El diputado de UPyD-Asturias, Ignacio Prendes, ha criticado hoy la “visión meramente asistencialista que tiene la Consejería de Bienestar Social y Vivienda respecto al servicio prestado por los jardines de infancia, tras conocer la respuesta facilitada por Bienestar Social sobre la posible integración de los jardines de infancia en el consorcio que gestionará la red de escuelas públicas de 0 a 3 años.

En Asturias, además de la red de escuelas de educación infantil públicas de titularidad municipal existen cuatro centros todavía dependientes de la Consejería de Bienestar Social y Vivienda, los denominados jardines de infancia.

“Somos conscientes que hay que atender a aquellas familias que se encuentran en una situación de carencia o necesidad familiar, pero creemos que es más efectivo atender estas necesidades desde la totalidad de la red de escuelas públicas de 0 a 3 y no hacerlo exclusivamente desde estos cuatro centros“, señaló Prendes.

Además, recordó que el pasado mes de septiembre se aprobó una moción presentada por su Grupo Parlamentario Mixto en la Junta General del Principado, en la que se instaba a integrar en la Consejería de Educación a la totalidad de estos centros que imparten el primer ciclo de Educación Infantil.

“No tiene sentido seguir manteniendo esta doble red en Asturias, con centros dependientes de los Ayuntamientos y otros de la Consejería de Bienestar Social cuando ya desde la Ley Orgánica de Educación del año 2006 tienen un carácter meramente educativo, y si son centros educativos pues lo razonable parece que dependan de quién tiene esa competencia, en este caso de la Consejería de Educación”, ha argumentado el diputado de UPyD.

En ese sentido Prendes ha expresado la intención de seguir trabajando desde su grupo parlamentario para conseguir la integración de la totalidad de estos centros en la Consejería de Educación, un incremento del número de plazas disponibles, la gratuidad de los mismos y la modificación en los criterios de acceso para que tengan prioridad en los mismos aquellas familias que realmente lo necesiten.

“Se trata de un servicio fundamental para las familias asturianas que creemos necesario potenciar más en una región como la nuestra que tiene un problema muy serio por su baja natalidad, situación que recursos como estos pueden contribuir a revertir”, concluyó.