Entrevista a TXOMIN GOÑI, presidente de AVALL

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Cultura sidrera asturiana

Publicada por Redacción Búscolu el 26/04/2009 00:00:00

Entrevista realizada al presidente de la Agrupación de Vecinos y Amigos de LLanes (AVALL) realizado por DIAGONAL.“Hemos tumbado dos planes urbanísticos”

En septiembre de 2005, el presidente de la asociación vecinal de Llanes fue desalojado de un pleno en el Ayuntamiento. El motivo, vestir una camiseta en la que se leía “La Talá ilegal”, en alusión al Plan Parcial Urbanístico que el Consistorio aprobó en esa sesión.
Tres años después, con el proyecto anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, el Gobierno de Llanes (PSOE) solicitó en la Audiencia Provincial dos años y cinco meses de prisión por un delito de atentado, una petición que ha sido desestimada. Goñi lleva toda una vida luchando contra la especulación urbanística en el oriente asturiano.

 
Finalmente, en un juicio celebrado el 16 de marzo, el tribunal desestimó la petición del Ayuntamiento de Llanes y todo ha quedado en dos faltas contra el presidente de AVALL y de la Asociación de Colectivos Asturianos (ACA), por las que le piden 1.000 y 180 euros, respectivamente. Hasta ese día, Domingo (Txomin) Goñi protagonizó una huelga de hambre de 15 jornadas junto a los juzgados de Oviedo para protestar por la persecución del Consistorio.

DIAGONAL: No irá a la cárcel, pero según la Justicia es culpable de perturbación del orden público y de lesiones a un agente local. ¿Satisfecho con la sentencia?

TXOMIN GOÑI: En un principio sí, y los colectivos que han estado apoyándome también. Estamos contentos porque había una petición inicial por parte de la acusación particular de dos años y cinco meses de cárcel y por parte de la Fiscalía de ocho meses. Que la Fiscalía haya retirado esa petición, y la sentencia quede en unas faltas, es una pequeña victoria.

D.: Durante la huelga de hambre aseguraba que de salir una sentencia condenatoria recurriría. ¿Mantiene esa intención?

T.G.: Sí, porque hay vías para recurrir y para que no siente precedentes. Lo estoy afrontando no sólo por mi pellejo, sino pensando en lo que va a poder seguir ocurriendo en adelante. Porque las cosas se van a agravar y por eso vamos a seguir peleando para que esto quede en nada: absolución. ¿Que la Audiencia Provincial no hace caso? Recurriremos al Constitucional.

D.: El Plan Parcial de urbanización de La Talá fue anulado en su momento por el Tribunal Supremo de Justicia de Asturias (TSJA)...

T.G.: Fue anulado junto con otras actuaciones urbanísticas del PGOU de Llanes, porque habían sido rescatados de una anulación anterior. El tribunal dijo: “No, ya lo habíamos anulado antes, así que hagan el favor de hacer las cosas mejor”. Pero como han recurrido, la actuación sigue vigente. Ahora el plan parcial de La Talá está a punto de pasar a la fase final: estamos en la fase de pruebas y pueden faltar pocos meses para que el TSJA dicte que es ilegal.

D.: El proyecto fue ilegalizado meses después del pleno del que fue expulsado. ¿Han continuado las obras?

T.G.: Sí, han urbanizado prados: calles, aceras, farolas… también los desagües y las tomas de luz. Y han construido dos casas, que también las tenemos en contencioso. Ya hemos advertido al Ayuntamiento de que por cada casa que se haga vamos a poner un contencioso.

D.: ¿Qué prevén que suceda con los terrenos de La Talá?

T.G.: En su momento hicimos una propuesta para que se convirtiera en un parque, que respetaría un poco las características naturales de la zona. En la última asamblea de AVALL hemos tomado la decisión de trasladar esta idea al nuevo propietario, Cajastur. Esta entidad debería vigilar para que no vuelva a ocurrir lo sucedido con el desarrollo urbanístico. Llevamos mucho tiempo diciendo a las entidades que financian este tipo de obras que si no hay garantías jurídicas suficientes cómo es que se dan los préstamos. Ya lo advertimos hace dos años y no contestan, callan. En Europa están hasta las narices de decirles que así no se puede hacer. D.: Dice que se agravarán las cosas.

¿Su caso deriva de un conflicto personal o de AVALL con el Ayuntamiento o se trata de una estrategia de criminalización de la protesta?

T.G.: Ambas cuestiones van juntas. AVALL lleva 20 años poniendo los puntos sobre las íes al Ayuntamiento de Llanes. Ya hemos tumbado dos planes urbanísticos, la Justicia nos ha dado la razón dos veces. El Ayuntamiento está cabreado con AVALL, y tiene ganas de castigarnos. Pero también hay otros colectivos que están en pie de guerra. Si consiguen dar un golpe y amedrentar a la gente van a tener más facilidad para llevar a cabo sus planes. Con mi caso ha habido una respuesta importante, y estoy convencido de que si no hubiera sido así la Fiscalía no habría rebajado su petición de ocho meses de cárcel. Necesitan frenar cualquier respuesta que no esté domesticada.

D.: Habla de frenar las respuestas no domesticadas. ¿Qué líneas de acción siguen en AVALL?

T.G.: Vamos evolucionando. Empezamos haciendo denuncias, muy tímidamente, ante la Fiscalía. Desde hace cinco años nos lanzamos, a través de la justicia gratuita, a los procedimientos contenciosos administrativos contra las ilegalidades urbanísticas, especulativas y las burradas medioambientales. Pero nos hemos dado cuenta de que eso, aunque puede ser eficaz, es muy lento, y hemos comenzado con los procedimientos penales. En Llanes hemos empezado contra la contaminación de unos acuíferos por parte de una granja de cerdos ilegal.

D.: Llanes es tal vez el mejor exponente en Asturias de la especulación urbanística y de la marbellización de la costa. ¿Cuáles son las causas?

T.G.: Una, las vías de comunicación que avanzaron rápidamente por la zona. Pero todo coincidió con la llegada de unos testaferros o señores ligados a ministros del PSOE, que empezaron a veranear en Llanes. Así como suena. Los primeros movimientos especulativos que se hicieron estaban ligados al aparato del PSOE. Y el Ayuntamiento no sólo no tuvo ningún escrúpulo en aceptar ese dinero fácil y barato del ladrillo, sino que consideró que no importaba destruir el entorno para financiarse.

D.: Entre los culpables, ¿hay nombres?

T.G.: Sí, hay nombres y apellidos. Antonio Trevín, actual delegado del Gobierno, introdujo este modelo de desarrollismo. Otro es la corporación actual del Ayuntamiento encabezada por Dolores Álvarez. ¿Y por qué son culpables? Porque ya han visto el resultado y no paran. Ahora van a hacer un nuevo plan urbanístico que, han dicho, llevarán a cabo con la participación de los ciudadanos. ¿Y lo primero que piden es dos años y medio de cárcel para una de las personas que más está impulsando otro modelo de desarrollo en Llanes? Nos vuelven a engañar, porque no se están planteando ninguna alternativa.

D.: Desde hace décadas Asturias vende el eslogan ‘Paraíso Natural’, pero en los últimos años se ha apostado por una ‘reindustrialización’ de la economía: superpuerto, centrales de ciclo combinado… En otros sitios se han manifestado más por menos.

T.G.: Asturias es una autonomía supuestamente de izquierda. Y eso, aunque no lo parezca, hace mucho a la hora de frenar la protesta. Si hacemos un repaso y vemos qué autonomías han tenido más pujanza en la lucha contra la masificación urbanística son aquellas gobernadas por el PP donde, de una manera más ‘natural’, organizaciones de izquierda se lanzan más a la calle. Aquí eso no ha ocurrido.

Ver información original

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu