El consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, y el alcalde de Aller, Juan Carlos Iglesias, han suscrito hoy en Cabañaquinta el convenio para rehabilitar el entorno y la antigua explotación minera del pozo San Fernando, al que se destinan 170.000 euros con el fin de convertir la zona en elemento de dinamización turística.

La actuación forma parte de los compromisos de reactivación económica y regeneración medioambiental de las cuencas mineras contemplados en los fondos mineros suscritos a finales de 2020 con el Instituto para la Transición Justa y que lograron relanzarse tras años de parálisis.

Este proyecto consiste en el acondicionamiento general de la senda que va desde la localidad de Orillés hasta la antigua explotación minera, sin actividad desde hace años; la recuperación ambiental del entorno mediante la creación de un área recreativa y la puesta en valor del castillete como mirador. También está prevista la recuperación de maquinaria para su aprovechamiento como recurso turístico, en una zona de gran riqueza natural y paisajística.

De los 170.000 euros que se invertirán en este plan, el Principado aportará un 25% (42.500 euros), mientras que el 75% restante correrá a cargo de la Administración del Estado, a través del Instituto para la Transición Justa.

El Principado cerró el pasado año con el Gobierno de España y los ayuntamientos la selección definitiva de proyectos y la financiación para el desarrollo de actuaciones compensatorias derivadas de la aplicación del Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras en el periodo 2013-2018. En total, se acordó la puesta en marcha de 60 iniciativas que movilizarán 93.137.000 euros en el periodo 2021-2023.

En estos momentos ya están totalmente tramitadas 42 actuaciones que ejecutará el Principado o los concejos mineros, por un importe de  68.635.000 euros.

El consejero de Industria también ha visitado en Aller el pozo San Antonio, ubicado en Moreda, y la localidad de Bello, donde se invertirá un millón en la ejecución de un proyecto para modernizar los ciclos del agua y mejorar la calidad del suministro, según acordó el Consejo de Gobierno el pasado viernes.