Intervención de la consejera de desarrollo rural y recursos naturales

Publicada por Pressy el 11/12/2018 11:05:05

Comparezco, atendiendo a la solicitud efectuada por los grupos parlamentarios, ante la Comisión de Hacienda de la Junta General para presentar el presupuesto que para el año 2019 gestionará la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales.

Me acompañan los directores generales de Ganadería, Ibo Álvarez; de Desarrollo Rural y Agroalimentación, María Jesús Aguilar; de Montes e Infraestructuras Agrarias, José Antonio Ferrera y de Pesca Marítima, Francisco González. También el secretario general técnico de la consejería, Senén Casal; el director del Serida, Ramón Juste, y el gerente del Banco de Tierras, José María Rodríguez.

El presupuesto consolidado de la consejería para 2019 asciende a 203 millones, un 4,5% del presupuesto total consolidado del Principado de Asturias.

Esta cifra se obtiene de sumar a los 201.089.264 euros previstos para este departamento, los 9.007.659 euros consignados para el SERIDA y el Banco de Tierras, minorados en el importe de las transferencias internas que desde la consejería se trasladan a ambos organismos y que ascienden a 7.200.376 euros.

Las cuentas para el año 2019 afianzan el incremento de la capacidad económica de la Consejería de Desarrollo Rural que se ha venido produciendo en esta legislatura. Nuestro presupuesto crece en términos interanuales un 11%, sumando a los créditos del presupuesto vigente casi 20 millones más (exactamente 19.765.833 euros).

Presentamos ante esta Cámara, un año más, un proyecto fuertemente inversor que permitirá la movilización de importantes recursos públicos orientados sectorialmente a la ganadería, la agricultura, el sector forestal, la agroindustria y la pesca marítima y, territorialmente, al medio rural asturiano, su progreso económico y su diversificación. Ratifica esta afirmación el hecho de que la suma de inversión y transferencias corrientes y de capital alcanza los 171,2 millones de euros –el 85,2% del total de los créditos. Dicho de otra forma, más de 4 de cada 5 euros (incluyendo los pagos directos) se destinan a este fin.

Tanto nuestro Programa de Desarrollo Rural como la Estrategia de Competitividad del Sector Primario identifican las prioridades que se deben atender si queremos asegurar la viabilidad de nuestros sectores productivos. Fomentar el relevo generacional mediante la incorporación de jóvenes y la modernización de las explotaciones, mejorando la competitividad, asegurando el mantenimiento del sector y el futuro del medio rural es una de ellas. También lo es para el Gobierno. Con ese objetivo se incluyen 10,6 millones, uno más que en 2017 y 2018, lo que supone un incremento del 12,5%.

Para la transformación de los productos agrarios y forestales, que dan un mayor valor a nuestras producciones, destinamos 10 millones, con un aumento de 2,7 millones respecto al ejercicio vigente, un 7,5% más. La partida destinada a seguros agrarios crece un 43%, las ayudas agroambientales suman 18,3 millones y el crédito para la adquisición de maquinaria de uso común es de 1 millón de euros.

Se destinan 13,5 millones a operaciones relacionadas con la aplicación de la metodología LEADER, en su mayor parte las ayudas gestionadas por los grupos de acción local con el objetivo de reforzar la cohesión territorial y contribuir a un desarrollo sostenible del medio rural. Esto supone un aumento global de 5,2 millones de euros respecto del ejercicio 2018, con un incremento del 62,6% en un solo año. Seguiremos trabajando en colaboración con los 11 grupos de acción local: Alto Nalón, Alto Narcea- Muniellos, Bajo Nalón, Camín Real de la Mesa, Comarca de la Sidra, Montaña Central, Navia-Porcía, Valle del Ese–Entrecabos, Comarca Oscos-Eo, Cabo Peñas y Oriente de Asturias.

La inversión forestal suma más de 19,2 millones, un incremento de 5 respecto a 2018, es decir un 35% más. La destinada a prevención de incendios es de 10 millones. Seguimos reforzando, por tanto, la política forestal y dotamos de más recursos aquellas medidas directa o indirectamente relacionadas con la mejora de las condiciones del monte y su rentabilidad. Se incrementa en 1,2 millones (el 48,8 %) la partida destinada a subvencionar a las entidades locales para la realización de fajas auxiliares.

Me he referido a programas consolidados de la Consejería que se mantienen y reciben nuevo impulso y una mayor dotación económica. Pero en las cuentas que les presentamos señorías, incorporamos también novedades entre las que quiero destacar la dotación de 3,6 millones para la ejecución de proyectos de innovación y mejor tecnológica sectorial a través de los Grupos Operativos o la puesta en marcha de dos nuevas medidas agroambientales para las que se propone un crédito de un millón y que permitirán apoyar la producción de manzana local con ayudas de hasta setecientos euros por hectárea, y contribuir a compensar la menor productividad derivada de las limitaciones impuestas a los profesionales que trabajan en espacios territoriales que forman parte de la Red Natura 2000.

Finalmente quiero destacar que está previsto redactar el proyecto y acometer las obras de dragado y ejecución de la primera fase de la dársena para el puerto pesquero en Luanco, con una inversión de un millón de euros, dando respuesta a las demandas y necesidades de los profesionales de la pesca de Gozón.

Del análisis económico del presupuesto consolidado se desprende que 108,3 millones van destinados a financiar las operaciones corrientes mientras que 94,6 millones lo hacen a la financiación de operaciones de capital.

Dentro de los gastos corrientes para sufragar los gastos de personal se presupuestan 31,4 millones y en el capítulo II “Gastos en bienes corrientes y servicios” se consignan créditos por importe de 4,6 millones.

Se produce un modesto crecimiento de ambos capítulos de gasto para gestionar unas cuentas que crecen globalmente un 11% y cuya inversión crece por encima del 25%. Se pone de manifiesto, por tanto, un extraordinario esfuerzo de moderación del gasto corriente que se hace más evidente si tenemos en cuenta que la consejería va a gestionar con los mismos gastos de personal y con las mismas partidas de gasto corriente, más recursos.

La asignación de créditos para transferencias, tanto corrientes como de capital, recogidos en los capítulos de gasto IV y VII asciende a 144 millones de euros, el 70,9 % de los recursos totales, y se destinan a la generación de riqueza y empleo en el medio rural con el objetivo de contribuir a un desarrollo sostenible y de atajar su declive demográfico.

A transferencias corrientes se destinan 72,2 millones con los que se pretende garantizar un determinado nivel de bienestar de la población del medio rural, siendo las transferencias para pagos directos a los ganaderos, procedentes del Fondo Europeo Agrícola de Garantía en el marco de la Política Agrícola Común, con 64 millones, la partida más importante. A transferencias de capital se destinan 71,7 millones de euros para fomentar la competitividad del sector en la agricultura, pesca, ganadería, los recursos forestales y contribuir a un desarrollo territorial equilibrado a través de la creación y conservación del empleo.

Finalmente, el capítulo VI “Inversiones reales” recoge créditos por importe de 22,9 millones de euros, es decir el 11,3 % del presupuesto consolidado. La mayor parte de estos recursos se destinan a la ordenación de los montes, prevención de incendios, conservación y aprovechamiento de los recursos forestales, así como a la construcción de infraestructuras agrarias que mejoren las condiciones para el desarrollo de la actividad de los agricultores y ganaderos: caminos rurales, abrevaderos, etc. Otra parte importante de los recursos de este capítulo inversor se destina a las actuaciones encaminadas a conseguir un nivel sanitario adecuado de la cabaña ganadera, a alcanzar rendimientos óptimos en el campo de las producciones ganaderas y a garantizar la seguridad alimentaria. Finalmente, también en el capítulo VI destacan las actividades de investigación e innovación tecnológica que se desarrollan desde la entidad pública SERIDA.

La DIRECCIÓN GENERAL DE GANADERÍA gestionará través del programa 712F “Ordenación, reestructuración y mejora de las producciones ganaderas” 111,2 millones de euros, más de la mitad de los recursos totales de la consejería, un presupuesto que crece un 4% respecto a 2018.

En este programa tiene un peso muy importante la financiación comunitaria, a través del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) y del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y en menor medida la Administración General del Estado, que se suman a la aportación del Principado de Asturias, para alcanzar los objetivos contemplados en la Política Agrícola Común de acuerdo con la política ganadera del Principado de Asturias y las líneas de actuación definidas en el programa de gobierno de la Consejería de Desarrollo Rural.

En términos económicos destacan las ayudas al sector ganadero que permiten destinar recursos por un importe próximo a los 96,6 millones (un 4,4% más que en 2018) para contribuir al mantenimiento de la renta de los ganaderos, compensar los costes derivados de determinados sistemas de producción de las explotaciones, promover la mejora de la sanidad, la alimentación y el bienestar animal así como de los sistemas de producción, medidas imprescindibles si deseamos aumentar la rentabilidad y mejorar la competitividad del sector primario.

Dentro de los créditos destinados a las transferencias corrientes, ya lo he señalado, destacan, tanto desde el punto de vista cuantitativo, como por el número de perceptores y su trascendencia social, las ayudas de 64 millones de euros para los pagos directos de la Política Agrícola Común que recibirán los ganaderos asturianos. Como saben, señorías, en la actual campaña 2018 se presentaron 10103 solicitudes y se declararon 264.187 hectáreas

Aunque tienen un peso importante las partidas destinadas a apoyar económicamente al sector ganadero, el presupuesto es, también, un presupuesto inversor con 36,5 millones entre los capítulos VI y VII. Crecen de forma muy importante las ayudas destinadas a apoyarla actividad agraria sostenible, hasta alcanzar un importe de 18,3 millones de euros –3 millones de incremento respecto de 2018, un 19,6%. La finalidad de estas ayudas es incentivar y compensar la aplicación de métodos de producción agrícola y ganaderos que contribuyan a la protección y mejora del medio ambiente a través de un compromiso agroambiental y climático (sistemas racionales de pastoreo en superficies de uso común con una producción ganadera sostenible y conservación del paisaje), el mantenimiento de razas autóctonas en peligro de extinción, el apoyo a las explotaciones que realizan su actividad en zonas de montaña y con limitaciones naturales en situación de desventaja competitiva, el apoyo a los agricultores y ganaderos que producen en ecológico y a la apicultura para la biodiversidad (polinización).

Esta medida, la apicultura para la biodiversidad, dispondrá de 160.000; el presupuesto incrementa los importes de las ayudas del Plan Nacional Apícola en 30.000 euros y destina 55.000 euros más para ayudas denominadas de “mínimis”. Un incremento del 58,7 % respecto de las ayudas convocadas en 2018 en el conjunto de medidas que la Consejería destina a la apicultura con el objetivo de fortalecer un sector cada vez más profesional y competitivo y para compensar el descenso de producción soportado este año por los apicultores, como consecuencia de las adversas condiciones climáticas.

El presupuesto que presentamos incorpora el establecimiento de una nueva línea de apoyo, dotada con 500 mil euros, para compensar a los profesionales que desarrollan su actividad en espacios territoriales que forman parte de la Red Natura 2000 para compensar la menor rentabilidad derivada de las limitaciones que establece la regulación de estos espacios protegidos. Esta medida se incluyó como modificación del Programa de Desarrollo Rural de Asturias y cuenta con el respaldo de la Comisión.

Mejorar la competitividad de las explotaciones y asegurar el relevo generacional son objetivos ineludibles, forman parte de las medidas estructurales con las que tratamos de asegurar el mantenimiento del sector y, consiguientemente, la actividad económica y productiva en el medio rural.

Medidas estructurales a las que sumamos impulso e iniciativa política en una clara apuesta por el sector primario. Por eso en la próxima convocatoria de subvenciones la cuantía de la ayuda que recibirá un joven que se incorpore a la actividad se multiplicará por dos y pasará a ser de 50.000 euros. También duplicamos los importes de la inversión que contará con ayuda en los planes de mejora. El presupuesto dispone para ello de 10,6 millones incrementando el crédito actual en 1,2 millones, un 12,5% más.

Con estos fondos se apoyan las inversiones en las explotaciones mejorando su rendimiento económico a través de un uso más adecuado de los factores de producción, incluyendo la introducción de nuevas tecnologías e innovación. Y se promueve la incorporación de jóvenes incentivando el relevo generacional y abordando uno de los principales problemas del sector primario, el envejecimiento de los titulares de las explotaciones.

Al fomento de las producciones ganaderas, se destinan 1,5 millones de euros en el capítulo VII de gastos, para los programas de conservación, selección y mejora genética de razas selectas y en peligro de extinción, incluyendo una partida de 685.000 euros para desarrollar, a través de Asturiana de Control Lechero (ASCOL), el programa de mejora genética y el control oficial de rendimiento lechero; por su parte las asociaciones de criadores de razas autóctonas (ASEAVA, ASEAMO, ACPRA, ACRIBER, ACOXA, ACGA y PITA PINTA) dispondrán de 848.200 euros, y presupuestamos medio millón de euros para las indemnizaciones al sacrificio de ganado en campañas.

Al capítulo de inversiones se asignan 5,2 millones destinados básicamente al desarrollo de programas relacionados con la sanidad animal en todas las explotaciones situadas en el territorio del Principado de Asturias que tiene como objetivo la vigilancia, control y la erradicación de determinadas enfermedades de los animales proporcionando al consumidor la seguridad de que cumplen los estándares establecidos en el modelo europeo de producción ganadera. Destaca, por el volumen de recursos asignados, la partida para la ejecución de la campaña de saneamiento ganadero dando cumplimiento a lo establecido en los Programas Nacionales de Erradicación de Enfermedades Animales. Está previsto un gasto de 4,6 millones de euros en una campaña que seguirá siendo pública y cuyo objetivo es contribuir al mantenimiento y mejora del estatus sanitario de nuestra cabaña ganadera, dando garantía al consumidor. En Asturias, tras haber sido declarados oficialmente indemnes a la brucelosis el pasado año, hemos reducido drásticamente los índices de prevalencia a la tuberculosis bovina que durante el año 2017 se situó en el 0,08% iniciando el camino para obtener el estatus de región libre de tuberculosis en el horizonte de 2022.

Finalmente, quiero señalar que para el programa de Calidad de Leche se destinan 375.000 euros contribuyendo a conservar y mejorar los estándares de calidad de la leche alcanzados en nuestra comunidad autónoma en los últimos años. Se incrementan las ayudas destinadas a los certámenes ganaderos, y se incrementan un 117% las destinadas a las agrupaciones de defensa sanitaria ganadera, pasando de 60.000 a 130.000 euros.

A la DIRECCIÓN GENERAL DE DESARROLLO RURAL Y AGROALIMENTACIÓN se destinan créditos por importe de 47 millones de euros lo que supone un incremento de 9,5 millones, un 25% más, respecto del año 2018, para políticas de desarrollo rural y de ordenación de la producción, transformación y comercialización de los productos agrícolas.

El programa 711B “Desarrollo rural” cuenta con una asignación de 18,1 millones de euros, de los que el 94% se destina a actuaciones previstas en el PDR, financiadas por la Unión Europea, a través del FEADER, la Administración General del Estado y la Comunidad Autónoma.

Quiero destacar el crecimiento que experimenta su Capítulo VII que con 13,9 millones mejora su dotación económica en un 39% respecto de 2018. Este aumento tiene como destinatarios los emprendedores rurales, a través del programa Leader para el que se presupuestan 16 millones haciendo un esfuerzo considerable y aumentado las dotaciones para proyectos de entidades públicas en un 233 %, para empresas privadas en un 42,8%, y para instituciones sin fines de lucro en un 25%. Todo ello supone un aumento global de 5,2 millones de los que la mayor parte, 3 millones de euros, se destinan a empresas. Ya está en marcha la convocatoria anticipada de gasto.

La realidad y la experiencia de más de veinte años de políticas territoriales rurales demuestran que la articulación de una política de base territorial y perspectiva global, apoyada en modelos con alta participación social, como es el caso de la estrategia LEADER, es camino seguro para la diversificación y para la creación de actividad económica estable.

El incremento presupuestario es una clara muestra de confianza del gobierno en un programa que se está ejecutando bien y que tiene un nivel de demanda superior a la capacidad financiera hasta ahora mostrada. Ese el motivo por el que hemos incrementado la dotación financiera del LEADER en la última modificación de nuestro PDR, incorporando 31 millones más a esta medida. De esta forma Asturias se convierte en la comunidad española y la segunda región de Europa que, porcentualmente, más recursos destina a la diversificación económica de su medio rural. También somos ejemplo, en el contexto estatal y europeo, por la aplicación de medidas innovadoras destinadas a impulsar el emprendimiento por la vía de la discriminación positiva dando apoyo específico a través del tique del autónomo rural.

Para cumplir con los compromisos adquiridos en años anteriores por el Cese Anticipado de la actividad agraria se contemplan créditos por importe de 350 mil euros para 2019. Estas ayudas han permitido garantizar unos ingresos a los agricultores hasta alcanzar la jubilación definitiva y simultáneamente promover el relevo generacional en las explotaciones. La gestión de estas ayudas se ha encomendado al organismo autónomo Banco de Tierras que también desempeña funciones de optimización de patrimonios públicos municipales y de dinamización del mercado de arrendamientos rústicos. Para llevar a cabo estas funciones cuenta con un presupuesto de 450.470 mil euros en el programa presupuestario 712E “Banco de Tierras”.

Al programa presupuestario 712C “Ordenación, reestructuración y mejora de las producciones agrarias” se asignan 28,8 millones de euros, de los que 17 son para transferencias de capital. El programa crece en 6,5 millones, un 29% más que el ejercicio 2018. Estas ayudas se destinan a promover la progresiva adaptación de los sectores productivos a la evolución de los mercados y la demanda de los consumidores contribuyendo a reforzar la capacidad de competir de los sectores productor y transformador.

Se hace una previsión presupuestaria de 10 millones de euros (un 7,5% más) para subvencionar la inversión realizada por la industria agroalimentaria y forestal. Con estas ayudas se pretende incrementar el valor de las producciones primarias y mejorar la competitividad del sector transformador. Queremos mantener el impulso al sector agroalimentario, un sector que cada año incrementa su aportación al PIB y que multiplica el valor de las producciones primarias. Por eso es necesario mejorar las producciones, en un escenario siempre de calidad, y abrir nuevas líneas a su comercialización, básicamente en mercados externos.

En este sentido el presupuesto es coherente con ese objetivo. Aumenta en un 12% el dedicado a promoción agroalimentaria (Alimentos del Paraíso) que tiene una dotación de 190.000 euros, y mantiene (150.000 euros) el destinado a apoyar certámenes agroalimentarios en relación con la importancia que están cobrando las actividades vinculadas a la comercialización; además, da más capacidad financiera a los consejos reguladores para promocionar sus producciones para lo que dispondrán de 515.000 euros, un 22,3% más que en 2018.

Crece el apoyo a los Consejos Reguladores, tanto en promoción como en control, que suman 1,4 millones, al tiempo que se da más transparencia al sistema incorporando los créditos como subvenciones nominativas. Este cambio parece obligado dado el carácter de entidades colaboradoras que tienen estas organizaciones, a la vista de la nueva reglamentación comunitaria, y en el marco de lo acordado y ya contemplado en el proyecto de ley de calidad alimentaria. También hay un esfuerzo adicional, instrumentalizado a través de la DOP Sidra de Asturias, para la promoción singular de la cultura sidrera asturiana, en el marco del proceso de presentación ante la UNESCO de la candidatura de la cultura sidrera asturiana para su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El presupuesto permite la puesta en marcha de una nueva medida agroambiental, para la que se propone 500.000 euros, y que permitirá apoyar a aquellos productores de manzana que contribuyan a la conservación de las aves y los insectos polinizadores mediante la introducción de prácticas sostenibles en la gestión de las pomaradas.

Quiero destacar la mejora del apoyo al sistema de seguros agrarios, en donde la dotación -con 1 millón de euros- se refuerza en un 42,8 %, evidenciando el esfuerzo que se hace desde la Consejería para apoyar este instrumento, sin duda el más eficaz para dar respuesta a la irregularidad climática y ambiental derivada del cambio global.

Además, es destacable el aumento del apoyo al sector cooperativo destinado a la adquisición de maquinaria de uso común. El presupuesto incorpora créditos por importe de 945.000 millones de euros para contribuir a la mejora del nivel organizativo y empresarial del sector agrario subvencionado las inversiones en maquinaria realizadas por entidades asociativas y cooperativas tanto para el uso común en las explotaciones agrarias como para el uso privativo de sus socios.

Estas actuaciones se complementan con las que realiza el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA) que cuenta con 8,6 millones de euros, un 3,98% más que en 2018, en el programa 542F “Investigación y experimentación agraria”, para continuar impulsando la investigación, el desarrollo, la generación y transferencia de nuevos conocimientos que sirvan para incrementar la rentabilidad de los procesos tanto productivos como de transformación y, por consiguiente, la competitividad del sector.

Del total del presupuesto casi 3 millones, el 32%, se destina a inversiones en las distintas áreas de estudio que se desarrollan en los centros de Villaviciosa y de Deva, en Gijón, así como en las estaciones experimentales de La Mata, en Grado y de El Carbayal, en Illano.

Con el presupuesto atenderemos los gastos de investigación, desarrollo e innovación en las líneas generales de trabajo iniciadas durante los últimos años y que han demostrado tener un interés mayor para el sector agroalimentario. Queremos mantener, por lo tanto, la investigación sobre conservación, gestión y diversificación de la ganadería extensiva; eficiencia y sostenibilidad de los sistemas agro-ecológicos y de los recursos agro-forestales; creación de nuevos productos alimentarios y bioproductos; estudio de plagas y enfermedades emergentes; mantenimiento de los Bancos de Recursos Genéticos del Principado de Asturias y caracterización del material genético de especies vegetales y de razas ganaderas autóctonas en peligro de extinción.

También se mantendrán las líneas de estudio de la tuberculosis y paratuberculosis bovinas, de identificación de biomarcadores de estrés en carne de vacuno de diferentes razas autóctonas y su asociación con la calidad del producto, de caracterización de nuevos biomarcadores en leche para la certificación de una calidad diferenciada, de mejora de la calidad de la manzana de mesa, y de uso de los recursos silvopastorales para la explotación del Gochu Astur-Celta, cuestiones todas ellas con importantes repercusiones económicas en el sector agroganadero.

Además, se mantendrá la oferta al sector agroalimentario asturiano de un servicio analítico fiable y validado por la Entidad Nacional de Acreditación en lo referente a los ensayos sobre sidras y otros derivados de la manzana y a la valoración de alimentos para producción animal. Igualmente, se realizarán analíticas como apoyo al control sanitario de diferentes especies piscícolas y se dará apoyo tecnológico al sector agrícola a través de ensayos de laboratorio de fitopatología y genética vegetal para determinar las condiciones sanitarias y la autenticidad de los materiales vegetales.

. . . .

    Ver Intervención COMPLETA y en formato original (Pdf: 307 Kb)

¿Quiéres comentar? Identifícate o Registrate

También en El Búscolu