Reflexión sobre el cese de la responsable de violencia de género en el área sanitaria VI por Javier Remis Hurlé

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Cultura sidrera asturiana

Publicada por Redacción Búscolu el 28/10/2019 21:04:42

Lo escribo como Médico del Área Sanitaria VI, Ex - Jefe de la Dra. Rocío Isabel Fernández Rodríguez así como cabeza de lista a la Junta General del Principado de Asturias por la circunscripción oriental en las elecciones autonómicas de 2019 en cuya lista me acompañó como independiente la Dra. cesada..

TITULO: LA CONJURA DE LOS NECIOS Y LOCOS EGREGIOS FRENTE AL TRABAJO QUE DIGNIFICA

Me resulta difícil explicar el grado de estupefacción en el que me sumí cuando fui conocedor del malestar y preocupación que asolaban a un grupo de personas que se hacen llamar “Muyeres Rurales del Oriente”. Tuve que leerlo dos veces para comprender el origen de su inquietud ya que, inicialmente, parecía deberse a la situación del área sanitaria VI del
Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Al interesarme, y mucho, dicha preocupación como usuario, propietario de vivienda y familiar directo de residentes en el área, decidí profundizar un poco más en el tema por si pudiera aportar algo en la mejora de los problemas que amenazan la atención sanitaria local.

Releyendo la noticia me di cuenta de que la gran preocupación de este grupo de señoras no era la falta de profesionales en determinadas especialidades de ámbito hospitalario, la ausencia de recambio generacional en el sistema de Atención Primaria, la desmotivación del personal que aun queda aquí; tampoco, si quiera, su preocupación era la de las listas de espera para consultas o intervenciones quirúrgicas que en breves semanas habrá que someterlas a encajes de bolillos para un maquillado que pueda ser presentado a la prensa..... No, ninguna de estas cosas, de vital importancia para mi, eran de la consideración de este grupo. Lo que realmente era origen de su aflicción era la persona sobre la que recaía la
responsabilidad de la coordinación en materia de Violencia de Género y que, ¡oh qué barbaridad pecaminosa! había concurrido a unas elecciones a la Junta General del Principado de Asturias como independiente bajo las siglas de un partido democrático que, a día de hoy, tiene más de una veintena de diputados en la Cámara Baja, y dos en la JGPA. Y lo que ya me produjo un estado cercano a la sonrisa es que solicitaban amparo a la Directora Gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias además de a otras personalidades de la plana mayor sanitaria en Asturias para que se procediera al cese de la responsable en cuestión.

Amparo que no tardó en plasmarse en la inmediata suspensión de los cursos organizados por el Instituto Asturiano de Administración Pública Adolfo Posada en relación a la Violencia de Género con tan solo 48 horas de antelación..... Curso al que yo, como personal sanitario del Área, estaba apuntado ( aunque a estas señoras les parezca raro por mi conocida militancia en el partido político que tanto les preocupa)

Como me parece carente de todo sentido entrar a debatir directamente con estas señoras temas políticos, que jamás deberían estar mezclados con los sanitarios quiero dejar claro que, en mi opinión, esto no se trata más de que de maniobras orquestadas por entes superiores a este grupo de señoras que, insisto en que es mi opinión (En España creo que aun nos ampara la Constitución para poder expresarnos libremente) y por tanto no vinculada a nadie más, están siendo manejadas para realizar un linchamiento público digno de regímenes fascistas de “o eres de los nuestros o estás fuera.....” Es lógico pensar sobre todo si el trabajo desarrollado por la Dra. Rocío Isabel Fernández Rodríguez fue válido (muy válido) hasta ahora mismo en que, cercanos a comicios generales, interesa poner a alguien con otro tipo de carnet
y con menos independencia para que no pueda expresar libremente y discrepar con determinadas ruedas de molino que, si quieres ser de los nuestros, has de merendar todos los días.

Pues permítanme señoras integrantes de “Muyeres Rurales del Oriente”, que les haga una breve reflexión sobre la Dra. Fernández para que, así, puedan hablar con más conocimiento que el superficial que se demuestra vertiendo las declaraciones que ustedes han hecho.

Conozco a la Dra. Fernández desde su periodo de formación como Médico Interno Residente de Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital del Oriente de Asturias en cuya formación he tenido el gusto de participar como adjunto del Área de Urgencias y SAMU. Desde entonces sólo puedo destacar de ella su enorme capacidad de trabajo personal que también se encargaba de transmitirnos a los demás hasta el punto que casi nos hacía trabajar a los adjuntos más que nosotros a ella.....

Finalizado su periodo formativo que contratada para trabajar con nosotros mediante contratos escasamente atractivos pero que nunca rechazó porque, al igual que muchos de nosotros, se sentía comprometida con el área por ser oriunda y sentirse parte de la misma. Recuerdo veranos en los que estando bajo mínimos, pasó más días en este servicio que en su casa. Unos años después empezó a formarse por iniciativa propia en temas relacionados con la violencia de género, violencia contra la mujer, violencia doméstica o cualesquiera nombres que queramos ponerle. De ninguna manera “se metió” para medrar gracias a este tema si no que lo hizo por interés personal y especial sensibilidad (palabras muy de moda en la actualidad) en lo referente al tema.

Tanto era el interés de mi compañera por el tema que se encargó de que todos y cada uno de los profesionales sanitarios de este centro asistiéramos a los cursos sobre el manejo de los casos, los circuitos a seguir, los procedimientos, seguimiento de flujogramas. He de reconocer que, en ocasiones, resultaba hasta un poco agobiante la cantidad de información que nos aportaba cada poco tiempo y las “broncas” que nos echaba cuando faltaba el más mínimo detalle en uno de los protocolos a cubrir. Todo esto que hacía en el hospital, lo coordinaba también con la realización de los mismos cursos en los centros de atención primaria. Cursos similares a los que se suspendieron por “razones organizativas” esta semana que finalizó.

Años más tarde y por un periodo de poco más de 2 años fui Jefe de Servicio del Área de Urgencias y SAMU y pude ver de primera mano el esfuerzo, tesón y constancia que Rocío demostraba día a día con respecto a la Violencia de Género. Salía de largas jornadas de guardia y se iba con una carpeta llena de papeles a una reunión en la Consejería, o a asesorar y participar en reuniones con el Instituto Asturiano de la Mujer o con colectivos de mujeres con verdaderos problemas personales que veían en ella un referente y alguien que realmente se preocupaba por ellas......

Y por último, compartí muchas horas, kilómetros y reuniones cuando ambos encabezamos una candidatura a la Junta General del Principado. Doy fe que en ningún momento oí a la Dra. Fernández negar la existencia de la Violencia de Género como tal ni banalizar sobre el tema. Y doy también fe, que esta ocasión de la campaña electoral trabajó en temas de Violencia de Género con más esfuerzo si cabe preparando sesiones formativas y de sensibilización para todos aquellos que quisimos asistir.

Esto, “Muyeres del Oriente”, Directivos del SESPA y demás gente con responsabilidades en el tema, no es más que, como ya se ha dicho en alguna nota de prensa, una “caza de brujas” por el simple hecho del sectarismo que profesan y, probablemente, de intereses personales de alguien que quiera auparse al cargo. Porque si literariamente lo traducimos, podríamos hacer un libro que se titulara (La conjura de los necios y locos egregios frente al trabajo que dignifica) Pero, si es que algún día se le comunica oficialmente (cosa que aun nadie se ha atrevido a hacer) el cese, el listón queda muy alto, más de lo que se imaginan y quien sea nombrado (hombre o mujer) para esa responsabilidad no lo va a tener nada fácil porque estamos acostumbrados al buen hacer de la Dra. Fernández a quien, personalmente, agradezco todo el esfuerzo dedicado a este fin y deseándole, como seguro tendrá, muchos más éxitos de los ya cosechados en esta materia animándola a dar su punto de vista y toda la información de la que dispone tras la exhaustiva revisión de los puntos débiles del Pacto de Estado y resto de parches pendientes de remendar. Porque lo de la Dra. Fernández sí es trabajar por la Violencia de Género.

Creo, sinceramente y para finalizar, que nadie en el Principado de Asturias está tan capacitado como ella para desempeñar esta tarea. Y sé que en el SESPA lo saben pero están a cosas más importantes como contentar a grupos mediáticos que pueden poner en peligro un buen puñado de votos.....Opino, em definitiva, que el cese de la Dra. Fernández, lejos de aportar algo bueno a la causa, acarreará una merma difícil de reparar en la calidad tanto asistencial como de dirección del equipo multidisciplinar que repercutirá directamente en las víctimas. La verdad nos hará libres y el tiempo nos dará o quitará la razón.

Me gustaría, ya que hasta ahora sobrevuela un sospechoso silencio, que la Gerencia y la Dirección Sanitaria del Área se manifestase al respecto alabando la hasta hora labor de la Dra. Fernández o pormenorizando los motivos que han llevado a su mediático y extraoficial cese promovido desde la mesa de alguna cafetería o desde el local social de alguna aosciación que obedezca a la voz de su amo....

PD: Se imaginan que gobernase VOX (o PP) y se cesara a alguien por el mero hecho de haber simpatizado con el PSOE, PODEMOS, IU? Se imaginan lo que se podría hacer aprovechando bien las subvenciones y haciendo que la mayor parte del dinero presupuestado llegara realmente a las víctimas y no se quedara en los chiringuitos y grupos de amigos?

Piensen, piensen, que daría para algún otro libro más propio del estilo de Francisco Ibáñez y su
conocido “13 Rue del Percebe”

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu