25 Aniversario Hotel Palacio de Vallados de Lastres

Comentar

NOTICIAS RELACIONADAS

Cultura sidrera asturiana

25 Aniversario Hotel Palacio de Vallados de Lastres

Publicada por Redacción Búscolu el 22/07/2015 16:25:45

El pasado domingo tuvo lugar en Lastres la celebración del 25º aniversario de la puesta en marcha de este hotel, homenajeándose a sus fundadores, la familia maliayesa Seijas.

Presentación del homenaje por Juan Jurado


   Buenos días a todos, señoras y señores.

   En el año 1990, o sea, hace 25 años, abría de nuevo sus puertas, tras muchos años de abandono, un emblemático edificio conocido popularmente como palacio de los Vallado, convertido en un lujoso complejo hotelero.

   Esta casa-palacio fue construida en el primer tercio del siglo XVIII, sobre el año 1724, por iniciativa de D. Alonso Victorero Colunga, acorde con la situación preeminente de una familia hidalga enriquecida y siguiendo las corrientes estilísticas del momento.

   A lo largo de casi dos siglos, la casa cumplió funciones no solo como mera residencia, ya que por su privilegiada ubicación y su bella vista, también se construyó para solaz de la familia, a la vez que reflejaba el concepto de clase y la exhibición orgullosa del linaje. Conceptos propios de la época.

   La casa sufrió varias reformas a lo largo de los años, no siempre muy afortunadas, para dotarla de comodidades, entre comillas, a tono con los nuevos hábitos y costumbres.

   Nuevas costumbres sociales que unidas, en muchos casos, a la multiplicación de herederos o a la recesión económica de estas familias de rancio abolengo, trajo consigo el abandono de sus antiguos palacios y casonas señoriales blasonadas y con ello el deterioro y a veces la ruina de sus suntuosas moradas.  

   Tal es el caso del palacio de los Vallado que, en estado ruinoso y prácticamente desmantelado, se pone en venta, siendo adquirido en el año 1981 por D. Eutimio Busta Otero, que a su vez se lo vente a D. Ernesto Seijas Mejuto, en el año 1987.

   Ernesto Seijas, que va a ser el valedor definitivo del edificio,   nace el 15 de marzo de 1935 en un pueblecito de La Estrada, en la provincia de Pontevedra, a 20 Kmts. de Santiago de Compostela.

   A finales de los años 50 llega a Villaviciosa a trabajar en la construcción, integrándose en la plantilla de la empresa Colominas, que estaba construyendo el complejo de casas para obreros que desde entonces se conoce popularmente como “Les Colomines”.               Posteriormente ingresa en la empresa de construcción de Alfredo Pando.

   El 27 de Febrero de 1960 contrae matrimonio con María del Carmen Alonso Hevia, natural de Moriyón, enclave rural del concejo de Villaviciosa. Y va a ser en Villaviciosa donde encuentra todo lo necesario para desarrollarse y prosperar.

   Pocos meses después, su espíritu emprendedor le lleva a crear su propia empresa, “Construcciones Ernesto Seijas Mejuto”.

   En el año 1969 funda nueva empresa, “Materiales de construcción Alosey”, con sede en la calle Manuel Cortina de Villaviciosa. Posteriormente se traslada a las calles del Carmen y Cavanilles.

   A finales de los años 70 deja de construir y con ilusión y mucho entusiasmo en la labor proyectada, en el año 1982 constituye “Alosey S.L.” y adquiere los terrenos y edificios de la antigua tejera de Cueto, con el fin de ubicar allí definitivamente sus oficinas, almacenes y exposiciones.

   Tras superar, con trabajo y perseverancia, no pocos obstáculos y dificultades, que su éxito y el tiempo, ya le habrán hecho olvidar, en septiembre de 1985 inaugura su nuevo complejo comercial.



   Cave destacar aquí su acierto de mantener los edificios con su aspecto externo y sobre todo el horno y la gran chimenea, que junto a la de El Gaitero, simbolizan labores de tiempos pretéritos en Villaviciosa.

   Por esta actuación fue premiado y reconocido.

   Como ya comentaba anteriormente, en 1987, adquiere el antiguo Palacio de los Victorero, conocido popularmente como palacio de Vallados, debido, seguramente, a sus últimos moradores.

   Con esta nueva adquisición, Ernesto, pretende reconstruir y recuperar este emblemático edificio para convertirlo en un lujoso hotel con aromas del pasado.

   La reconstrucción, restauración y conservación de estos edificios, dándoles nuevos usos, acordes con nuevos tiempos, están siendo nuevas fuentes de riqueza, que ponen en valor y honran con ello el trabajo y el esfuerzo de generaciones anteriores.

   Encarga el proyecto de rehabilitación al arquitecto D. Daniel Fernández Flores, que tras un profundo estudio del edificio y de su historia, lo redacta para, tras el visto bueno de su promotor, ponerse manos a la obra.

   Una obra que evidentemente va a preservar y a recuperar, restaurando cuando sea preciso, los elementos de mayor valor y de mayor interés arquitectónico, de estilo barroco o barroco popular, tales como: la gran balconada de la fachada principal y el balcón de la fachada posterior, ambos de hierro forjado y bronce, sobre voladizos de piedra muy moldurados.

   El escudo de la fachada principal, en piedra, que muestra las armas de los Victorero.

   La monumental escalera principal, de piedra de sillería.

   La gran puerta principal de cuarterones, en madera y hierro forjado, que conserva sus herrajes originales.

   El voladizo del patio de entrada con barroteras muy torneadas.

   Aleros y cornisas, así como contraventanas y puertas para vanos interiores, todo ello en madera tallada.

   Y quiero aquí traer al recuerdo al artífice de todas estas restauraciones de la madera: el inolvidable, al menos para mí, José Manuel Castiello, entrañable amigo, virtuoso de la madera, gran artesano y mejor persona, que se nos fue demasiado pronto. Ernesto, que lo conocía bien, puede corroborar lo que digo.

   A todo esto hay que añadir algunos muebles y complementos, no muchos, ya que el edificio aparte de arruinado se encontraba prácticamente desalojado.

   Lo que sí cabe destacar aquí es la recuperación y restauración de una imagen de la Virgen, de devoción privada, que representa a una doncella joven, amable y hermosa, para devolverla de nuevo su lugar de origen: la hornacina de piedra situada en el salón principal, frente a la gran balconada.

   Estas hornacinas-oratorio eran habituales en los palacios que no disponían de capilla.

   Finalizada la obra de reconstrucción, y equipado como hotel, en el verano de 1990,  se inaugura, gestionado por la propia familia Seijas Alonso, un edificio viejo y nuevo a la vez, porque la restauración ha sido respetuosa con su aspecto y sabor tradicionales, contribuyendo así a mantener la identidad de este hermoso puerto pesquero.

   Esta restauración, junto a otras muchas y acertadas actuaciones, formó parte de la recuperación de un Lastres triste y abandonado, hace algunas décadas, para convertirlo en un foco de atracción turística de primer orden, en Asturias.

   El hotel registró su mayor actividad durante los cuatro años en que Lastres fue escenario y plató de la serie televisiva “Doctor Mateo”.

   Pero la crisis en que nos han metido, con nuestro permiso, junto a otros factores, llevaron al hotel a sus horas más bajas al comenzar la década actual.

   A principios de 2013 se hace cargo de la gerencia y la dirección del Palacio de Vallados, D. Manuel Collada Pando.


   Manuel Collada, Manolo, para familiares y amigos, lleva trabajando en el hotel desde el año 1991, cuando entró como recepcionista, para ir ampliando sus responsabilidades con los años.

   Como hombre emprendedor e imaginativo que es, unido a su apego a la que ya es como su segunda casa, ha vuelto a poner en marcha y en abierto, la cafetería y el restaurante, redecorando algunas estancias y transformando otras, como el aparcamiento ante el hotel, que ahora es una atractiva, acogedora y señorial terraza.

   Como valor añadido ha creado un nuevo espacio dentro del hotel , el “Museo del Doctor Mateo”, que mantiene vivo el recuerdo de la exitosa serie televisiva que tanto atractivo turístico proporcionó y sigue proporcionando a Lastres.

   En la actualidad nos encontramos en un centro de atracción y admiración para quienes deseen pasar, a todo confort, unos días o unas horas en un lugar privilegiado de uno de los enclaves marineros más atractivos de nuestra costa.

       Cuando llega el 25 aniversario del Hotel Palacio de Vallados, su director-gerente, ha querido celebrar sus Bodas de Plata,  reuniendo hoy aquí a representantes públicos y empresariales con familiares y amigos, y complementar esta efemérides con un sencillo, pero entrañable y sincero homenaje, a quienes idearon y pusieron en marcha esta hermosa realidad, Ernesto y su esposa Mª del Carmen.

      Para ello, le cedo el micrófono a quien se empeñó en que ahora estemos aquí reunidos. Manolo, con este aplauso, te cedo  la palabra.

. . . . . . . . . . . . .

   Seguidamente nuestro anfitrión va a hacer entrega a nuestros homenajeados de sendos obsequios de agradecimiento.

   Por favor, Ernesto...  Mª del Carmen....

   Ernesto recibe una reproducción del Hotel Palacio de Vallados, que conmemora su veinticinco aniversario.

   Y Mª del Carmen un atractivo motivo floral.

   Y ahora, el micrófono es vuestro....

. . . . . . . . . . . . .

      Y para que este acontecimiento perdure en el recuerdo, se va a descubrir ahora una placa conmemorativa.

   Por favor, Ernesto, puedes proceder a descubrirla.   

   La placa, con un logotipo de los 25 años, dice lo siguiente: Palacio de Vallados – 1990-2015 – en reconocimiento y gratitud al matrimonio Seijas-Alonso, por el esfuerzo, trabajo y sacrificio en la rehabilitación y puesta en marcha de este hotel – Lastres 19 de Julio de 2015.   

   En representación de la hostelería, toma ahora la palabra el vicepresidente de los hosteleros asturianos, D. Miguel de Dios.

. . . . . . . . . . . .

   Y en representación del Ayuntamiento de Colunga, la concejala de turismo, Dª Sandra Cuesta.

. . . . . . . . . . . . .

     Si alguno de los presentes quiere tomar la la palabra, este es el momento para hacerlo...


   A continuación D. Andrés Fernández Díaz, Párroco de Lastres, nos va a dirigir unas palabras para, acto seguido, proceder a la bendición del hotel en su 25 aniversario.

. . . . . . . . . . . . . .

    Y ya sin más, cerramos la primera parte del acto para comenzar la segunda, en la que estáis todos invitados a tomar parte: El vino español.

   Muchas gracias y feliz velada.

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu