en el día después, no se pueden hacer las cosas peor.

Muchas gracias, señor presidente".

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu